20170607atodogas.mp3

20170607atodogas.mp3

Hemos entrevistado a Alicia (Ehne Bizkaia) sobre este interesante proceso de formación que por segundo año tiene abierto el plazo de inscripción. Porque la soberanía alimentaria es un asunto de toda la ciudadanía.

Más información en : http://www.hegoa.ehu.es/articles/text/baserritik_mundura-_jornadas_universitarias_de_intercambio_de_experiencias

 

Entzun
Beñat Ortiz de Lazkano (Gasteizko Gaztetxea): “Ekainean egitarau anitza antolatu du Gaztetxeak”

Beñat Ortiz de Lazkano (Gasteizko Gaztetxea): “Ekainean egitarau anitza antolatu du Gaztetxeak”

Gaurkoan Gasteizko Gaztetxeko kidea den Beñat Ortiz de Lazkano izan da gurean. Hilabetero egiten duten bezela, ekainerako ere egitarau oparoa antolatu dute. Ekainaren 3ko manifestazioan Okupazio eta Autogestio blokean parte hartu zuen jende orori eskerrak emateaz gain, datorren asteetan antolatutako ekintzak izan ditugu hizpide: kontzertuak, kartzelen aurkako jardunaldiak, afari beganoa, zinema antiespezista eta Zaharraz Harro besteak beste.

 

Entzun
Txago eta Judimendiko jaietan kale irratsaio bereziak egingo ditu Hala Bedi irratiak

Txago eta Judimendiko jaietan kale irratsaio bereziak egingo ditu Hala Bedi irratiak

Uda badator, eta Hala Bedi kalera doa. Ekainean zehar, bi kale irratsaio egingo ditu Hala Bedi irratiak: ekainaren 10ean, larunbata, Txagoko Jaietatik (Gazalbideko parkingean), eta ekainaren 24an, larunbata, Judimendiko Jaietatik (Sefarad Plazan) zuzen-zuzenean. 14.00etatik aurrera hasiko dira irratsaio berezi hauek, eta auzo bakoitzeko jaietako antolatzaileen zein bertako herri mugimenduen lana izango dute hizpide, elkarlan zuzenari esker. Hala Bedi Bat-en (107.4FM) zein Hala Bedi Bi-n (88.8FM) entzun ahal izango dira.

‘Eskerrik asko, Urtaran!’ – Gasteizko Gaztetxea

‘Eskerrik asko, Urtaran!’ – Gasteizko Gaztetxea

Eskerrik asko, Urtaran! Gasteiz. 18 de mayo. Me ha dado un vuelco el corazón. Mis pulsaciones se aceleran. Las hormigas que pululan en mi interior se han multiplicado, y están más trabajadoras que nunca. ¿Qué curioso, verdad? Un corte de luz ha creado de repente un montón de energía renovable. Este mar de fueguitos me arropa en un manto de calor. Y, fíjate tú, me viene en mente la «hoguera» que se creó hace doce años. Aquella época en la que unas pocas personas sedientas de dinero quisieron derribar mis paredes a base de excusas peculiares donde las haya.

¡Ai Alfonsito, menudas épocas aquellas! Quisiste adueñarte de la casa de la colina cuan Golum deseaba obtener el ansiado anillo; argumentando que querías construir una quinta torre, un parking, un teleférico… y demases.  Pero qué curiosa es la curiosidad, cuanto más se sopla, más chispas se crean.

Queda demostrado que de aquellas chispas se han ido creando otros miles de fueguitos, encendiendo por doquier a cualquiera que se acercase a ellos. Éstos han ido llenando de luz diferentes espacios, creando esos maravillosos oasis que podemos apreciar hoy en día en esta ilustre villa de Gasteiz. Gracias a ellas y al Gaztetxe Eguna de 2005, mis cimientos se han ido reforzando, manteniéndome en pie por casi 30 años (¡y los que me quedan por dar la brasa, pajaritos!!). ¿Y qué es lo que me empuja a seguir en pie? Sarrionandia lo dijo a través de sus mágicas palabras: la palabra amor, a veces, por arte de birlibirloque, expresa amor.

Nuestro día a día puede anteponernos muchos obstáculos, entorpeciendo o debilitando el trabajo del hormiguero. De todas es sabido que mantener nuestras fuerzas al cien por cien es tan utópico como difícil. Pero, fíjate tu, el poder popular que se sintió en Gasteiz el 3 de junio, fue brutalmente COLOSAL. Besos, abrazos, caricias, sonrisas, bailes y miles de lágrimas incendiaron las calles de la ciudad. Tanto en las fiestas que celebró el barrio libre Errekaleor, como el 3 de junio, el aire que respirábamos desprendía un amor y complicidad INCREÍBLE. Todas con un objetivo común y bien claro: hacer frente a este asqueroso sistema que nos oprime de mil maneras.

Por todo ello, ¡eskerrik asko, Urtaran! Ese soplo de aire que has tirado hacia Errekaleor tratando de apagar el fuego no ha hecho más que reforzar y renovar nuestras chispas también. Estamos totalmente de acuerdo con las declaraciones que hizo un personajillo: Somos la mancha de aceite que se va extendiendo por toda la ciudad, y de cada piedra que nos pongáis por el camino saldrán cientos de proyectos okupados y autogestionados nuevos. Tal y como dijo Silvio, ¡hay que quemar el cielo si es preciso por vivir! Con todo lo que estáis intentando hacer en Errekaleor no habéis hecho más que alimentar nuestras fuerzas y nuestro romanticismo utópico. Somos las mismas que en 2005 salimos a proteger el Gaztetxe de Gasteiz, ¡y ten muy claro que también defenderemos a nuestra hermana Errekaleor!

ERREKALEOR BIZIRIK! ASKO MAITE ZAITUZTEGU!!

Gasteizko Gaztetxea

Energia berriztagarrietara salto egiteko prest azaldu da Errekaleor

Energia berriztagarrietara salto egiteko prest azaldu da Errekaleor

Udaleko azken mehatxuen aurrean, ez direla auzotik joango adierazi dute. Dirua biltzeko kanpaina aurkeztu eta pozik agertu dira orain arte jasotako emaitzekin.

Ekainaren 3ko manifestazio jendetsuaren ostean, hau baloratzeko eta lanean jarraitzeko ordua iritsi zaio Errekaleor Bizirik proiektuari. Manifestazioaren balorazio positiboa egin dute errekaleortarrek, eta Gasteizko kaleak bete zituzten herritarrei eskerrak adierazi dizkiete auzoan egindako agerraldi batean. Gainera, azken egunetan EAJ-k, PSE-k eta PP-k egin duten mehatxuaren aurrean ere, argi daukatela adierazi dute: “Ez gaituzte hemendik mugituko”, adierazi dute. Ensanche 21ek eta Udalak eraiste plana sinatu ostean “herriari entzungor” egin izana kritikatu dute.

Energia burujabetzaren erronka

Hala ere, etorkizunera begira, erronka handi bat dute orain: laguntzarik behar ez duen Euskal Herriko irla energetiko handiena izan nahi dute, proiektua martxan jarri zuten unean zeukaten erronka handienetako bat aurrera eramanez. “Planetaren muga fisiko eta biologikoekin talka egin dugu jada eta aldaketa klimatikoa da horren adierazle. Errekaleorretik beti egin dugu lan beste bizi eredu baten alde”, azpimarratu dute. Gainera, maiatzaren 18an Iberdrolak Eusko Jaurlaritzarekin eta Gasteizko udalaren batera argia moztu ostean, auzokideei geratu zaien aukera bakarretako bat da hau.

Hau guztia posible egiteko, uztailaren 22ra arte 100.000 € lortu nahi dituzte, norbanakoen zien kolektiboen ekarpenak jasoz. Gainera, trukean, sari ezberdinak planteatu dituzte: kamisetak, Pou anaiekin eskalada tailerra, bertso afariak, gonbidapenak … Kanpaina ireki zutenetik, 20.000 € baino gehiago lortu dituzte lau egunetan: https://coopfunding.net/ca/campaigns/errekaleorbizirik/

Diru horrekin, 500 eguzki plaka inguru jarri nahi dituzte, etxebizitzen eta gune komunen beharrak asetzeko. Horretarako, “herritarren laguntza  beharrezkoa” izango dela utzi nahi izan dute argi. Sare sozialetan #100MilaArgi traola ari dira erabiltzen babes eta esker mezuak jasotzeko.

SerialK | “Clínica de la razón impura”- The Knick | Guillermo Paniagua

SerialK | “Clínica de la razón impura”- The Knick | Guillermo Paniagua

Con un poco de generosidad se podría entender la histórica tendencia de la ciencia a presentarse como un espacio hermético, impermeable e indiferente a las vicisitudes mundanas, abstraída del mundo para poder abstraer mejor, como el efecto colateral y duradero de una desesperada estrategia de supervivencia desplegada hace ya miles de años. Todo empezó allá por la Grecia clásica cuando una nueva comensal, un poco sosa y tímida, la Razón, lograba hacerse oír e imponerse en un alborotado banquete poblado por locuaces poetas y kuadrillas de fornidos superhéroes. Como era de esperar, estos últimos, enfurecidos tras verse arrebatado el protagonismo, decidieron contratacar, institucionalizándose como opinólogos y obligando a la razón a replegarse y pasar a la clandestinidad. Habría que esperar casi mil años y una durísima travesía del desierto para que unos valientes astrónomos renacentistas, subyugados por la perfección de los movimientos de los cuerpos celestes, decidieran destronar al barbudo -opinólogo en jefe- que se había apropiado ilegítimamente del control de los cielos y dar así a la razón una segunda y definitiva independencia ante los promotores de opiniones y mitos. Había nacido la ciencia moderna. Ahora bien, en esta batalla por desplazar a los regímenes de discurso que durante tanto tiempo habían hegemonizado nuestra capacidad de comprensión e intervención en el mundo, la ciencia no saldría indemne.

En efecto, celosa por obtener el lugar y el reconocimiento merecido, por preservarlo a toda costa, la ciencia tuvo que construirse una coraza, caricaturizar las diferencias existentes con los demás contrincantes y simplificar los términos de una contienda de la que había salido solo parcialmente vencedora. Por un lado y de forma un tanto malagradecida, la ciencia se sintió obligada a olvidar que la todopoderosa capacidad de razonar de la que tanto alardeaba había sido generosamente confeccionada y cedida -al igual que la de opinar y de crear mitos- por la madre naturaleza. Así, con tal de asegurar la especificidad y descendencia de su más preciado tesoro – la razón- la ciencia optó por renegar de sus orígenes naturales. Por otro lado y de forma un tanto sociópata, la ciencia, en su afán por blindar su indudable y privilegiada relación con la verdad, se sintió impelida a ignorar las condiciones históricas en las que los hombres y mujeres habían podido y visto la necesidad de parirla. Así, con tal de asegurar la autonomía y objetividad de su más preciado tesoro- la razón- la ciencia optó por renegar de sus orígenes sociales. En pocas palabras, como consecuencia de una batalla sin cuartel tanto la razón como su expresión social consagrada, la ciencia, un poco groguis de tantos golpes, entendieron erróneamente y curiosamente que su acceso a lo universal había pasado y tenía que pasar por renunciar a su pertenencia al universo. Como si del retorno de los poetas muertos se tratase, The Knick (2014), obra maestra de la nueva narrativa serial, nos recuerda que en verdad ni se tuvo ni se tiene que pagar semejante peaje.

Creada por Jack Amiel y Michael Begle e integralmente dirigida por el reconocido, multigalardonado y el que fuera símbolo en los 90 del cine independiente estadounidense, Steven Soderbergh, The Knick nos cuenta los pormenores del nacimiento de la cirugía moderna en los albores del siglo XX tomando como marco de este difícil parto el tumultuoso hospital Knickerbocker de Nueva York. En una operación simétrica y contraria a la explicada en nuestro boceto introductorio, esta serie se propone mediante una hibridación de géneros narrativos- el de época y el médico- hacerse cargo de la hibridación del género humano -un poco animal, un poco social- presentándola como lo que es: la materia prima, el soporte contradictorio del que dispone la verdad para poder expresarse. Así, seguiremos durante las dos temporadas de esta serie las intricadas relaciones que se establecen entre una sociedad -saturada de racismo, machismo y clasismo- unos personajes -frágiles, crueles y soberbios- y una ciencia- artesanal, despiadada y muchas veces mortífera- sin por ello tener que renunciar a observar a la razón ejercitándose. Una gimnasia intelectual que reluce a veces gracias y otras a pesar de las adicciones y fechorías de uno de los protagonistas, el Dr. John Thackery, impecablemente interpretado por Clive Owen, y en el otro médico, Dr. Algernon Edwards, condenado a ser brillante y negro, es decir, a sobrevivir a base de dar y recibir puñetazos -literales y figurados- en una sociedad, no muy diferente a la actual, donde el color de la piel es sinónimo de desahucio estructural.

En unas escenas de inusual belleza, con una cámara en mano tan febril como el pulso del paciente destripado, con unos grandes angulares y filtros sepias que recuerdan a la inquietante maestría de un Lars Von Trier o de un Sokurov, Soderbergh despliega una exquisita dirección trasladándonos del frío naturalismo gore del bloque operatorio al depravado y almidonado antro de fumadores de opio para terminar arrojándonos a la calles pestilentes de una gran manzana podrida en la que se trapichea cadáveres, concesiones inmobiliarias, parásitos y derechos. Una atmósfera pegajosa y opiácea cuyo pulso se ve marcado por una oscura banda sonora electro minimalista compuesta por Cliff Martinez, ex batería de los Red Hot Chili Peppers, que se ubica junto a las desgarradoras y también minimalistas composiciones clásicas de Max Richter en The Leftovers (2014) y los ritmos tribales de Cristobal Tapia de Veer en Utopia (2013), en la cumbre de la musicalización de la ficción seriada. Sonidos electrónicos que desde su contemporaneidad más radical, es decir, depurados, acuáticos e intrauterinos logran acoplarse coherentemente, tal como un anfibio, a los diferentes ecosistemas que componen esta historia además de lograr retroceder sin anacronismo a tiempos pasados de nuestra Historia. En fin, una muestra más de una universalidad que se puede reivindicar sin complejo y sin tener que renegar ni del tiempo ni de la bestia frágil e iracunda que anidan en ella.

Probablemente semejante hazaña, semejante sobredosis de naturaleza y sociedad inyectada en un relato que aborda las conquistas científicas no podía ser otra que obra de poetas. Esos que como Soderbergh y su equipo, rectificando una enemistad histórica y haciendo buen uso de la capacidad de la  poesía en revelar analogías, son capaces de entender y homenajear el soporte híbrido del que dispone la verdad para poder expresarse al tener ellos mismos una experiencia similar en su praxis, al tener ellos mismos un trato preferencial con otra subyugante síntesis de lo natural y lo social, ese otro universal que llamamos belleza

1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies