Soterramiento de las vías en las ciudades: Promesas que casi nunca se cumplen

Soterramiento de las vías en las ciudades: Promesas que casi nunca se cumplen

Hoy nos acercamos a la problemática de las vías de los trenes en las ciudades, vías que en muchos casos están partiendo prácticamente en dos diferentes localidades. En casa, tenemos el ejemplo cercano de Gasteiz, dividida históricamente por las vías del tren convencional, capital a la que se le ha prometido soterrarlas en diferentes ocasiones, ahora con la presunta llegada del TAV aseguran que ésta será la buena.

Pero hay situaciones más graves y que están provocando la indignación y la movilización de sus habitantes. Nos acercamos a Murcia, partida en dos desde los tiempos de Isabel II  hace más de 150 años  por el tren convencional y que ahora se enfrenta a la amenaza del AVE en superficie, un auténtico muro de la vergüenza que acabará con un paso a nivel actual por el que circulan diariamente unas 100.000 personas y que terminará dividiendo la ciudad en dos comunidades. Reivindican su soterramiento, proyecto que ya se aprobó en 2006, todavía siguen esperando y no se fían de las promesas. Llevan movilizándose varios años, en esta última etapa todos los días, y son ya más de 200 las jornadas de protesta continuada, que se está saldando sanciones policiales a cuenta de la Ley Mordaza e incidentes varios. Cuentan que las autoridades están intentando criminalizar esta lucha ciudadana con mentiras y multas.

Hablamos en SLO con Pedro Arqués, miembro de la Plataforma por el soterramiento de Murcia.

Movilización vecinal en Murcia al son de la famosa canción de “Another brick in the wall” en 2017

 

“Urundiru” -Iñaki Lazkano-

“Urundiru” -Iñaki Lazkano-

¿A qué os ha sonado el título?

¿A que parece una palabra africana?

Pero si os lo repito despacito, silabeando, u-run-di-ru… y os fijáis un poquito, veréis que termina en “diru”…. ¿os suena? Dirua, dinero, money-money…

¿Y la primera parte? ¿urun?….pues viene a ser como “irin”=harina pero en euskara occidental.

Vamos, el dinero de la harina…el dinero del trigo molido…

¿Y si os digo que es una palabra euskaldun, alavesa %100, y que servía para denominar un impuesto que los pueblos de alrededor de la ciudad tenían que pagar a los “jauntxos” de Vitoria?,

¿Cómo os quedáis? Pues así es, amigos y amigas.

“Urundiru, que queryan desir dinero de harina”. Una imposición medieval de la ciudad de Vitoria sobre los labradores de las aldeas de su jurisdicción.

Curiosidades léxicas aparte, lo que hoy os quiero contar es que hasta bien entrado el siglo XIX el euskara estaba presente, y vivo en cierta manera, tanto en la llanada alavesa como en la propia Gasteiz, que ya desde muchos años atrás se denominaba Vitoria.

Cada vez hay más estudios en torno al euskara de Araba, al euskara occidental, y gracias a trabajos como el Koldo Zuazo podemos valorar la hipótesis de la importancia que tuvo la cudad en la conformación del dialecto occidental del euskara.

Por suerte, esos trabajos no se quedan sólo en lo académico y por ejemplo han dado el salto a otros ámbitos de la cultura, al cine concretamente.

Todas y todos habéis oído hablar de esa película del alavés Paul Urkijo Alijos, basada en el cuento euskaldun “Patxi errementaria” que nos cuenta cómo había un herrero más malo y listo que el propio diablo…bueno, pues sin entrar en el argumento e historia de la película, también habréis oído hablar que se ha grabado en euskara, y además algunos personajes hablan en euskara alavés, ¿no?

Me imagino que más de una habrá pensado…¿y cómo han hecho para poner en boca de diferentes personajes el euskara alavés del siglo XIX, si no hay documentos escritos de aquella época y para entonces el euskara en Araba estaba en franco retroceso?

Pues no voy a ser yo el que os lo cuente…si os ha picado la curiosidad, podéis buscar en internet: errementari, Arabako euskara, Gorka Lazkano… ó hacer algo mejor aún…

Podéis venir a la charla que dará el propio Gorka Lazkano hoy en Oihaneder Euskararen Etxea para explicar todo el trabajo que hizo como responsable y asesor lingüístico en la película de Paul Urkijo.

Nos contará cómo tradujo el guión, cómo decidieron usar diferentes dialectos del euskara, cómo “recontruyeron” el euskara alavés etc…

Bera ere, Gorka, Patxi bezala…

 “Patxi Errementari, gaizto eta bihurri”

“Tierra adentro”, el último trabajo de Karlos Zurutuza; la odisea comienza antes de embarcar

“Tierra adentro”, el último trabajo de Karlos Zurutuza; la odisea comienza antes de embarcar

Karlos Zurutuza acaba de publicar su último libro: “Tierra adentro. Vida y muerte en la ruta libia hacia Europa”.  Con este libro, Karlos Zurutuza, remarca que una de las intenciones es hacer justicia con la población Libia. Es una historia contada desde el terreno desde Libia. “Es un libro sobre Libia y los libios”.

“Para subirse a una patera rumbo a Europa, decenas de miles de personas han tenido que superar antes una endiablada yincana: atravesar Libia, un país sumido en una guerra no contada entre distintos Gobiernos, milicias tribales, mafias de traficantes y grupos terroristas vinculados al ISIS. El fotógrafo Ricardo García Vilanova y el periodista Karlos Zurutuza han recorrido el país desde 2011 para documentar todas las tramas que conviven en este escenario caótico y contarlas con los matices y los detalles que no caben en la cobertura de prensa tradicional. ¿Qué piensa el senegalés Musa que duerme en un cama de cartones entre tinajas centenarias de la ciudadela de Nalut? ¿Cuántas veces está dispuesto a ser detenido, secuestrado y golpeado el nigeriano Amin antes de reunir el dinero para pagar una plaza en un bote? ¿Qué habrá sido de Bondok, el joven libio pionero del death metal bereber, desde que llegó a Europa tras ser rescatado por Open Arms? ¿A qué suena el monólogo de un impotente funcionario del Gobierno libio desbordado y sin recursos? ¿Logrará Jiash terminar el cementerio para inmigrantes de Zuwara? ¿Quién viaja dentro de los camiones frigoríficos cargados de miedo que solo circulan de noche? ¿Sabe alguien de la UE lo que está ocurriendo en Libia?”.

La Red Álava, 4 mujeres como eje central de una red solidaria muy amplia

La Red Álava, 4 mujeres como eje central de una red solidaria muy amplia

Cuatro mujeres: Bittori Etxeberria, Itziar Mujika, Tere Verdes y Delia Lauroba, conformaron, junto con otra mucha gente, la organización solidaria Red Álava puesta en marcha en el otoño de 1937. Y un hombre, quien dio el nombre a la organización: Luis Álava. Caída la Red en el invierno de 1940-1941, sus miembros fueron juzgados sumarísimamente y Luis Álava ejecutado el 6 de mayo de 1943.

Para hablarnos de ello y de la exposición sobre esta organización que se podrá visitar en Gasteiz hasta final de mes, hemos entrevistado a Josu Chueca, comisario de la exposición.

 

“Como medio colaborativo queremos que cada vez mas personas se pueda unir y podamos abarcar cada vez más”

“Como medio colaborativo queremos que cada vez mas personas se pueda unir y podamos abarcar cada vez más”

Hordago es el nodo, la expresión de El Salto en Euskal Herria. El Salto, medio colaborativo conformado a su vez por más de 20 medios de todo el Estado, está basado en la cooperación y alianza de proyectos afines, horizontal, asambleario y autofinanciado a través de socias. Ha sido nuestra referencia en Suelta la Olla y en Hala Bedi para muchas entrevistas y contenidos. Hace más de un año nació Hordago en Nafarroa, y poco después “nos dimos cuenta que lo natural era cubrir todo Hego Euskal Herria, ya que muchas de nuestras colaboraciones venian de esos lugares”. Nos lo cuenta Iván, miembro de Hordago, quienes aplican además la fórmula de creative commons, por ejemplo con Hala Bedi. Desde hace poco hay una colaboración directa de contenidos e información con Hala Bedi.

Por cierto, que además de la edición on line, Hordago también sale en papel con contenidos inéditos mensualmente, y ya desde este número 13, nuestra edición estará disponible en los quioscos de Bilbao, Gasteiz o Hernani.

 

“Educar, aprender y vivir en comunidad!” de la mano de las jornadas de Goian

“Educar, aprender y vivir en comunidad!” de la mano de las jornadas de Goian

La asociación cultural y deportiva Goian, del Casco Viejo de Gasteiz, tiene previstas un montón de actividades a partir del 28 de mayo y hasta el 7 de junio en sus jornadas “Educar, aprender y vivir en comunidad!”. Mediante ellas, quieren alimentar y enriquecer debates y procesos en los que están inmersas las personas que participan en Goian. Tratarán temas como la crianza, la convivencia en el barrio, la co-educación o la educación inclusiva en formatos diferentes. El 1 de Junio celebrarán el GOIAN eguna, día en el que además de disfrutar de encuentros de pelota, fútbol, juegos del mundo o baloncesto, podremos ver el trabajo de todo el año de los grupos culturales de circo, taller de música o auzodance. Terminarán con una fiesta organizada por los y las jóvenes de Goian en el Gaztetxe.

Para hablarnos de todo, hemos contado con la presencia en estudios de Ane Zelaia, integrante de Goian Sarea, quien nos ha contextualizado las jornadas y nos ha desgranado las diferentes actividades de ellas.

 

Venezuela | Análisis de los resultados de las últimas Elecciones Presidenciales

Venezuela | Análisis de los resultados de las últimas Elecciones Presidenciales

Abrimos ventana internacional y nos acercamos hasta Venezuela, gracias a la corresponsalía de Mikel Moreno. El pasado domingo 20 de mayo, Nicolás Maduro resultaba vencedor de las últimas elecciones presidenciales con más de seis millones de votos pero con una baja participación por parte de la ciudadanía, que sólo llegaba al 46%. La oposición llamaba a la abstención y ahora, tras las elecciones, no reconoce los resultados, convoca movilizaciones y exige nuevos comicios en un plazo de seis meses.

“Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros” -Amancay Villalba-

“Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros” -Amancay Villalba-

Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros. Así podríamos titular a las actuaciones de algunos políticos vascos y españoles en los últimos días. Me refiero concretamente, a los dirigentes del PNV y los dirigentes de Podemos. Más concretamente, a los presupuestos generales del Estado y al nuevo chalet de Iglesias y Montero.

Los unos nos tienen acostumbrados a criticar a España para luego poner la manita por detrás, hacer pactos y tratar de convencernos de que eso, en realidad, es lo que conviene a todos los vascos y vascas, que lo que buscan es nuestro beneficio.

Los otros, irrumpieron en escena para combatir a la casta, indignados por las maneras y contenidos de la clase política, queriendo ser adalides de una nueva forma de gobernar.

Los unos se jactan de la capacidad de influencia que tienen en España.

Los otros, de estar un paso por delante de la política tradicional.

Los unos dicen que lo hacen por responsabilidad.

Los otros, apelan al derecho a la privacidad y a poder decidir libremente lo que hacen con su dinero.

Nada nuevo bajo el sol, me responden en un mensaje cuando expreso mi profunda decepción ante estos hechos. Pero yo quiero pensar que incluso para esta profesión en la que la corrupción es el pan nuestro de cada día, hay un suelo mínimo de palabra y de coherencia… y no quiero dejar de indignarme y señalar cada vez que dicho suelo se derrumba.

Los portavoces del PNV han criticado duramente durante los últimos meses la aplicación del artículo 155. El propio Ortuzar señalaba que “la mera existencia del 155 y su aplicación en Catalunya es un ataque también a Euskadi” y no se han cansado de repetir que mientras estuviese en vigor el 155, no iban a pactar con el PP ni apoyar los presupuestos del Estado. Sin embargo, ayer mismo votaba a favor, posibilitando su tramitación en el Senado. No contentos con esto, además lo justifican diciendo que es la forma más eficaz de contribuir al levantamiento del 155.

Caro nos esta saliendo el TAV, que es en realidad lo que está sobre el tablero de juego, porque además de los costes económicos, sociales y ambientales que ya conocíamos, ahora le sumamos el coste de vender nuestra solidaridad con el pueblo catalán.

Por su parte, Pablo Iglesias e Irene Montero se quejan del acoso mediático al que se ven sometidos, de lo cual no les falta razón, y defienden su derecho a poder obrar libremente en su vida privada. Olvidan, sin embargo, que aquello de que lo personal es político tiene múltiples lecturas y que la vida a la que se aspira tiene un fiel reflejo en la casa que uno elige para sí mismo. El “yo con mi dinero hago lo que quiero” tiene los límites de los principios que se dice defender. ¿Acaso un chalet de esas características es algo que se pueda pagar y mantener con una estructura salarial justa y equitativa a la que debería poder acceder toda la población? El mensaje que nos mandan es que podemos codiciar aquello que podemos permitirnos económicamente, sin importar si es acorde a nuestras ideas o si ecológicamente es sostenible. El número de metros cuadrados de su nueva vivienda y el hecho de que ésta disponga de piscina va a aumentar su huella ecológica hasta un punto a todas luces ilegítimo para quien quiere liderar el espectro del centro-izquierda.

No contentos con esto, además, ponen a su servicio uno de los mecanismos de decisión del partido, para que toda su militancia se vea involucrada, al más puro estilo de conmigo o contra mí. Ya puestos, ¿por qué no preguntan si deberían seguir adelante con la compra del chalet o echarse atrás? ¿qué creen que respondería a esto los círculos?

Dice un amigo mío que no se puede ser vegano y tener una carnicería. Efectivamente, hay combinaciones que no pueden ser. No se puede querer defender al pueblo catalán y apoyar a quien le ataca. Y no se puede combatir a la casta y aspirar a vivir como ella.

La palabra y la coherencia deben de ser cosa de pobres, acaso.

“¿Qué somos?” -Imanol Olabarria-

“¿Qué somos?” -Imanol Olabarria-

A consecuencias de la guerra franquista, y la devastación derivada de ella, abandoné junto a mis padres mi pueblo natal, y por razones de trabajo de mi padre,  nos instalamos en Iurreta (Vizcaya). Según me contaron,  yo apenas tenía 4 años.

Allí permanecimos por espacio de 15 años,  en un caserón con planta baja y dos pisos, con tejado a dos agua, y grandes alerones. Convivíamos un total de 10 familias, y allí conocí familias gitanas que con carros cubiertos, tirados por caballos y acompañados de perros que,  sobre todo en invierno y en momentos de tormenta buscaban protección junto a la fachada de nuestra casa y su gran cornisa. Compartíamos espacio y tiempo con ellas, admirábamos sus habilidades con las varas de mimbre, y pericia en el arreglo de paraguas y barreños. No nos extrañaban, rompían nuestra monotonía y eran bienvenidas.

En Octubre de 1975, tras un largo deambular durante 35 años, llegaba con mi compañera a Vitoria-Gasteiz. Unos meses después, enero de 1976, nos sorprendió una huelga que duró hasta mediados de marzo. El transcurso de la misma nos afectó a unos más que a otros y encaramos la situación creando una “caja de resistencia” en apoyo de las personas peor paradas y familias más necesitadas, lo que recuerdo con cierto  orgullo y nostalgia.

De un tiempo acá, cada primer sábado de mes, agrupados en “Gasteiz kantuz”, coral  popular, salimos a la calle y en repetidas ocasiones hemos cantado un poema de Joxan Artze, musicalizado por Mikel Laboa que dice:

“…Batek gose diraueno/ ez gera gu asetuko/ bat inon loturik deino-ez gera libre izango” (si uno no ha comido no nos sentimos satisfechos, si uno está preso no nos sentimos libres).

Todo lo anterior me recuerda a tiempos pasados, a contrapelo con el pensamiento presente y nuestras identidades vinculadas con el consumo, la propiedad… Hoy, no me imagino a los gitanos con sus carromatos protegiéndose del mal tiempo en los soportales de Aranbizkarra, donde vivo, ni a la familia Manzanares Cortés expulsada de Abetxuko acogidas por asociaciones de vecinos de Gasteiz.

Ellos se esconden,  porque nosotros no les queremos ver, y si persistimos en esta actitud vendrán más días malos y temo que quedaremos ciegos sin tener a donde mirar.

“Los escándalos del poder, decía El Roto, corrompen al pueblo llano”. Richard Gere, preguntado que hacía o decía cuando disfrazado de mendigo transitaba por la vía pública en su intento de adaptación al papel de pordiosero en su próxima película, contestó que: nunca fui reconocido, pues nadie dirige la palabra ni le mira a la cara a un pobre.

Recuerdo una viñeta y no a su autor, donde el mendigo dirigiéndose a quién está a punto de darle una moneda le dice, “yo no le pido nada, sólo que me mire”.

Constatamos que el pobre, los superfluos, los no necesarios ni para ser explotados, y quienes su trabajo no les permite vivir dignamente y su exterior delata su situación, devalúan el espacio que ocupan,  afean nuestro entorno clasista y bien-oliente, y no constituyen espejo alguno donde mirarnos.

La corrupción moral, empezó en nosotros cuando los ricos y poderosos se constituyeron en nuestro referente en el consumo, moda, buen vivir, y los pobres y marginados en objetos a esquivar e ignorarlos.

Entre los años 2014-2016, sesenta millones de personas, sin parangón desde la Segunda Guerra Mundial, abandonaban sus tierras, pueblos y países empujados por el hambre y las guerras en un viaje a ninguna parte.  No tenemos dinero para frenar la desigualdad creciente, y hacemos de la Industria Militar, la industria de la muerte, principal fuente de nuestros inventos tecnológicos.

Hemos perdido la fe en nosotros mismos, pero derrochamos dinero, tecnología, sistemas de satélites en red, que localicen los cayucos antes de que toquen nuestras fronteras.

Sobran palabras bonitas y cantos a las apariencias, y de tanto cuidar los envoltorios se nos están echando a perder los contenidos. ¿Qué somos?

Imanol Olabarria Bengoa

‘Feministok gerrari planto!’, semana de acciones contra la guerra

‘Feministok gerrari planto!’, semana de acciones contra la guerra

Imagen de la acción feminista y antimilitarista, llevada a cabo el 16 de diciembre de 2017 en Santurtzi.

El 24 de mayo es el día internacional de las mujeres contra la guerra y el Movimiento Feminista de Euskal Herria, la semana del 21 de mayo y bajo el lema “Feministok gerrari planto!”, ha organizado la semana de acciones contra la guerra, y siguen alimentándola, tanto a través de acciones, concentraciones y diferentes dinámicas organizadas por los grupos feministas, como aportando individualmente apoyo en la difusión de lo que se publique y participando en las convocatorias que se hagan.

Hablamos con Irati del Movimiento Feminista de Euskal Herria sobre el origen de la semana, quiénes la están organizando, el porqué del lema “Feministok gerrari planto…”, de las reivindicaciones y objetivos, y por último de la programación prevista.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies