La normativa para limitar los conciertos en bares a dos al mes queda en “stand by”