“Kapitalismoa eta aisialdia” -Oier Azkarraga-

“Kapitalismoa eta aisialdia” -Oier Azkarraga-

Gaurko iritzi tartea Oier Azkarragak burutu du, Kapitalismoak bultzatzen dituen aisialdi ereduei buruz.

Azken aste honetan, Zuiako Gaztetxean, pare bat eztabaida mamitsu izan dira. Bata drogen erabilerari buruzkoa, bestea joko aretoen eta apustuen ingurukoa. Biak ala biak, aisialdi ereduari dagozkionak, biak ala biak, gazteok eta herritarrok ditugun problematiken inguruan.

Nahiz eta oso jende anitza bertaratu zen bi horietara, adostasun zabaletara heltzeko gaitasuna izan genuen. Bai bata eta bai bestea, kapitalismoak inposatzen digun aisialdi eredu kontsumistaren adibide garbiak dira. Biak gozamen eta asetze azkarrerako bide, mundu gero eta azkarragoan.

Bizitzea tokatu zaigun garai hau depresioen, bakardadearen, eta etsipenaren garaia da. Gero eta bakarrago sentitzen gara. Sistemaren gaitz horiek pandemia bezala zabaldu dira, birusa bailiran, baina nola ulertu depresioa bezalako gaixotasun batek pandemia gisa zabaltzea? Buruko gaitzak ez dira kutsakorrak, ez dira birusak eta ordea denok dugu horrelako bat.

Sistemak ordea ez dio gaitz hauen oinarrietan dagoen arazoari eusten. Oinarri horiek klase ezberdintasuna, prekarietatea, sistema neoliberala bera direlako. Horren ordez ondorioei erreparatze die. Horretarako medikamentuen, droga legalen, bitartez negozio paregabea eginez.

Gizarte adormilatua behar eta nahi dute, horretan ematen dute euren indarren gehiena. Jendarte bat nahi dute non jendea bere egunerokoan preso sentitzen den, preso dagoela ulertu gabe. 80. hamarkadan heroinarekin bilatu zutena, gaur porroekin edota alkoholarekin lortzen ari dira.

Puntu inkonformista eman diote droga hauei eta bere kontsumitzaileak bihurtu kapitalismoaren erreproduktore perfektuak. Konturatzen ez garen birsortzaileak, egun osoa adormilaturik eta sistemaren erraminten defendatzaile sutsu.

Kapitalismoak herritar pasiboak nahi ditu, zapalkuntzen aurrean ahotsa altxatuko ez duten herritarrak, alternatibarik ez dagoela sinisten duten herritarrak eta bitartean pilulatxoa hartu eta aurrera egingo dutenak.

Arazoa ordea ez da norbanakoarena, arazo kolektiboa da bizi duguna. Eta arazo kolektibo gisara, konponbidea ere kolektiboa behar du izan. Ez du ezertarako balio etxean sartu eta gure penetan itotzea.

Irtenbidea antolakuntzan eta borrokan dugu, herri langilearen batasunean inposatzen diguten norbanakoen mundu horren aurrean. Alternatibak eraikitzen eta indartzen hasi behar gara, kultur alternatiboa, aisialdi eredu alternatiboa, baina bereziki sistema alternatiboa. Sistema kolektibo bat behar dugulako, ez duena inor bidean utziko.

Behar duguna ez delako psikologo bat, bakoitzak berea, behar duguna mugimendu indartsu bat da. Norbanakotik atera eta kolektibora jo. Indar askatzailea izan gaitezen, mundu askatzailea eraiki dezagun.

Hemen entzungai:

“Campaña electoral 1” – Julia Itoiz (La Chula Potra)-

“Campaña electoral 1” – Julia Itoiz (La Chula Potra)-

Estamos a las puertas de unas nuevas elecciones municipales. Las demás me quedan grandes.

Me considero Agente del Cambio en Iruña. No pertenezco a ningún partido, pero igual que hace cuatro años y que hace 40 que tengo uso de conciencia política, sigo deseando que las cosas cambien en mi ciudad. Así que aquí empieza mi Campaña por el Cambio.

Creo que es momento de balances. De cada agente y de su interacciones, de los logros, los fracasos, los ensayos y las potencialidades que subyacen en este curso político tan especial, a punto de terminar. Voy a dar mi opinión. La comparto aquí en Hala Bedi, porque creo que aún tratándose de su expresión en Iruña, es un fenómeno extrapolable a toda Euskal Herria.

Comienzo mi campaña dando una valoración sobre el papel del Movimiento Popular en el cambio político. Creo que me asiste una legitimidad por haber pertenecido, y todavía pertenezco a él, desde hace 30 años. Para mi el movimiento popular es mi Vecindad haciendo política.

Quiero redescubrirte, Vecindad. Atenderte. Pero para ello, primero necesito que me atiendas. Que lo que tengo para decirte, merezca un respeto para ti. Y lo tengas en cuenta en el momento en que yo tenga que atender tu tiempo, el cual espero puedas expresar como ahora hago yo.

Este es un momento para que se me escuche, valorando la escucha en su dimensión política: Hablo para que se me tenga en cuenta. Se tenga en cuenta mi amor hacia lo de tod@s y mi propio sufrimiento hacia lo que va pasando. Que se me escuche hace que yo me sienta aceptada por mi Comunidad, se restablezcan lazos que la ausencia física, por mi triple maternidad, los discursos en las redes y mi realidad personal, distinta de mi vecindad, han estirado, con peligro de romperse.

Yo también me comprometo a escuchar. La escucha es lo único que me une a mi gente, mi mejor muestra de respeto en el debate. Por supuesto, lo que yo pienso no es la sentencia final sobre este tema. Pero si es mi reflexión propia, y la quiero expresar desde el amor incondicional a toda mi Comunidad, pero también desde mi punto de vista crítico, en parte, porque esa es mi marca política, en otra parte, porque lo que he percibido, no me ha parecido muchas veces digno de la potencialidad de ese Movimiento y de mi maravillosa Ciudad y sus barrios. Este documento solo es el principio de lo que creo. El deseo que me asiste es llegar a compartir todos los conocimientos.

Considero que el Movimiento Popular no ha cambiado esencialmente, que está muy atomizado, perdiendo fuerza, y que no ha sabido utilizar el cambio político para quedarse con mayor porción de las decisiones políticas y de paso, democratizar las instituciones. Ha dejado a los electos, surgidos del mismo movimiento, solos. Los ha extrañado, los ha considerado de un día para otro, enemigos. No ha tenido en cuenta que ambos agentes, administración y movimiento popular, trabajan en diferentes realidades, y en vez de buscar la superación de barreras, o ha dado la espalda a la nueva administración o la ha llevado a situaciones de frontera donde son más visibles las contradicciones, que no son entre personas y proyectos, sino entre espacios de distinta naturaleza, pero se han identificado como traiciones ideológicas de las personas y los partidos. Este fenómeno, creo que poco reflexionado aunque muy emocional, es un lastre de estos años que dificulta a día de hoy volverá a reescribir la unión que hizo que cambiara esa administración.

El sistema capitalista, en el cual estamos tod@s socializad@s, posee una dinámica básica que nos individualiza, integral e incansablemente. Esta dinámica de individualización ha tenido aspectos positivos sobre la libertad de las personas, pero también nos ha dejado solas con nuestro universo propio. Se privatizan los puntos de vista, los deseos, el sufrimiento, impidiendo una socialización que los politice y por tanto pueda transformarlos, y de paso, unir más a la Comunidad. Esta se desintegra en esferas privadas que la debilitan, y nos hace infelices. Ahí nace el más perfecto ser para el consumo compulsivo de cualquier mercado.

Una herramienta como internet, que podría manifestarse como un espacio de acción común y comunicativa, se desintegra en espacios expositivos del yo. Si queremos crear otra sociedad, en vez de este alboroto de informaciones verdaderas y falsas, deberíamos tender hacia una sociedad que escucha y atiende. En vez de reivindicar cada cual su tiempo, deberíamos redescubrir el tiempo del otro. Especialmente por una cuestión: Así como mi tiempo me individualiza y es explotable por el sistema, atender el tiempo del otro me une, y para el capital, es improductivo.

Nuestra mente domina nuestras existencias. Y esta mente ha llegado a ser como es por fuerzas de la evolución contradictorias como son la autonomía y la dependencia, emoción y lógica, audacia-miedo, curiosidad y tradición, y más. Esta dualidad hace que dentro de nuestro sistema de creencias, ideas o ideas y comportamientos estén en conflicto, muchas veces de manera consciente, otras inconscientes. Como consecuencia de esta mente y de su dualidad, nuestra actividad mental puede ser, en gran medida, un
esfuerzo continuo por reducir la ansiedad que nos producen estas dualidades en análisis y actitudes. Pero esta ansiedad tiene un fundamento en nuestra evolución, es la que nos alimenta la Curiosidad, fuerza motora de lo que hemos llegado a ser.

En relación a esto, la Mente funciona de una manera concreta que es importante conocer, de cara a poder encontrarnos:

Los sentidos nos permiten percibir una Evidencia que despierta nuestra Curiosidad, inyectándonos Ansiedad. Esta evidencia se convierte primero en una Creencia. Si seguimos ansiosos por dominar esa evidencia, es decir extraer algún tipo de conocimiento de ella, vamos produciendo razonamientos propios. Estos a su vez, deben
ser contrastados y comprobados para poder convertirse en Saber Lo que diferencia la Creencia del Saber es que la Creencia es efímera, y el Saber es científico, comprobado. En este proceso fisiológico mental es básico aprender que ante una creencia lo primero es pensar que hay una posibilidad de estar equivocada, y que por tanto se necesita más información contrastada, entre Creencias propias con las ajenas para llegar a ese Saber científico que nos permita controlar o manipular aquello que percibimos y nos provocaba Ansiedad. Y también que las creencias, algo muy personal, merecen un
respeto hasta convertirse en saber o ser desechadas por falacias. Y aprender a aceptar que nuestras creencias pueden llegar a ser saber o no.

En la distancia entre el Creer y el Saber sentimos esa Ansiedad en negativo, quizás porque estamos sobreexpuestos a ansiedades de todo tipo, y en vez de convertirla en motor para llegar al conocimiento, tomamos atajos que nos reducen la Ansiedad a costa de perder el Conocimiento que nos podía ayudar a alcanzar. En consecuencia, tomamos una actitud mental por la que confundimos lo que creemos con los que sabemos. Este fenómeno de encerrarse en una creencia para desactivar antes la Ansiedad se denomina “BURBUJA DE CONOCIMIENTO”. Esta tendencia se soluciona en gran parte porque somos animales sociales que nos vemos influidos por el otro, cambiamos de opinión cuando nos cuestiona alguien a quien valoramos, por ejemplo. Pero en esta Sociedad atomizada en personas y grupos, como lo está mi Ciudad, estas burbujas a su vez generan un fenómeno social realmente peligroso, denominado “Cámaras de Eco”. Hacemos grupos que creen lo mismo, y que confunden sus creencias con el saber.

Estas cámaras de eco actúan activamente para sujetarnos a los que nos son afines. En estas cámaras solo te llegan algunas ideas. Los algoritmos odiados existen en Facebook y también en los colectivos. Esta limitación mental inconsciente, en el humus de la sociedad de la información y la postverdad, genera polarización, que nos separa. Y la genuina fuerza de la Comunidad es la Unión.

Por todo esto, quiero expresar a mi Comunidad. Escuchemos todas las creencias con respeto, expresemoslas en libertad. Para que podamos salir de nuestras Burbujas de Conocimiento, deshaciendo las Cámaras de Eco. Y construyamos una auténtica ASAMBLEA como verdadero instrumento comunitario de transformación.

Creo, y solo lo creo porque todavía no lo he experimentado, que en este ejercicio de conocimiento con corazón, está la semilla del verdadero Cambio de nuestra Sociedad de Primates Imperfectos. Que es un proceso que debimos tener en cuenta hace cuatro años, que es el origen de muchos de nuestros problemas políticos actuales, y que hacerlo consciente, desanudará muchos conflictos que no son más que ansiedad e incomunicación.

“Formas de gobierno” -Juantxu Oscoz-

“Formas de gobierno” -Juantxu Oscoz-

REPÚBLICA O MONARQUÍA:

Mi opinión es que la alternativa verdadera se da entre democracia o autoritarismo.

No existen la república ni la monarquía en abstracto. Hay monarquías desde la feudal y criminal de Arabia Saudí y de Marruecos, a la parlamentaria del Reino Unido. Y Repúblicas que van desde la autoritaria y xenófoba polaca a las avanzadas de la Islandesa y la R.A.S.D.

República centralista y unitaria es la francesa. Y la Confederación Helvética, Suiza, con sus cantones y sus varios idiomas es otro ejemplo.

Parlamentarismo o Presidencialismo son formas de gobierno distintas, Francia y USA son los casos más conocidos. Formas parlamentarias se dan en Italia, en Portugal o en el reino corrupto e impuesto de España.

La pregunta clave, por encima de esas diferencias, es qué debemos entender por democracia. i Entendemos por Democracia Participativa el lugar donde se respetan todos los Derechos Humanos civiles, jurídicos, políticos, sociales, culturales- de las personas individuales y grupos que constituyen una comunidad política; con separación de los tres poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Y donde los medios de comunicación son libres, independientes del poder político y económico, con respeto a la verdad y a la dignidad de las personas.

Esto todavía no es más que un ideal no realizado. ¿Puede haber democracias reales sin demócratas -mujeres y hombres- que trabajen y se comprometan por el bien común y políticos, entre ellos, que no busquen el poder para sí, sino para servir a la ciudadanía? ¿Dónde hay escuelas de ciudadanía que forjen demócratas críticos? ¿No resultan accidentales las formas concretas de gobierno de un país, si no sirven para avanzar en el camino hacia una democracia real?…

“Si se juzga a la Democracia en Catalunya, se nos juzga a TODXS”

“La autodeterminación no es, no puede ser ni será nunca un delito”

¡Veamos el nacionalismo propio antes de juzgar y condenar el ajeno!

MUROS  O  PUENTES

A ciertos políticos tiranos y xenófobos, y otros muy poco justos y veraces, les ha entrado la fiebre por construir muros. Barreras físicas que defiendan sus países y “sus dineros”. Si esos políticos que construyen muros, ponen concertinas, cierran fronteras, cometen todo tipo de tropelías y corrupción están en el poder, es porque les hemos votado. ¿No somos cómplices por nuestros votos, por nuestro silencio, de esa violación de Derechos Humanos, de ese saltarse a la torera las reglas del Derecho Humano Internacional?

¿A qué tienen, tenemos miedo? ¿A su pobreza, a su angustia, a tener que compartir lo que nos sobra, a que descienda nuestro nivel de vida? A que se nos acaben los “chiringuitos – cortijos – chalets, masías, txokos…”

Esos muros son tan reales como los físicos. Los hemos ido levantando casi sin darnos cuenta, ladrillo a ladrillo, aferrados a nuestra cómoda existencia, negándonos a aceptar que nuestro estilo de vida, nuestro consumismo compulsivo, son la causa de esa inicua desigualdad.

¿Por qué vendemos armas a países desgarrados, donde se violan diariamente Derechos Fundamentales? ¿Para defender los beneficios de las empresas armamentísticas y los puestos de trabajo de ellas?

Lo contrario de los muros son los puentes. Sirven para poner en contacto dos orillas alejadas en las que poder plantearnos un diálogo en el que poder hacernos preguntas y proponer soluciones.

¿QUÉ RESPUESTAS?

La especie humana es  la única que se hace preguntas. Para tratar de obtener respuestas, claro. Y no hay democracia cuando se nos prohíbe hacer preguntas. Ni son demócratas quienes han renunciado a plantearlas.

Hay preguntas que nos incomodan, cuando se nos dirigen,  pidiéndonos un sí o un no, o blanco o negro, sin ninguna posibilidad de matización. ¿Quién calla, otorga o rechaza?… Dar la callada por respuesta

¡Cómo me sorprende la osadía de ciertos comunicadores sociales para pontificar con todo desparpajo sobre todo lo divino y lo humano!

INDIGNANTE .- “Solo existe una cosa más repugnante que una ideología odiosa, y es manipular la realidad para quitarle importancia, quitarle valor, quitarle verdad y saltarse así los Derechos Humanos y la Justicia que va con ellos.

.-  Que la prensa y algunos medios tengan tendencia a subrayar lo negativo sobre lo positivo. Pero, hay exageraciones increíbles que ninguna persona, ideológica y mentalmente equilibrada, puede dar por buenas.

¿SOMOS LIBRES?

Constelar es sellar con paz y libertad el pasado, pero también el futuro que está por llegar. Es darnos la oportunidad de reconciliarnos por dentro, con la determinación de hacerlo mejor. Justamente, apelo a la libertad entendida como responsabilidad.

“Si se juzga a la Democracia en Catalunya, se nos juzga a TODXS”.

“La autodeterminación no es, no puede ser ni será nunca un delito”

 ¡Veamos el nacionalismo propio antes de juzgar y condenar el ajeno!

La libertad no consiste en decidir sin condicionamientos que nos determinen, sino en ir aprendiendo a decidir mejor: por la educación, la vida sana, la reflexión y la meditación, la música y el silencio, la transformación de las estructuras sociales, políticas y la convivencia.

La libertad no consiste en no estar determinado en nuestras decisiones, sino en ser conscientes y en saber adoptar una buena decisión, “buena” en el sentido de que nos permita tomar una u otra decisión.

La libertad consiste, diría San Agustín, en querer el bien y hacerlo porque lo queremos. Cuando deseamos algo pernicioso para nosotros mismos o los demás, no somos libres. Solo somos libres, seguiría diciendo con San Agustín, cuando deseamos lo bueno y el deseo del bien nos determina.

En conclusión, podemos ser “libres”, no a pesar de los condicionamientos, sino a través de ellos. La libertad es la facultad de ser, de avanzar, de optar y decidir hacia la realización cada vez más plena de nuestro ser, nuestra bondad innata, en medio de todos los condicionamientos.

Nuestra meta como seres humanos es aspirar a ser libres,  a realizarnos cada vez más, es decir: a ser más felices siendo personas, prójimos, buenos. Es un aprendizaje vital. Esa libertad es nuestra vocación, y nos va en ello la vida común de la humanidad y de todos los vivientes.

Decía Dostoievski “ Quizá no podamos cambiar todo, pero sí el espacio y el entorno que nos toca y nos rodea” “Todos somos responsables de todo y de todos ante todos y YO más que todos los demás”.

¡ ESTÁ EN NUESTRAS, EN VUESTRAS  MANOS!  –  ¡ SALUD Y REPÚBLICA SIEMPRE!

“Gizartea eta Museoak” -Jaione Agirre-

“Gizartea eta Museoak” -Jaione Agirre-

Aurreko astean Euskadi Irratiko Faktoria programan, Xabier Gantzarain eta Haizea Barcenilla entzun nituen museoei buruzko elkarrizketa oso interesgarri batean, Gantzarainek Jakinen egindako artikulu interesgarri baten harira eta Barcenillak eta Garazi Ansak erakusketa batzuen komisariatuez egindako kritikak kontuan hartuta.

Arte museoez ari ziren artikuluak (nahiz irratsaioan museo hitza baino ez zuten aipatu, beste motako museoak aipatu gabe, ez borondate txarrez) eta aipatzen zuten ze garrantzi duten museoek gizartearentzat ondare artistikoaren gordailu eta erakusle moduan. Kritikatzen zen nola bertako artistak eta, areago, emakumeak bazter utzita zeuden museo horietan. Are gehiago, Guggeheimen eraginez, esaten zuten ikusgarritasuna markan dagoela eta ez benetan bilduma eta erakusketetan: deigarria izan behar da, erakargarria, modakoa eta star system-ean sartzen dena (ingelesez nahita jarri dut). Ados nago ziotenarekin: hori interesgarria da, baina ezin da helburu bakarra izan: edukia, ikuspegi kritikoa eta bildumaren funtzioa ahazten da eta efektismoa eta itxura bilatu (asko sinplifikatuz).

Oso interesgarria zen irratian esan eta artikuluetan idatzi zutena.

Aldi berean oso penatuta geratu nintzen. Euskal Herriko arte museo batzuk (ez denak) aipatu zituzten, Arabako Artium ere bai (hobetu daitekeen arren, bilduma bikaina daukana, jabego publikoduna eta gestioa Fundazio bidez egin arren, diru publikoz mantendua). Baina ez ziren Araban dauden beste museo publikoak aipatu: zuzenean Arabako Foru Aldundiak kudeatzen dituenak: haien artean zerrenda horretan falta zen Arabako Arte Ederren museoa, hark daukan bilduma bikainarekin, batez ere XIX. mendeko arabar pinturaz; Natur Zientzia museoa, zeinetan nazioartean ikertua eta aipatua den Arabako anbareaz informazioa daukan; hain ezaguna ez den Arma Museoa, bere bilduma bereziarekin; edo Fournierren bilduman oinarritutako Karta Museoa, mundu mailan bakanetakoa eta bereizenetakoa; eta, azkenik, aurrekoarekin batera BIBAT eraikinean dagoen Arkeologia Museoa, Nafarroaren ostean, Euskal Herriko bilduma arkeologiko interesgarriena daukana gure historia ezagutzeko.

Baina izan gaitezen zintzoak, nola iritsiko zaio haien berri gizarteari edo espezialistei, nahiz sarrera doan izan eta beren ezagutza denen eskura egon, bere kudeaketa duen erakundeak ez dituenean merezi duten distirarekin ezagutzera ematen aukera daukan plazetan? Bertakook akaso ere kasu gehixeago egin beharko genioke geureari, beti kanpokoari begira egon ordez.

Jaione Agirre

“Fiskaltzaren txostena” -ESK Sindikatua-

“Fiskaltzaren txostena” -ESK Sindikatua-

ESKak, beste batzuen artean, sindikatu honek aurkeztutako salaketaren ondorioz Euskal Autonomia Erkidegoko Fiskaltza Nagusiak dagokion epaitegira bidali duen txostena irakurri du.

Salaketa horretan, Sindikatu honek salatutako mediku espezialitateetatik hamarretan Fiskaltzak sekretuak ezagutarazteko delitu zantzu nahikoak ikusi ditu.

ESKak salatu eta Arartekoak bere txostenean adierazten zuen moduan, Fiskaltzak jakinarazten du Osakidetzako Zuzendaritzak EHAAri azterketen galderak idatziko zituzten pertsonen izenak eman zizkiola, aldi berean epaimahaietan parte hartzen zutela azpimarratuz. Hau horrela, orain Osakidetzako Giza Baliabideen zuzendari ohia dena, Soto jauna, bere bigarrena, Balerdi jauna eta Asistentzia Sanitarioko Zuzendaria, Andoni Arcelay jauna salaketaren jomugan geratzen dira.

Ebatziko diren ardura penaletatik haratago, ESKrentzat nahiko argi geratu da Osakidetzan, kategoria mediko zehatzen plazak esleitzeko orduan, bezero-sistema nagusia izan dela eta sistema hau Osakidetzako arduradun nagusienen ezagupenarekin eman dela.

Hortaz, ESKak Urkullu Lehendakariari Darpon Kontseilaria berehala kaleratu dezala exijitzen dio; eta Osakidetza barruan beharrezkoa den birsortzeari ekin diezaiola bezero-sistema ustel honekin amaitzeko.

Argazkia: esk.eus

“Un pueblo llamado coraje” – Jesús Valencia-

“Un pueblo llamado coraje” – Jesús Valencia-

Me refiero a Venezuela. Pueblo que ocupa hoy páginas centrales en la información mundial y que bien merece esta pequeña reflexión.

Hace más de veinte años que un líder indiscutible, Hugo Chávez, encabezó la llamada revolución bolivariana. Recogía el nombre y el espíritu de Simón Bolívar, libertador de las Américas a lo largo del s. XIX. El pensamiento y la espada de aquel Simón, oriundo de Euskal Herria, ahuyentaron a los conquistadores españoles y gestaron un continente nuevo conformado por naciones independientes y soberanas.

La revolución reciente, la encabeza por Hugo Chávez, fue acosada desde el mismo día de su nacimiento. Los nuevos colonialistas – el imperialismo yanki y sus incontables colaboradores – se sintieron amenazados. No podían tolerar que un pueblo desarrapado y maltrecho tomase el timón de su historia y la gestión de sus incontables recursos. Hace ya veinte años que el capitalismo se propuso ahogar la revolución bolivariana que antes dirigiera Chávez y ahora Nicolás Maduro. En sucesivas conspiraciones – la de ahora es la quinta- intentaron ahogar la revolución, matar a sus líderes y doblegar al pueblo que la promueve.

Como en muchos otros episodios de la dominación mundial, los capitalistas están intentando reducir al pueblo venezolano por medio del hambre. Que la población sufra estrecheces para que abandone a su líder y regrese al camino del confortable sometimiento. Ahora es Trump quien ofrece migajas humanitarias a la misma población a la que le está negando el pan y la sal. Pero el arma de la carestía no ha conseguido los resultados apetecidos. ¿Cómo se explica que un pueblo en precario le plante cara a quien le ofrece las supuestas ayudas humanitarias?

No estamos hablando de un pueblo cualquiera. El pueblo venezolano guarda memoria viva del despojo al que le sometieron las oligarquías locales y el capitalismo mundial. Le tocó miserear en los campos y, sobre todo, en las barriadas suburbanas. Sus pequeños ranchitos de lata iban cubriendo los cerros que rodean las grandes ciudades. Carecían de alcantarillado, de servicio de agua, de transporte; los centros sanitarios y escolares les quedaban muy lejos; sus trabajos mal pagados quedaban muy distantes de sus escarpadas casuchas. Y, sobre todo, veían cómo las burguesías locales los trataban con infinito desprecio: no tenían nada y, lo que es peor, no eran nadie.

Hasta que Hugo Chávez les invitó a formar parte de la revolución bolivariana. Desde aquel día, se sintieron tomados en cuenta. De ser escoria pasaron a ser a ser tratados como personas. Se descubrieron como pueblo, se organizaron como revolucionarios y comenzaron a beneficiarse de los bienes colectivos que les pertenecen.

Cuando el capitalismo secuestro a Chávez el año 2002, gigantescas avalanchas humanas bajaron de los cerros; el pobrerío invadió la ciudad y rescató a su líder. Aquel día experimentaron el poder que tenían y, desde entonces, se consideran sujeto político, fuerza emergente, vanguardia de un cambio imprescindible. Ahora Trump les castiga con hambrunas y les amenaza con guerras pero una gran parte del pueblo venezolano le planta cara. ¿Qué ha ocurrido para que demuestren semejante coraje? Algo tan sencillo como importante. Desprecian las migajas que les regala el gringo porque son ellos los dueños de las riquezas que éste les quiere robar. Han recuperado su dignidad y no aceptan la vuelta a la esclavitud.

“Recitando Padrenuestros” -Sator-

“Recitando Padrenuestros” -Sator-

En realidad, yo tenía pendiente escribir sobre el tema de la corrección política. Pero no podía dejar de fijarme en que hoy es San Valentín, y pronto será 8 de marzo.

Siempre les tuve bastante manía a todos esos días internacionales señalados en el calendario…

¿Y, qué tendrá que ver una cosa con la otra? Pues, en realidad, poco, o nada. Simplemente, que con la mirada crítica a este día en apología del amor romántico, me venía a la cabeza el poliamor, una opción más que puedes elegir para relacionarte, o una obligación moral que hay que alcanzar a cualquier precio, si quieres molar como feminista, según con qué mesías te hayas topado.

Y esta chapa la meto porque me parece que, para bien y para mal, el feminismo está de moda. Al igual que el capitalismo intenta (y, muchas veces consigue), fagocitar la lucha ecologista, LGTBIQ…pues lo mismo me parece que está ocurriendo. Claro que me parece la ostia que millones de conciencias estén despertando, de bocas por fin hablando, y de personas cogiendo las riendas de su vida, todxs a una. Pero hablo de la otra cara de la moneda. Ahora cualquiera es feminista. ¿Y a qué precio? A que en manis multitudinarias de días tochos como el antes mencionado, te encuentres a tu lado, coreando los mismos lemas, a lx babosx de turno, y alucines. Me resulta mosqueante, y me pregunto qué es lo que tenemos en común para estar lxs dos aquí…

La unión hace la fuerza, y los pluralismos excluyen. Puede ser que en los intentos por acaparar a cuanta más gente mejor, se nos quede la esencia por el camino, desdibujando el mensaje hasta que todx ciudadanx esté contentx. Los pluralismos me apestan en general. Las luchas, si no son de base y no van unidas entre sí, no me convencen. Porque el día que estés con tus cuatro colegas colgadxs reivindicando tu asunto minoritario, no van a estar ahí las grandes masas apoyándote. Pero, sin embargo, en los días o eventos grandes, se paraliza la vida, y queda muy políticamente incorrecto no hacer ver que estuviste. Aunque el resto del año no hagas nada más, ningún cambio ni cuestionamiento en tu vida. Viene estupendo para una limpieza de conciencia hacerte una foto con el merchandising, en este caso, del día de LA mujer. En singular, como si sólo existiese una, y el resto se construyesen a su imagen y semejanza. Y con un pequeño asterisco al lado, de minorías que se quedan olvidadas por el camino, según a quién le tocase hacer la pancartita.

Y espero que no se me malinterprete. Nada más lejos se mi intención que criticar las luchas feministas, sino la manera de la que actuamos en general con cualquier lucha.

Me voy por las ramas. A lo que quería llegar es a que, no solemos darnos cuenta, pero en los ambientes politizados tenemos tendencia a actuar de manera más dogmática aún que la que criticamos, sólo que bajo nuestros propios dogmas. Nos construimos nuestra propia jaula, y nos hacemos refuerzo grupal. Vamos reescribiendo nuestra propia biblia sobre lo que está bien y lo que no, y sobre cómo debemos hacer las cosas. Ya sea luchar, organizar un evento, vestirse, comer o follar.

Así, no es raro encontrarnos dictando “eso no está bien”, juzgando a compas en debates, o teniendo reparos a expresar ante nuestrxs colegas los sentimientos que nos genera cierta situación, o haciendo a escondidas cosas demasiado normativas, o megajustificándonos por tener ganas de hacerlas, cuando no tendría que ser necesario, o con miedo a aceptar la jodida emocional que llevamos encima por haber hecho las cosas como dicta el manual de los “ismos”. Aparte del fustigarse por no cambiar lo suficientemente rápido, por no molar tanto como lx de al lado, o por sentir cosas que no está bien que sientas.

En realidad, a veces, no somos tan diferentes a nuestras abuelas, recitando un padrenuestro tras otro de memoria.

Un poquito de humildad, de dejar de mirarnos entre nosotrxs por encima del hombro, de currarnos la autoestima, de sinceridad…y de ampliar nuestro campo de visión, que detrás de cada realidad hay un contexto, y quizás no se puede abordar igual el ser, por ejemplo, anarquista o veganx, en un pueblo de Cuenca o en Barcelona city (por no irme a lugares que me pillan más lejos de mi relidad, y hablar por otras bocas). Podríamos dejar de criticar cómo hace las cosas nuestra gente medianamente afín, al menos si no proponemos una alternativa. La corrección política, también la nuestra, me quema.

¡Que vivan las luchas transfeministas, y muerte al postureo!

“Harry Potter eta prekaritatearen suntsipena” -Aitor Orobiogoikoetxea-

“Harry Potter eta prekaritatearen suntsipena” -Aitor Orobiogoikoetxea-

Mikel, 17urte, Batxilergoko ikaslea. Oso gustoko du saxofoia jotzea eta lagunekin geratzea. Edo gustoko zuen, behintzat. Selektibitatearen mamua ezagutu duenetik arratsalde guztiak etxean ematen ditu ikasten, baita asteburu gehienak ere.

Nagore, 25 urte, Lanbide Heziketako ikaslea. Graduaren amaieranen presa batean egin zituen praktikak eta bertan urte batez jarraitzeko aukera eskaini diote. Praktiketako kontratua du, eta gainontzeko langileek betetzen dituzten funtzio berdinak bete arren, soldata baxuagoa du.

Iñaki, 19 urte,… zerrenda osatzen jarrai dezakegu nahibeste denbora. Bakoitzaren errealitateak berezitasun jakin batzuk izan ditzakeen arren, guztien egoerak ezaugarritzen dituen faktore amankomuna argia da: gazteak dira, eta prekaritatea sufritzen dute.

Prekaritatea. Sistemak bere etengabeko birsortzean bereganatu duen forma. Betidanik lan-munduarekin lotu izan duguna baina garaiko kapitalismoaren krisialdi ziklikoaren ondorioz bizitzako gainontzeko esparruetara hedatu izan dena. Harry Potterren pelikuletako gaizkilea den Voldemort bezala aritzen da sistema: pelikula bakoitzean aurpegi jakin bat bereganatzen du, kasuan kasu gehien komeni zaiona, mundua leku ilun eta bizigabea bilakatzeko helburuarekin, magiarik ezagutzen ez duten horiek, munduko zarpailduak, suntsitzeko nahiarekin.

Voldemort-ek, hortaz, prekaritate jantzia hautatu du pelikula honetan. Bere jo-puntua gazte langileongan ezarri du, eta bizitzera baino bizirautera kondenatu nahi gaitu. Dependentziaz josi ditu gure bizitzak, ziurgabetasunaz, ezegonkortasunaz, segurtasun faltaz. Biziraupena posible izateko esplotazio baldintzak dituen enplegu bat izateko beharrak gure harreman sozialak albo batera uztea dakarkigu, egunerokoari zaldi-potentzia handiena duen motorrak ere eutsiko ez liokeen erritmoa ezartzen diogu, zaintza, osasuna edota parte hartze politikoa guztiz abandonatuz.

Eta iluntasuna inposatu nahi duten botere ekonomiko eta politikoen etengabeko erasoen aurrean, berdinen arteko lehiarako tendentzia hartu dugu. Azkena, ipurdigizena. Ni neu eroso bizi, eta gainontzekoak hor konpon.

Voldemort ez dator bakarrik. Bere mortifagoak diren patronala, azpi-kontratak, higiezin-agentziak… denak eskutik helduta datoz, eta geratzeko etorri dira. Prekaritatea ez baita trantsitorioa izango, aurre egiten ez zaion bitartean.

Argi dago, hortaz, hainbesteko indarra duen etsaiari era kolektiboan soilik egin diezaiokegula aurre. Langile kontzientzia berreskuratu, egoeraren erantzule direnen ardurak mahai gainean jarri eta lehen urratsa ematea dagokigu. Otsailaren 16an Bilboko kaleetan izango dugu lehen aukera. Ozen adieraziko dugu bizitzaren sostengarritasuna eta zaintza erdigunea njartzekoa pustua. Auzolana, burujabetza, lan autonomo eta sortzailea, kooperatibismoa, parekidetasuna, jasangarritasuna, demokratizazioa, Herria, bizipoza, euskara… izango dira gure erramintak.

Gazte fronte zabal bat beharrezkoa dugu. Iluntasunari gudua irabaztera goaz, prekaritateari ateak ixtera. Euskal Herrian bizi nahi dugulako, Otsailaren 16an denak Bilbora!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies