Labastida 1933, cronología de 24 horas de levantamiento al grito de “Viva la anarquía”

Labastida 1933, cronología de 24 horas de levantamiento al grito de “Viva la anarquía”

Diferentes episodios, muchos de ellos negros, han marcado el siglo XX en Araba. Asesinatos, torturas, fusilamientos… Muchos de ellos centrados en Gasteiz, otros más extendidos. Pero también ha habido ejercicios de empoderamientos en las épocas más duras. Ejemplo de ello fue Labastida con un levantamiento de 24 horas con tintes rojos y negros que recuerdan y quieren recuperar, por ejemplo, con labastida1933.com.

Miremos atrás, retrocedamos más de 80 años: noviembre de 1933. El primer benio republicano-socialista, presidido por Manuel Azaña,  fracasa en las elecciones generales. Cuándo alguien pierde, hay quien gana: las fuerzas de la derecha encabezadas por la coalición CEDA, fue la ganadora ante una izquierda que se presentó profundamente divida.

La CNT, que había propugnado la abstención en estas elecciones, ante esta situación, decidió lanzarse a una huelga general revolucionaria que proclamase el comunismo libertario. Este levantamiento de diciembre no tuvo apenas efecto en Euskal Herria pero si que lo tuvo de manera destacada en Labastida.

Este levantamiento, estaba organizado por el Comité Revolucionario: todo tenía que estallar en el momento que el Comité ordenase. Los sindicatos adheridos a la CNT en varios pueblos de La Rioja cercanos a Labastida estaban preparados. El Gobierno declaró que se trataba de “una campaña perfectamente preparada hasta en sus mas pequeños detalles”, pero en Labastida, la mayoría de los afiliados del Sindicato Único en el pueblo, no tenían conocimiento de lo que se preparaba.

“La CNT y los sucesos revolucionarios de Labastida de diciembre de 1933”, narra Santiago de Pablo Contreras. El Sindicato Único estaba compuesto en la localidad entonces por 60 miembros, la mayoría de los cuales se ganaban la vida trabajando en el campo. Se sabe incluso que Luis Gil Sáez y el joven de 16 años, José Gil Cámara -gasteiztarra que vivía en Labastida-, presidente y secretario respectivamente del sindicato, se enteraron de la existencia del levantamiento la misma noche del 8 de diciembre. Pero, ¿qué sucedió aquel día?

Fue la mañana del 8 de diciembre, cuando Sixto Barrón, uno de los principales anarcosindicalistas del pueblo y uno de los fundadores del sindicato en 1923, recibió la visita de Fausto Villamor, dirigente cenetista de San Vicente de la Sonsierra, quien le comunicó el levantamiento que se estaba preparando. Barrón, con objeto de cerciorarse de la noticia y conocer los detalles, salió esa misma tarde hacia Haro, Briones y San Asensio, en cuyos sindicatos le confirmaron que la insurrección comenzaría aquella misma noche. Ante estas noticias, Barrón convocó una asamblea en el local del sindicato del pueblo. Como primera medida, se decidió que dos afiliados, Angel Manzanos y José Gil, fueran a Gasteiz a preguntar al Comité Comarcal si debían unirse al movimiento: central sindical libertaria estaba desconectada de los detalles del movimiento revolucionario, pero tenian en mente intentar iniciar una huelga general.

La falta de noticias concretas parece que hizo vacilar a algunos de los veinticinco sindicalistas que asistieron a la reunión. Barrón y Daniel Quintana proponían unirse al movimiento, mientras que Honorato Amurrio y el presidente Luis Gil, eran partidarios de no salir a la calle. Los primeros acabaron convenciendo a Gil de que era necesario secundar la huelga revolucionaria, puesto que esta iba a comenzar a la misma hora en todo el Estado. Así, en casa de otro militante anarquista, Esteban Manzanos, se dividieron por grupos y planearon la acción antes de despedirse, para verse horas después, en el local del sindicato.

02:00 horas de la madrugada del 9 de diciembre. La señal convenida por Barrón con los cenetistas de Haro para dar comienzo al movimiento se escucha; era el estallido de una bomba. Luis Gil ordena que los sindicalistas tomen las armas: escopetas de caza, pistolas, y explosivos. Corcuera y Barrón se acercaron a las casas de los afiliados que no habían asistido a la asamblea y les invitaron a unirse al movimiento, entre ellos varios afiliados del Partido Republicano Radical. También se encontraban varias personas no afiliadas a la CNT, que al parece ser fueron presionadas a salir a la calle, así como algún socio del propio sindicato anarquista contrario a salir.

Los insurgentes, dirigidos por Estanislao Barredo Ruiz, Sixto Barrón, Amos Madrid, Daniel Quintana, Angel Manzanos y Luis Gil, se dirigieron en grupos a las casas de los vecinos y vecinas, exigiéndoles la entrega de las armas que tuvieran, para proveerse de más armamento y desarmar a su vez, a quién se pudiera oponer al levantamiento. Hubo quien las entregó sin protesta alguna, pero hubo varias personas que se negaron a cumplir las exigencias de los anarcosindicalistas, entre ellos el mismo alcalde. La reacción con los reticentes fue desigual: de algunas casas se marcharon sin más, pero en otras -como en la vivienda del alcalde, colocaron cartuchos de dinamita o pequeñas cargas explosivas, que en parte llegaron a estallar produciendo algunos destrozos en general aunque de escasa importancia.

03:30 de la madrugada. Un grupo se dirige al cuartel de la Guardia Civil española donde prestaban servicio un sargento y cuatro guardias más: consiguen rodear el cuartel. Rociaron con gasolina la puerta del cuartel y la prendieron fuego. Un vecino, Marcelino López “Gasolina”, con animo de advertir a los guardias, gritó “¡Fuego! ¡Fuego, guardias!”. Uno de los asaltantes le disparó con intención de amedrentarle, y así el vecino en cuestión se refugió en el interior de su vivienda. Alertados por los gritos y el disparo, el sargento y los Guardias Civiles se asomaron a las ventanas del cuartelillo, siendo recibidos por una descarga cerrada de disparos. Se entabló un intercambio de disparos, entre los guardias y los parapetados en el muro de la huerta. El tiroteo entre estos y los anarcosindicalistas se prolongó por espacio de dos horas durante los cuales también cayo herido el sargento, con una herida producida en el antebrazo derecho producida por posta. Uno de los guardias consiguió abandonar el edificio e ir en busca del médico del pueblo, pero cuando consiguieron regresar al cuartel, Pedro Garrido ya había muerto. Durante esta refriega también resultó herido de un tiro un concejal carlista.

04:30 de la madrugada. Varios revolucionarios se dirigen al Ayuntamiento, donde intentan que el alguacil que vivía entonces junto a su mujer en el interior del edificio, les entregue las llaves. El alguacil se negó pero los insurrectos deciden asaltar el Ayuntamiento al grito de “¡Viva la anarquía!”. Ayudándose de una escalera y forzando las puertas de uno de los tres balcones de la fachada, consiguieron acceder sirviéndose de un hacha. Los numerosos documentos que sacaron a la calle, les prendieron fuego en los soportales, como acto simbólico para proclamar la abolición de la propiedad en el pueblo. Pero los documentos quemados no eran cualquiera. Se da la circunstancia, que entre los documentos quemados también se encontraban los libros de actas, el registro civil, los papeles del Juzgado, 72 legajos de valor histórico y toda la documentación de carácter administrativo desde 1800 hasta 1933. Por lo tanto, se perdieron. Pero del Ayuntamiento no se fueron con las manos vacías: se llevaron dos carabinas y una escopeta. Durante este hecho se produjeron fuertes enfrentamientos verbales con el alcalde, el alguacil y la esposa de este que al verles armados les grito: “¡Matarnos si queréis!”, a lo que una persona del grupo de los insurgentes le respondió que no querían hacerle ningún daño y menos aún matarles.

La encargada del teléfono público de Labastida, mientras tanto, fracasaba en el intento de hablar con Gasteiz ya que algunas líneas habían sido voladas. Pablo Caño, el encargado de esta labor, cortó el cable que abastecía el alumbrado público en vez del cableado telefónico. Según cuentan en el pueblo, los anarquistas efectuaron varios disparos contra el edificio donde la mujer se encontraba, para intentar amedrentarla y varios proyectiles penetraron en el interior.

Enrique Díaz Landaburu, párroco de Labastida, se escapó de su casa por la parte trasera y fué hasta Berganzo para llamar por teléfono a Gasteiz para comunicar lo que estaba sucediendo. La telefonista consiguió comunicarse con el comandante de la Guardia Civil de Haro, donde Fuerzas de Asalto procedentes de Gasteiz habían asestado allí un golpe a otra revuelta, con más de 30 personas detenidas, tras diversos tiroteos por las calles de la localidad y el intento de asedio al cuartel.

Al amanecer, los anarquistas habían derribado árboles en la carretera de Labastida-Laguardia con objeto de entorpecer la llegada de las fuerzas de seguridad, pero los guardias de asalto y otras personas provenientes de Haro entraron a pie al pueblo, armas en mano. Se cruzaron algunos disparos entre estos y los revolucionarios, y finalmente, la mayor parte de estos últimos, huyeron en desbandada hacia la Sierra del Toloño. Llegando parte de ellos a la altura de Puellas y la era de la Tenereta, un buen número de guardias de asalto aparecieron por Sopalacio disparando de nuevo a discreción pero no alcanzaron a ninguno de ellos.

Muertos, heridos y detenidos

08:00 de la mañana. Más “calma” en el pueblo El secretario del Gobierno Civil en Araba, Pedro Rodríguez Llamas clausura el local del Sindicato Único. Ante lo que estaba aconteciendo también en numeroso puntos de la geografía del estado español se declara el “Estado de alarma” en la provincia.

labasfoto20 participantes en la rebelión fueron detenidos mientras que las fuerzas de seguridad se incautaban de varias bombas, cartuchos de dinamita, armas y municiones. Entre los detenidos se encontraba Agapito Vadillo -se encontraba en su casa simulando estar enfermo- o Estanislao Barredo, herido y escondido en un acervo de leña. Varios más consiguieron huir pero fueron detenidos cuando intentaban huir de la comarca. El mando del pelotón los entregó a la Guardia Civil de esa localidad y estos los enviaron a la cárcel de Gasteiz.

Hubo quien huyó hacia el monte Toloño: fueron a la Peña del Agujero, después un pequeño grupo se dirigió hacia Tabuérniga y una vez allí, algunos se dirigieron hacia Gasteiz y otros hacia Miranda. Pero también hubo quien decidió entregarse: Sergio Vadillo y Jesús González exhaustos y perdidos en el monte, decidieron hacerlo. El primero en la comisaria de Gasteiz, y el segundo en el cuartel de la Guardia Civil de Dos Caminos, Bidebieta, en Basauri.

En Miranda fueron detenidos ‘Esteban’ y Angel Manzanos. Ambos dos fueron a casa de un tío y una tía suya que tenían bajo su tutela a un joven socialista, maquinista de la Renfe, que les propuso un plan parecido al anterior, pretendiéndoles llevar hasta Irun en tren, pero cuando iban a salir de la casa la guardia civil les interceptó, habiéndose enterado en Labastida de su paradero.

Con todo, 36 personas ingresaron en prisión provincial de Álava a la espera de juicio. El sargento herido fue llevado a Vitoria y de allí al Hospital Militar de Burgos, donde fue dado de alta a finales de enero de 1934. El 11 de diciembre fue enterrado en Vitoria el guardia fallecido a consecuencia del tiroteo.

funeralgasteiz
Entierro en Gasteiz del guardia civil Pedro Garrido, muerto en los sucesos de Labastida. El coche fúnebre de color blanco, escoltado por Miñones, abre la comitiva que transita por las calles. una pintada escrita en el antepecho de una ventana reza: “No votad. Viva la FAI” (Foto: Ceferino Yanguas)

El 15 de diciembre, algunos de los detenidos fueron trasladados desde Gasteiz hasta Labastida para ser sometidos a careos y reconstruir los hechos.

Repercusión en la prensa española

Aquellas revueltas tuvieron eco en parte del estado español. Medios relataban ampliamente lo ocurrido en Labastida donde como prejuzgaba una columna de la prensa: “La propaganda y venta de periodicos como “CNT” y “Solidaridad Obrera” eran importantes”.

Los dos  únicos diarios que se imprimían en Gasteiz se ponían “en estos momentos al lado de la autoridad en la lucha que tiene empeñada”.

El diario ultra católico “Pensamiento Alavés” en su editorial del 9 de diciembre, decía que “la raíz del mal estriba en el odio y la ambición que predicaciones insensatas despiertan en los corazones; en el ejercicio de la libertad liberal que ata las manos de la autoridad y suelta todos los frenos se sujetan las pasiones humanas”.

El diario tradicionalista se asombraba de que el “comunismo libertario del campo ha asomado ya en las provincias vascongadas. Nos quedábamos muy tranquilos cuando oíamos o leíamos los relatos de lo que en Extremadura o Andalucía pasaba; la culpa era de los latifundios y el hambre del campesinado andaluz; en Euskalerria no hay latifundio ni hambre”.

Y la edición alavesa de “Euzkadi”, diario nacionalista, refiriéndose a los votos obtenidos por José Luís Oriol de Comunión Tradicionalista en las recientes elecciones, titulaba “269 votos: aquellos polvos traen estos lodos”, queriendo dar a entender que de la revuelta de Labastida tenían la culpa los tradicionalistas, que dominaban la vida política local.

Los hechos no pasaron desapercibidos en la prensa española: los diarios “La Vanguadia” o “ABC” se hicieron eco de estos sucesos durante varios días así como de los juicios posteriores.

Así como en otras revueltas anarquistas sucedió, en Labastida los bienes o miembros de la Iglesia Católica no sufrieron daño alguno, aunque según el “Pensamiento Alavés”, varios anarquistas intentaron derribar a hachazos, sin conseguirlo, la puerta de la casa de uno de los sacerdotes. El reportero del diario español republicano “La Libertad” aseguró que un sindicalista propuso pegar fuego a la casa cural, a lo que se opusieron sus compañeros, porque en ese caso, arderían también las demás casas de la manzana.

A la red contra el olvido

El 4 de diciembre, labastida1933.com tomó vida propia en la red y esta nueva dinámica llevara a cabo diferentes actos para recordar los hechos de aquel año. Será un modo, por lo tanto, de conocer mediante las nuevas tecnologías, un alzamiento muchas veces olvidado pero muy presente 84 años después.

“Las FARC del postconflicto: entre los debates y las divisiones” -Manuel Godoy García-

“Las FARC del postconflicto: entre los debates y las divisiones” -Manuel Godoy García-

Hace un par de meses, un poco más, una amiga vino a visitarme a la casa donde vivía. Había pasado casi un año desde la última vez que nos encontramos. Es una mujer de unos 38 años, de tez morena, con una trenza negra que siempre adorna su cabeza y su estilo hippie, muy de los sesenta, que camufla a una integrante de la que fue la red urbana de las FARC-EP en Bogotá.

La conocí en el 2012 en Cartagena. Ella tendría unos 32 años y yo 17. Fue en el Cabildo Nacional de Jóvenes de Colombia, donde nos reunimos alrededor de siete mil personas con el objetivo de crear una red que uniera los procesos juveniles del país e impulsara una organización que tomara la vanguardia del movimiento juvenil. En el evento, uno de los temas más discutidos fue el de presionar al nuevo gobierno de Juan Manuel Santos frente a una salida política al conflicto armado.

Sumergiéndonos en aquel proceso, nuestra amistad se fue profundizando. Nos encontrábamos en cuanto evento se hiciera en el centro del país y, poco a poco, fui conociendo a la mujer guerrera y radical que se escondía tras la imagen de una hippie calmada, que le gustaba el reggae, fumaba marihuana y tocaba la guitarra.

Un día de Enero de 2017 me contó que llevaba 15 años militando en las FARC-EP. Empezó a relatarme sus primeras aventuras en la insurgencia, cómo salían a hacer misiones, los iresy venires de sus amores, desilusiones y esperanzas…Sin buscarlo, desde aquel día, nuestras conversaciones se transformaron en verdaderas terapias para nuestra militancia. Ella hablaba de sus experiencias en la guerrilla y yo sobre las contradicciones que veía en el movimiento estudiantil. Así nos subíamos la moral.

En septiembre de este año, en una rápida visita a mi país, al calor del café y en la confianza de un hogar militante, ella se desahogó.Dijo que lo necesitaba. Es por eso que en este texto quiero reflejar parte de sus reflexiones, no para atacar a una organización política, sino para compartir con ustedes un debate que inquieta a miles de militantes en Colombia.

Para empezar, debo retroceder al 2010, cuando las redes urbanas de las FARC-EP veían con preocupación la pérdida de apoyo popular a la insurgencia tras 10 años de política antisubversiva, la más desafiante, masiva y exitosa llevada contra una guerrilla en América Latina e incluso en el mundo. Aunque en las ciudades los milicianos y miembros clandestinos, afiliados al Partido Comunista Clandestino Colombiano (PCCC) y al Movimiento Bolivariano (MB), tenían infiltradas a las principales organizaciones sociales, sindicales y populares, y habían creado un entramado como vía para el trabajo político abierto y como filtro para la búsqueda de nuevos cuadros o militantes, la misión de buscar un respaldo popular mayoritario era sumamente difícil, por no decir que imposible.

Álvaro Uribe se había ido de la presidencia como un líder simpático, de pulso firme y de métodos poco convencionales. Una buena parte de la población colombiana apoyaba ciegamente su labor. Masas de empobrecidos y embrutecidos defendían a capa y espada al “doctor Uribe” por su batalla contra “el terrorismo” y le agradecían sus programas de caridad social con los cuales accedían a subsidios absurdos, el 20% de un salario mínimo. Igualmente, la clase media y alta veían en este personaje la llave que les abriría el camino hacia el éxito, pues, con su confianza inversionista las garantías laborales fueron aplastadas por la flexibilización laboral y la actividad sindical mermaba a causa de la persecución paramilitar y judicial.

Sin embargo, el principal motor del régimen dictatorial radicaba en la manipulación descarada de la conciencia colectiva del pueblo y la cacería de brujas contra la izquierda. Día tras día, por más de una década, los canales de televisión fabricaban noticias o las tergiversaban para hacer creer que los guerrilleros eran una banda de criminales sin ningún motivo político, que sus ideales, si alguna vez los tuvieron, se habían perdido con la degeneración de su actuar. La prensa publicabafrenéticamente cuestionables reportajes sobre la crueldad de los comandantes, mostrando su supuesto vicio por la violación sexual de las guerrilleras, o su sevicia con atentados tan escabrosos como el de colocar un collar bomba, entre muchas cosas más, que poco a poco le quitaron el respaldo de las masas y convirtieron a la insurgencia en la verdadera encarnación de Satanás.

Asimismo, quienes osaban por no creer en el discurso oficial eran encarcelados o asesinados sin ningún reparo, llegando a ser víctimas hasta reconocidas figuras académicas que por su postura crítica ante el gobierno y su afinidad al pensamiento fariano (de las FARC-EP) eran condenados a las mazmorras del régimen. Del mismo modo, las cabezas de las organizaciones campesinas eran asesinadas por el mero hecho de convivir en paz con la guerrilla.

Para el 2012, la orientación que recibió la militancia clandestina era la de crear nuevas organizaciones sociales y permear las afines al pensamiento subversivo, ello con la intención de buscar nuevos espacios donde la guerrilla pudiera tener un reconocimiento político. Además, se reconoció la necesidad de tomar posturas más heterodoxas, iniciadas con el planteamiento policlasista del MB, que permitiera un radio de acción más amplio y actualizar el discurso con elementos atractivos para la juventud, como por ejemplo, el masivo movimiento latinoamericano que estaba construyendo nuevas alternativas socialistas en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina, etc. De esta forma, la iniciativa de Marcha Patriótica fue vista con interés, por su postura socialista,  impulsando su fortalecimiento con el objetivo de oxigenar el trabajo de masas de las FARC-EP.

A finales del 2012, se dio a conocer la gran noticia de una nueva mesa de diálogo entre la insurgencia y el Estado colombiano, un hecho que alteró por completo el camino de la militancia clandestina. De ahí en adelante, su principal función sería la de fortalecer sus organizaciones abiertas, siendo más amplios, permeando al máximo el creciente movimiento social e impulsando un llamamiento nacional por la salida política al conflicto. Aquellas épocas de enfrentamiento hacia todo lo que no fuera revolucionario quedaban atrás, cualquier formación que apoyara la paz tenía que ser bienvenida, ya se politizaría en su momento, pero lo imprescindible era presionar al gobierno nacional para que firmase un acuerdo de paz, uno que permitiera la apertura democrática en el país.

Como evidencia de dicha estrategia están, por un lado, el 9 de abril del 2013,cuando se agolparon un millón de personas en Bogotá para exigir la paz, y por otro, el paro campesino del mismo año, que bloqueó el territorio nacional por más de un mes bajo el lema de una reforma agraria como base de la paz con justicia social.

Mientras tanto, La Habana se convirtió en un centro de encuentros, paralelo a la mesa de diálogos, entre los principales comandantes de las FARC-EP y distintos representantes de los partidos de izquierda de todo el mundo. La guerrilla más antigua de Latinoamérica, la misma que 20 años después de la caída de la URSS seguía bebiendo del marxismo-leninismo ortodoxo, quería ahora alimentarse de otras experiencias con mayor éxito en otros países. Así, los cuadros insurgentes pasaban horas y horas en encuentros con partidos como Podemos, PSOE, PCE, FMLN, PSUV, o FSLN, entre otros, escuchando atentamente sus estrategias para llegar al poder  por medio de las elecciones.

En Colombia, los campamentos más seguros también se convirtieron en puntos de reunión con sectores políticos de la izquierda moderada: representantes de partidos, académicos, parlamentarios, sindicalistas, curas progresistas, y hasta socialdemócratas liberales fueron a parar a la selva para hablar de cómo se podía llegar a hacer revolución sin armas, sin violencia, ajustándose a la democracia burguesa. “Son otros tiempos”, decían.

Pero tanta amplitud no fue gratuita. Un debate empezó a surgir en el interior de las FARC-EP y su cohesión ideológica dio muestras de fractura. Del  mismo modo, en el movimiento juvenil se dudaba de mantener el marxismo-leninismo como base teórica de la práctica revolucionaria. Para el 2015, en la constitución de Juventud Rebelde, la comisión política se sumergió en una interminable discusión sobre renunciar las tesis comunistas para abrazar otras formas de hacer revolución, formas actualizadas y menos estigmatizadas.

En Bogotá, las células clandestinas se arrancaban los pelos viendo el panorama. No sabían qué hacer, la dirección guerrillera pedía mayor amplitud (más pragmatismo) y las divisiones ya existentes se hicieron cada vez más graves, aunque al final todo era solucionado con la unidad que mantenían las orientaciones verticales y obligatorias derivadas de las decisiones tomadas por la comandancia en la selva o en Cuba.

Sin lugar a dudas, las armas mantuvieron a las FARC-EP unidas. La disciplina partidaria y la verticalidad del movimiento impedían que las discusiones existentes en la base afectaran al camino trazado. Se pensaba que cuando se firmara un acuerdo de paz, ya sin los fusiles, el debate iba a alimentar la militancia. Asimismo, en las reuniones de células se recordaba la importancia de la crítica y autocrítica, era imposible pensar que 50 años de experiencia política se desmoronaran con dejar a un lado las pistolas. Todo iba bien hasta que los contenedores se llevaron las armas, el ejército empezó a cuidar los campamentos, el sedentarismo dio más tiempo libre y en las ciudades, las redes urbanas se empezaron a conocer más y se sentaron de tú a tú con la comandancia.

En el 2017, la incertidumbre ya había embargado a la mayoría de la militancia. La moderación del discurso oficial de las FARC-EP preocupaba a la base y el incremento de la violencia contra el movimiento popular, asesinatos y encarcelamientos, daba la primera alerta de una ofensiva contrarrevolucionaria en el país. En abril del mismo año, se empezó a rotar un documento interno conocido con el pomposo nombre de “Las Tesis de Abril”, donde retomando el texto de Lenin ordenaban a las células reunirse para discutir los principios que darían la base teórica  al futuro partido legal de las FARC-EP.

Las páginas de aquel manifiesto aclaraban muchas dudas y daban por terminadas las especulaciones de desviaciones ideológicas. Allí el marxismo-leninismo se mantenía como fuente principal de su práctica revolucionaria, se seguía con los ideales bolivarianos de integración latinoamericana y se reafirmaba el objetivo final de la toma del poder por parte de la alianza obrero-campesina, como única forma de derrocar al sistema capitalista y fundar así un socialismo a la vieja ultranza.

Los días fueron transcurriendo bajo una mayor calma, todas las redes urbanas dirigieron su trabajo a llevar a la sociedad civil a los campamentos, donde se encontraban los ya ex-guerrilleros. Cada semana salían de las ciudades buses hacia la selva, la montaña o la sábana para llevar a estudiantes, profesores, campesinos, religiosos, fundaciones, juventudes de diversa índole, etc., para que conocieran cómo se vivía en la guerrilla, que compartieran con los antiguos combatientes y apoyaran la implementación del acuerdo, e implícitamente, recuperar el reconocimiento como un movimiento político y así despojarse de la falsa imagen que crearon los medios de comunicación en su afán carrera de estigmatización.

Lamentablemente aquella alegría y euforia con la que trabajaba la militancia por recuperar el respaldo popular, cuyos resultados estaban siendo positivos, se vio interrumpida por un hecho que aun hoy es poco claro. En el congreso constitutivo del nuevo partido dos fuerzas emergieron de la calma. Por un lado, un sector moderado proponía dar un cambio drástico al movimiento guerrillero. Éste era liderado por Timoleón Jiménez, quien puso en la mesa que el nombre el partido podría ser “Nueva Colombia” y sus mandos más cercanos (Pablo Catatumbo y Carlos A. Lozada) encendían el debate de la renuncia estratégica al marxismo-leninismo, argumentado que de esa forma, más gente se podía afiliar al partido, personas que en el proceso se iban a politizar y que, tras un crecimiento cuantitativo, se recuperaría la pegatina leninista y marxista, pues, en la realidad, no iban a dejar de practicarlo.

Por otro lado, el sector liderado por Iván Márquez, proponía mantener el nombre de FARC, con un ligero cambio del significado de las siglas, para así mantener vivo el legado de la guerrilla. Mientras tanto, su fiel escudero Jesún Santrich defendía el marxismo-leninismo como pieza fundamental en la práctica revolucionaria y recordanba que renunciar a ella sería un grave atentado al movimiento comunista internacional. Sin embargo, en medio de un ambiente de conspiración (moviendo fichas como en una partida de ajedrez) el Congreso del Partido aprobó una solución salomónica: el nuevo nombre sería FARC y el marxismo-leninismo sería guardado en la mesita de noche. De cara al público manejarían un discurso moderado, casi de corte socialdemócrata, con el que atraerían a las masas trabajadoras y a la clase media que por un temor (fundado por los medios de comunicación) no se atrevían a apoyar un programa de izquierdas. Así pues, se daba inicio a la situación actual de división de la FARC, con tres sectores en disputa: los desertores armados, los oficialistas y la potencial disidencia política. Profundizaré sobre ello en un próximo texto.

 

Zer gertatu da Korrikako abestiarekin? Zergatik hainbeste zalaparta?

Zer gertatu da Korrikako abestiarekin? Zergatik hainbeste zalaparta?

Korrikari erreparatu dio Arrosa Sareako irratiek elkarlanean ekoiztutako Zebrabidea magazinak. Zehazki, aurtengo Korrikako abestiari. Joan den ostegunean aurkeztu zen, eta Euskal Herrian zalaparta handia sortu du. Herritarrek egindako hainbat kritikaren inguruan hausnartu dute Hala Bediko Jon Altzarekin.

Birjabetze kolektiboa sortu da “lapurtu diguten guztia berreskuratzeko”

Birjabetze kolektiboa sortu da “lapurtu diguten guztia berreskuratzeko”

Okupazio Bulegoaren proiektua aurkeztu dute, etxebizitza beharrari kolektiboki erantzuteko. Esparru sozial berrietara zabaldu eta elkartasun sare bat osatzeko helburua du Birjabetze Kolektiboak.

Birjabetze kolektiboa sortu da Gasteizen, kapitalarekiko menpekotasunari modu kolektiboan erantzuteko asmoarekin. Birjabetzea aipatzen dute, “lapurtu diguten guztia berreskuratzeko helburua dugulako”, eta kolektiboa da, antolatuta daudelako, eta “edozein alternatiba indibidualistaren aurrean, elkartasuna gure praktikaren erdigunean kokatzen dugulako”.

Harremantzeko forma berriak garatu ahal izateko baldintzak sortzea dute helburu, kapitalaren dominazioa suntsitu eta gainditzeko asmoarekin. Jabetza kolektiboaren aldeko apustua egiten dute, eta inguru militantetik kanpoko jendearengana hurbiltzeko beharra azpimarratu dute. Beren helburuek asistentzialismoan erortzeko daukaten arriskuaz jakitun, ahalduntze kolektiboa sustatuko dute. “Instituzioen hutsuneak betetzea ez da gure eginkizuna, ezta eskubide soilen aldarrikapena egitea ere; gure egitekoa, beraz, bizitzaren sostengurako behar ditugun elementuak autoantolakuntzaren eta autogestioaren bitartez bermatzea da”.

Elkartasun sare hau garatzen hasteko lehen pausoak Okupazio Bulegoaren bidez emango dituztela jakinarazi dute. Jabetza pribatuaren birjabetze kolektiborako, jakintza tekniko eta juridikoak partekatu eta elkartasun ekonomiko-materialetik abiatuko dira. Hala, babesa eskaini diete etxe baten beharra kolektiboki landu nahi duten guztiei.

Okupazio Bulegoaren helburuetako bat, normalean iristen ez diren esparru sozialetan okupazioa zabaltzea da, bizi baldintzak modu errealean hobetu eta ahalduntzeko. Bizitzako beharrizanak komunalki aseko dituen elkartasun azpiegitura bat sortu nahi dute, kasu honetan etxebizitzatik hasita. Zapalduon arteko elkartasun politikoa eraikitzea ezinbestekotzat jo dute, eta batasuna aldarrikatu dute kapitala suntsitu ahal izateko.

Komunikatu osoa hemen:

Kaixo lagun!

Testu honen bitartez, Gasteizko herri mugimenduko eragile ezberdinei Birjabetze Kolektiboaren sorreraren berri eman nahi dizuegu, borroka kide zareten guzti horiei gure helburuak azalduz.

Birjabetzeaz hitz egiten dugu, lapurtu diguten guztia berreskuratzeko helburua dugulako. Kapitalak eta bere morroiek gure bizitzen gainean kontrol osoa ezartzen saiatzen dira: gure nahiak, balioak eta denbora esklabotza asalariatuak eta etengabeko gainbalio ekoizpenak eskatzen duen bizimodura lerratuz. Guk, aldiz, dominazio hau suntsitu eta gainditzeko beharrezkoak diren harremantze formak eraikitzeko baldintzak sortu nahi ditugu; espropiazioaren bitartez gure denbora okupatuz, borroka komunitatea eraikiz eta iraultzaren beharra eta gaurkotasunaren ideiak zabalduz.

Kolektiboaz mintzo gara, antolatuta gaudelako, edozein alternatiba indibidualistaren aurrean, elkartasuna gure praktikaren erdigunean kokatzen dugulako. Hau aurrera eramateko, jabetza kolektiboaren ideia defendatzen dugu, berreskuratutako espazio eta baliabideen erabilera zein kudeaketa kolektiboki erabakitzen dugulako. Ez hori bakarrik, praktika hau gure inguru militantetik haratago eraman nahi dugu, modu honetan, indar eta gaitasun kolektiboan aurrerapauso bat emanez. Jakin badakigu, gure helburuek asistentzialismoan jausteko arriskua dutela, baina honen aurrean ahalduntze indibidual eta, batez ere, kolektiboa bultzatuko duten espazio zein antolakuntza eta partehartze formak sortu nahi ditugu. Instituzioen hutsuneak betetzea ez da gure eginkizuna, ezta eskubide soilen aldarrikapena egitea ere; gure egitekoa, beraz, bizitzaren sostengurako behar ditugun elementuak autoantolakuntzaren eta autogestioaren bitartez bermatzea da.

Azkeneko urteetako ikasketa eta bizipenetatik abiatuz, okupazioaren praktikan zentratzea erabaki dugu; praktika honen sozializazioa sektore zabalago batean bultzatuz eta kolektibizatutako espazio ororen defentsa gaitasunean aurrerapausoak emanez. Honetarako, Okupazio Bulegoa martxan jarriko dugu, jabetza pribatuaren birjabetze kolektiborako jakintza tekniko zein juridikoak partekatzeko eta elkartasun ekonomiko-materialetik abiatuz, etxe baten beharra duen eta kolektiboki lan egiteko prest dagoen edonori gure babesa eskaintzeko. Izan ere, krisi kapitalistaren testuinguruan, okupazioaren tresna inoiz baino beharrezkoagoa bilakatu da. Langileriaren bizi baldintzak etengabe okertzen doaz eta populazioaren parte handi batek ez du sistema kapitalistaren barruan bizitza aurrera eramateko aukerarik: etorkinak, gazteak, emakume langileak, dependentzia maila altuko pertsonak edota langile proletarizatuenak. Gainera, zentro inperialistan kokatzen den Gasteiz bezalako hiri batean, kapitalaren berregituratzeak bere forma propioak hartzen ditu: etxebizitza merkatuan eta kontrol sozialean oinarritutako hirigintzan, tertziarizazioan, erdialdetik gertu dauden auzo langileen gentrifikazioan … Bestalde, okupazioaren erabilera masibo baterako aukerak ere irekitzen ditu krisiak: kapitalisten esku daude jabetzen gehiengo zabala baina milaka etxebizitza, lokal eta zenbait auzo ere hutsik dituzte, merkatutik kanpo eta desjabetuon eskuetara pasatzeko prest.

Aipatu dugun moduan, okupazioa tresna bat da guretzeko. Jende asko, behar materialek bultzatua batu daiteke bere erabilerara, baina honetaz baliatu beharko gara borroka komunitatea indartzeko, beharrizan batengatik batu gaituen horrek elkartasun politiko bat eraikitzera eraman gaitzan.

Honengatik guztiarengatik, hiru helburu nagusi hauek egozten dizkiogu gure praktikari:

Normalean ailegatzen ez garen esparru sozialetara okupazioa zabaltzea, bizi baldintzak modu erreal batean hobetzeko, ahalduntzeko eta elkarrekin kapitalaren aurka borrokatzeko aukera errealak sortuz.

Sistema kapitalistarengatik zapalduak garenok interes komunitate bat osatzen dugularen ideiatik abiatuz, gure bizitzako beharrizanak komunalki asetuko dituen elkartasun azpiegitura bat sortu nahi dugu, etxebizitzatik hasita.

Oinarrizko elkartasun hau borrokarako antzua izango da, epe ertainean, zapalduon arteko elkartasun politiko bat eraikitzen ez badugu. Izan ere, elkartasunaren bi esfera hauen batasuna da guk klase elkartasun bezala ulertzen duguna, hau da, kapitala suntsitzeko eta gure proiektu politikoa aurrera eramateko bidea.

Gaurdanik, martxan gara! Irrikaz, hamarkadetako esperientzien irakaspenez lagunduta, amorruz, aurrera goaz; iraultza sozialaren bidean, birjabetu gaitezen!

Gasteizen, 2018ko abenduaren 3an.

Mediante este texto, queremos dar a conocer la creación de Birjabetze Kolektiboa (Colectivo de Reapropiación Colectiva) y explicar nuestros objetivos a todas aquellas a las que son hoy compañeras de lucha.

Hablamos de reapropiación, porque tenemos como objetivo recuperar todo lo que nos han robado. El capital y sus secuaces intentan ejercer un control absoluto sobre nuestras vidas, haciendo que nuestros deseos y voluntades, nuestro tiempo y nuestros valores vayan siempre de la mano de las exigencias de la esclavitud asalariada y la insaciable producción de plusvalía. Nosotras, en cambio, queremos crear las condiciones que posibiliten la construcción de las formas sociales necesarias para destruir y superar esta dominación; okupando nuestro tiempo a través de la expropiación, tejiendo una comunidad de lucha y difundiendo la idea de que la revolución es necesaria y actual.

Decimos colectiva, porque estamos organizadas y frente a cualquier alternativa individualista, situamos la solidaridad en el centro de nuestra práctica. Por eso, defendemos la idea de propiedad colectiva, siendo colectivas tanto la gestión como la toma de decisiones sobre los espacios y medios que hemos recuperado. Además, queremos extender esta práctica más allá de nuestros círculos militantes, adquiriendo, de este modo, una mayor fuerza y capacidad colectiva. Sabemos que este propósito encierra el peligro de caer en el asistencialismo, frente al que proponemos la creación de espacios y de formas de organización que impulsen el empoderamiento a nivel individual y sobre todo colectivo. Nuestra función no es llenar ningún vacío institucional, ni tampoco la simple reivindicación de derechos; nuestra tarea, por lo tanto, será garantizar, mediante la autoorganización y la autogestión, todos aquellos elementos necesarios para sostener la vida.

Partiendo del aprendizaje y las vivencias de los últimos años, hemos decidido centrarnos en la práctica de la okupación; impulsando la socialización de esta práctica y avanzando en la capacidad de defensa de todo espacio colectivizado. Por eso, vamos a poner en marcha la Oficina de Okupación, compartiendo nuestros conocimientos técnicos y jurídicos para la reapropiación colectiva de la propiedad privada, partiendo de la solidaridad de clase. De hecho, la herramienta de la okupación es más necesaria que nunca en el contexto de la crisis capitalista; las condiciones materiales de las trabajadoras son cada vez peores y una gran parte de la población no tiene posibilidad alguna de llevar adelante su vida dentro del sistema capitalista: inmigrantes, jóvenes, mujeres trabajadoras, personas con un nivel alto de dependencia o las trabajadoras más proletarizadas. Además, en una ciudad situada en el centro imperialista como es Vitoria-Gasteiz, la reestructuración capitalista adopta formas particulares: con un urbanismo basado en el mercado de la vivienda y en el control social, terciarización, gentrificación de los barrios populares cercanos al centro… Por otro lado, la crisis también brinda la oportunidad de un uso masivo de la okupación La gran mayoría de las propiedades están en manos de los capitalistas, que poseen miles de viviendas y locales e incluso varios barrios enteros vacíos, sin mercado y preparados para pasar a manos de las desposeidas.

Como hemos dicho, la ocupación es una herramienta para nosotras. Hay mucha gente que la utilizará por una necesidad material, pero debemos aprovechar esto para reforzar la comunidad de lucha, para que aquello que nos ha unido por una necesidad material nos lleve a construir una solidaridad política.

Por todo esto, nuestros objetivos son los siguientes:

La socialización de la okupación a estratos sociales a los que normalmente no llegamos, viendo la okuapcion como una opción real de mejorar nuestras condiciones de vida, empoderarnos y luchar conjuntamente contra el capital.

Desde la convicción de ser parte de una comunidad de intereses compartidos con todas las oprimidas por el sistema capitalista, queremos crear una infraestructura de solidaridad material que cubra comunalmente las necesidades vitales, comenzando por la vivienda.

Esta solidaridad básica sería inútil si no creamos, a medio plazo, una solidaridad política entre todas las oprimidas. De hecho, entendemos como solidaridad de clase la unión de estas dos esferas de la solidaridad, la única forma de destruir el capital y llevar adelante nuestro proyecto político.

¡Desde hoy, nos ponemos en marcha! Ilusionadas, curtidas gracias a las prácticas de décadas atrás, ansiosas… Vamos hacia adelante. ¡En el camino hacia la revolución social, reapropiémonos!

En Gasteiz, el 3 de diciembre de 2018.

Abenduaren 5ean irekiko dute herri-denda, inoiz baino kolektibo gehiagorekin

Abenduaren 5ean irekiko dute herri-denda, inoiz baino kolektibo gehiagorekin

Abenduaren 5ean irekiko ditu ateak Herri Mugimenduko 15 eragilek osatuko duten herri-denda. Kutxi kaleko 71. zenbakian kokatuta egongo den txokoa hilabete batez egongo da irekita.

Urtero legez, Gabonetako datak hurbiltzen diren heinean, Herri Mugimenduko eragile ezberdinen artean herri-denda irekitzen dute hilabete batez. Bertan, kolektibo ezberdinek euren materiala jartzen dute salgai, beste sorpresa askorekin batera.

Aurten, nobedade moduan, inoiz baino eragile gehiago egongo dira Kutxi kaleko 71. zenbakian. Orotara, 15 izango dira materiala jarriko duten eragileak: Etxerat, GES, Bilgune Feminista, Hala Bedi, Gaztetxea, Askapena, Ongi Etorri Errefuxiatuak, Auzolana Pilotalekua, Berriztu, Ernai, Harrera, Errekaleor, Sortu, Presoen Lagunak eta AHT Gelditu.

Abenduaren 5etik urtarrilaren 6ra irekita egongo den txoko honetan, ohitura bilakatu den tonbolan parte hartzeko aukera egongo da. Eta, aurreko urtean egin bezala, urtarrilaren 6an etxe ezberdinetara eramango duten errege-opila erreserbatzeko aukera egongo da: txikia, ertaina eta handia.

Ordutegiari dagokionez, egunaren arabera ezberdina izango da:

  • Astelehenetik ostiralera: 17:00-22:00.
  • Larunbat eta igandetan: 12:00-15:00 eta 17:00-22:00.
  • Abenduaren 24an eta 31n egun osoa egongo da irekita, etenik gabe.

Inaugurazio ekitaldia, abenduaren 5ean bertan izango da, asteazkenean, 20:00etan.

 

 

El juez recusado del Caso Cabacas, juzgado por la vía penal en Gasteiz

El juez recusado del Caso Cabacas, juzgado por la vía penal en Gasteiz

Alfonso González Guija, juez que absolvió a los Guardias Civiles acusados de torturar a Sandra Barrenetxea y que fue condecorado por la Ertzaintza y la Guardia Civil, dio positivo en Altube con una tasa de alcohol de 0,87 miligramos por litro. Este juez iba a ser en un principio el presidente del tribunal que juzgó a los Ertzainas del Caso Cabacas.

Sorpresa en la Audiencia Provincial de Araba. Un juicio de lo más llamativo se llevará a cabo el próximo lunes en los juzgados gasteiztarras ya que, esta vez, será un famoso juez el que se tendrá que sentar  en el banquillo de los acusados. Lo tendría que haber hecho el pasado viernes 30 de noviembre, pero finalmente ha sido pospuesto hasta el lunes 3 de diciembre.

Fue la semana pasada cuando la Ertzaintza paraba un coche en el puerto de Altube, en Araba, dentro de un control rutinario de alcoholemia. ¿Quién estaba dentro de ese coche? Alfonso González Guija, el juez recusado del Caso Cabacas. El control, no dejaba lugar a dudas: daba positivo en alcohol con una cifra de 0,87 miligramos por litro.

Los agentes estaban ante una cifra muy superior a la permitida, tanto que por encima de 0,60 miligramos por litro se considera un delito penado con penas de cárcel. En principio, el juez no podrá evitar la pena de prisión en la sesión del próximo lunes ya que estas cantidades son penadas con prisión entre 3 y 6 meses.

Un juez condecorado… Y recusado

Alfonso González Guija es un juez conocido en la Audiencia de Bizkaia. Además de ser juez decano entre 2002 y 2014, fue condecorado por la Ertzaintza y la Guardia Civil en 2016.

En junio de ese mismo año, la Consejería de Seguridad del Gobierno Vasco le distinguió por “su decisiva colaboración con la Ertzaintza”.

Fue en septiembre de 2016 cuando fue condecorado con la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil con distintivo blanco por “colaborar espontánea y generosamente al logro de las misiones de la Guardia Civil”. Casualidades de la vida, fue el juez encargado de juzgar a los 4 agentes del mismo cuerpo por torturas a Sandra Barrenetxea. No hubo sorpresas, y a pesar de las duras declaraciones de Barrenetxea, fueron absueltos. Entre las perlas del juez para justificar la absolución estaban estas declaraciones: “Si Barrenetxea hubiese sido desnudada durante el traslado Bilbo-Madrid algún camionero lo habría visto desde su cabina”.

El juez que no pudo presidir el Caso Cabacas

Alfonso González Guija iba a juzgar, en un principio, a los Ertzainas acusados de acabar con la vida de Iñigo Cabas en 2012. Sin embargo, el 7 de marzo de 2018, a medio año del comienzo del juicio, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Bizkaia comunicó un cambio en el tribunal. Este juez, que figuraba como presidente, dejaba de ser parte de dicho tribunal. La abogada de la familia Cabacas había presentado un incidente de abstención y recusación de este juez y fue aceptada. La Audiencia Provincial de Bizkaia habló entonces de un “error” y Alfonso González Guija no presidió dicho tribunal que acabo condenando el pasado  jueves a un solo agente, que ya está jubilado y que no deberá entrar en prisión.

La memoria inclusiva, arropada por la voluntad popular

La memoria inclusiva, arropada por la voluntad popular

Manos, personas, frases, una pancarta de 100 metros, diez artistas, una iglesia… La iglesia de San Francisco de Asís, más conocida como la iglesia del 3 de Marzo, ha sido rodeada la mañana del 1 de diciembre en la primera movilización de Memoria Gara para pedir que el antiguo templo se convierta en un centro de memoria y Derechos Humanos.

Casi dos meses después de la presentación de Memoria Gara, una iniciativa plural y compuesta por personas de diferentes ámbitos que pretende convertir la iglesia del 3 de Marzo en un centro de Memoria y Derechos Humanos, el Obispo de Gasteiz y la Diócesis han mostrado su rechazo a mantener un encuentro con las representantes.

La iniciativa, sin embargo, no cesa en su empeño de conseguir un espacio para “una memoria inclusiva y actividades vinculadas a impulsar una cultura en defensa de los Derechos Humanos” y el 1 de diciembre han salido a la calle con el apoyo de cientos de vecinas en la primera movilización llevada a cabo desde su creación.

Desde las 12:00, alrededor de la iglesia se ha podido ver una pancarta de más de 100 metros creada por 10 artistas locales –Txaro Arrazola, Javier Hernández Landazabal, Karen Warner, Alex Fernandez, Juan Pablo Álvarez, Merino, Mintxo, David Tavares, Eva Mena, Zirika y Verónica Werckmister– en la que se podían leer frases de la Declaración Universal de los DDHH sin terminar de redactar. Las personas que se han acercado, han rellenado dichas frases con la petición que han visto conveniente: Cambiar el mundo, Gu aurretik borrokatu zutenen eredua jarraituz auzo boterea eraiki, Herriak ez du barkatuko, Inor ez da inor baino gehiago, Power to the people, Errespetua

A las 13:00 horas ha sido el punto fuerte, ya que se ha rodeado la iglesia dando a conocer la “voluntad de la sociedad gasteiztarra de que esta iglesia sea un memorial inclusivo”. En dos columnas capitaneadas por artistas se han tardado pocos minutos en hacer el recorrido de la emblemática iglesia acompañadas por los mensajes de verdad, justicia y reparación. El reto, lo han logrado con creces y una traca final de petardos ha dado buena fe de ello. Una vez terminado el acto, la iglesia ha continuado cerrada, pero los mensajes plasmados a su alrededor han sido retirados por Memoria Gara para poder utilizarlos cuando sea necesario.

Además de recoger firmas, el 1 de diciembre se rodeará la iglesia en una movilización “original, artística y participativa”

Además, tras la recogida de más de 2.000 firmas en la plataforma change.org, en los alrededores de la iglesia ha habido la opción de firmar más peticiones, esta vez, de forma presencial. Cabe recordar que un total de nueve sindicatos mostraron su respaldo a esta iniciativa plural y un total de 50 vecinos y vecinas de Gasteiz de gran prestigio como puede ser el alcalde José Ángel Cuerda, Unax Ugalde, Nekane Jurado o Blanca Urgell firmaron un manifiesto en el que creían que “hay que impulsar esta reivindicación desde un movimiento social amplio que demuestre lo que creemos es un sentir mayoritario en la ciudad”..

Con el respaldo de la sociedad gasteiztarra

“Lamentamos profundamente que una institución como la Diócesis niegue a una iniciativa popular y plural como la nuestra un encuentro para explicar sus objetivos e intentar buscar soluciones a una reclamación justa que cuenta con el respaldo de una amplia mayoría social“, explican desde Memoria Gara.

Y no es para menos, ya que en 2014 la emblemática parroquia cerró sus puertas, manteniendo otras dos en este barrio. Ahora, acoge la exposición de belenes de la Fundación San Francisco de Asís, inaugurada en diciembre de 2017 y abierta al público durante unas pocas semanas.

Sin embargo, la memoria histórica ha unido para siempre la iglesia de San Francisco de Asis al 3 de Marzo de 1976 y, con ella, a las permanentes y todavía no logradas reivindicaciones de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. “El 3 de marzo de 1976 está grabado con sangre en esta ciudad y por ello, se pide que el templo de San Francisco acoja un proyecto relacionado con la memoria de las víctimas de la masacre y que, a su vez, sirva para desarrollar otras políticas de memoria y derechos humanos”.

“Klik!” -Maiteder Sasieta Murua-

“Klik!” -Maiteder Sasieta Murua-

Hilabetetako prestakuntza lanaren ostean iritsi zen halako batean azaroaren 23a. Ostiral horretan festatxo bat egin genuen Agurainen, eta larunbata izan zen antolakuntza taldekoengandik urrundu eta nire kasa ibiltzeko lehen eguna. Kinto bazkaria! Parrandaprest azaldu ginen eguerdiko ordu batetako gure zitara, baina baita ahobizi eta belarriprest ere.

Gure koadrilan aspaldi egin genuen euskaraz funtzionatzeko hautua, eta orain oso arraroa egiten zaigu gaztelaniaz egitea, baina tamalez ez da beti horrela izan. Eskola garaian ez zen horrela eta gaztelaniaz komunikatzen ginen klase-kide horiekin egin genuen topo bazkarian, eta baita beste ikastetxeetan A ereduan ikasitakoekin ere. Aspaldian elkarrekin hitz egin gabekoak asko, eta azkena egin genuenean gaztelaniaz arituak gehienak.

Baina azaroaren 24an zerbait berezia sumatzen zen. Txapa paparrean genuela azaldu ginen asko eta kontzienteki hartutako erabakiari men eginez euskaraz ekin genion egunari. Eguerdiko poteoan beste koadrila batzuk eta zientoka Aguraindar txaparekin ikustea ere benetan polita zen; giro magikoa, berezia, eta nola edo hala eutsi beharrekoa.

Eguna aurrera joan ahala geroz eta normalagoa egiten zitzaigun euskaraz aritze hori, eta bekaturen bat edo beste tartean egon arren… Gure taldean ariketa sozialak arrakasta izan zuela ezin ukatu!! Euskaraz egin genuen hurrengo egunean washappean bazkariaren balorazioa, eta horren ondo pasa genuen… hurrena kalean elkar ikusten dugunean ere euskaraz antolatuko dugula datorren urteko kinto bazkaria.

2016an Agurain 75 ordu Euskarazi buruzko artikulu batean irakurri nuena asko gustatu zitzaidan: orain arte inplizituki sumatzen zen euskararen aldeko jarrera esplizitu bilakatu da egunotan. Bi urteren ondoren horrela jarraitzen du, mugarri izan ziren egun horiek gure buruan klik! egin eta ohiturak aldatzen hasteko, eta mugarri izango da Euskaraldia ere ohiturak aldatzen jarraitzeko. Klik!

“1 de diciembre, Día Mundial de lucha contra el SIDA” -Sidálava-

“1 de diciembre, Día Mundial de lucha contra el SIDA” -Sidálava-

“Conoce tu estado” es el lema de este año del Día Mundial de lucha contra el Sida, cuyo 30 aniversario se celebrará este día 1 de diciembre. Haciendo nuestro este lema mundial y acercándolo a lo más local, lo unimos además a nuestro lema: Yo también soy positiv@ – Ni ere positiboa naiz.

Desde la aparición del VIH, se han hecho importantes progresos en la respuesta al SIDA. Los avances científicos en el diagnóstico y tratamiento de la infección por VIH han marcado un hito en la historia de la medicina, que si bien no ha conseguido de momento encontrar la curación, sí que ha permitido que las personas con VIH en tratamiento tengan una calidad y esperanza de vida similar al resto de la población. No obstante, y tal y como muestra el último informe de ONUSIDA, aún queda mucho camino que recorrer, y dicho camino pasa por llegar a las personas que viven con el VIH y no conocen su estado y por garantizar que tengan acceso a servicios de asistencia y prevención de calidad.

Desafortunadamente, numerosos obstáculos siguen dificultando el acceso a las pruebas del VIH: el estigma y la discriminación disuaden a las personas de realizarse las pruebas. El estigma tiene su raíz en el miedo al VIH. Los prejuicios que se instauraron en los primeros años de la epidemia siguen presentes en nuestra sociedad. La discriminación y la ignorancia persisten y el estigma hace que muchas personas con VIH sigan viviendo su realidad desde la soledad y la ocultación. La discriminación no es un ente abstracto. Es una realidad concreta que sigue afectando a día de hoy a las vidas de ciudadanos y ciudadanas de este país, que limita el ejercicio de sus derechos y el acceso a servicios y prestaciones. Todavía existen en el mundo cerca de sesenta países con restricciones de entrada para las personas con VIH; pese a la nueva legislación que lo prohíbe seguimos siendo testigos de la denegación en la contratación de seguros de vida lo que impide el acceso a una hipoteca; las personas con VIH siguen sin poder acceder a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado; la errónea catalogación del VIH como enfermedad infecto contagiosa sigue teniendo efectos perversos y nos seguimos enfrentado a situaciones de denegación de acceso a prestaciones como residencias para mayores. Además, el miedo a la discriminación sigue siendo una barrera importante a la hora de implementar medidas preventivas y en el diagnóstico temprano del VIH.

El diagnóstico temprano mediante la prueba del VIH es fundamental para ampliar el tratamiento y asegurar a las personas que viven con el VIH la posibilidad de llevar vidas saludables. También es fundamental alcanzar los objetivos 90-90-90 (que el 90% de las personas sepan su estado serológico, que el 90% estén en tratamiento y que el 90% consigan carga viral indetectable) y empoderar a las personas para que tengan capacidad de decisión en relación a la prevención del VIH, de modo que puedan protegerse tanto a sí mismas como a las personas con las que se relacionan. Está demostrado que las personas que viven con VIH con carga viral indetectable NO transmiten el virus a sus parejas sexuales. Por lo tanto insistimos en la importancia de conocer el estado serológico mediante la prueba de VIH y empezar el tratamiento antirretroviral para conseguir la indetectabilidad y su consiguiente intransmisibilidad. O lo que es lo mismo; INDETECTABLE = INTRANSMISIBLE.

La buena noticia es que en nuestro entorno hay muchas maneras de tener acceso a la pruebas del VIH. Las pruebas anónimas, gratuitas y confidenciales que realizamos en la Comisión Ciudadana Anti-SIDA de Álava, las farmacias, Osakidetza así como las pruebas de autodiagnóstico, están contribuyendo a que las personas conozcan su estado serológico. 

Existen otros muchos retos que abordar; la profilaxis pre-exposición, los problemas de salud relacionados con el envejecimiento de las personas con VIH, la atención sanitaria en el medio penitenciario, la atención social a las personas con VIH en exclusión social, la salud mental, la asistencia sanitaria a personas inmigrantes en situación irregular y un largo etcétera.

En este Día Mundial de lucha contra el Sida, os invitamos a sumaros a los esfuerzos de concienciación sobre la importancia de conocer el estado serológico, a romper con el estigma hacia esta enfermedad y al llamamiento por eliminar cualquier impedimento para acceder a las pruebas del VIH. 

Komunioi herriko sarreran kokatuta dagoen kartelean euskarazko izena ezabatu dute

Komunioi herriko sarreran kokatuta dagoen kartelean euskarazko izena ezabatu dute

Euskaraldiaren astean, Komunioi herriko sarreran kokatuta dagoen kartela erasotu dute, soilik euskaraz idatzita dagoen tartea ezabatuz. Herriko Batzorde Adminsitratiboak eta 80 bizilagunek manifestu bat publikatu dute “herriaren izena eta gure hizkuntza erasotuak” izan direla salatzeko.

Arabako Lantaron udalerria osatzen duten kontzejuen artean herriburua da Komunioi, herrialdeko hegoaldean kokatuta dagoena. Ez da ohikoena herri honen inguruko albistea irakurtzea, herriko Batzorde Adminsitratiboak onartu duenez.

Hala ere, Euskaraldiaren ekuatorean iritsi da erasoa, albiste bilakatu den erasoa. Herriko sarreran kokatuta dagoen kartelean euskarazko izena ezabatu dute, Komunioi; gaztelaniazkoa, Comunión, berriz ez.

“Paradoxikoa da Euskaraldiaren batera hau egitea. Gure herriaren izena erasotu dute eta baita gure hizkuntza ere, are gehiago gure jarrera beti elkar errespetatzea izan denean”, salatu dute Komunioiko Batzorde Adminsitratiboko kideek eta herriko bizilagunek (zerrenda osorik behean irakurgai).

Herritarrak, aldiz, probokazioetan ez erortzeko konpromisoa hartu dute: “Gure erantzun aproposena gure hizkuntza erabiltzea eta seinaleari jatorrizko itxura itzultzea izango da”.

Amaitzeko, Komunioin horrelako ekintzak eta jarrerak “soberan” daudela argi utzi nahi izan dute.

Ez da bakarra

Baliteke Komunioikoa ez izatea eraso bakarra. Estitxu Ugarte ALEA-ko kazetariak bere twitter profilean salatu duenez, “memeloren bat dabil Añana osoan kartelen izenen letra batzuk ezabatzen”. Eta beste bi adibide jarri ditu: Karkamun eta Kuartango.


Manifestua sinatu duten Komunioiko bizilagunak:

  • Itziar Armentia Hinojal
  • Gorka Barredo Gómez
  • Nagore Arana Roa
  • Leire Junguitu Angulo 
  • Mª Isabel Calderero Anguiano
  • Gabirel Perez Garcia de Motiloa
  • Ana Isabel Angulo Crespo
  •  Idoia Muñecas Ramirez
  • Begoña Campo Junguitu
  •  Maider Campo Junguitu
  •  Jose Torregrosa Hernando
  •  Naiara Torregrosa Campo
  • Jesus campo junguitu
  • Jose Antonio Salazar Junguitu
  • Esther Lazaro Esteban
  •  Iban Baena Mondragon
  • Asier Urcelay Arbosa
  • Izaskun Díaz Junguitu
  • Txema Eginoa Ruiz
  • Iratxe Eguinoa Díaz
  • Fernando Campo Junguitu
  • Asier Salazar Ramirez
  • Maria Victoria Junguitu Susaeta
  • Mª Concepción Angulo Martínez de Osaba
  • Felix Barredo Urbina
  • Hugo Gómez de Segura Montoya 
  • Carmen Montoya Estibaliz
  • Oihana Atutxa Etxebarria
  • Beatriz Alfonso López-Molina
  • Juan Fernández Ibarra
  • María José Suarez Ruiz
  • Pablo Díaz de Alda Urcelay
  • Ander Muñecas Ramírez
  • Raúl Junguitu Angulo
  • José Gabriel Montoya Estibaliz
  • Lidia González Monterrubio
  • Eduardo Prieto Suso
  • Iñaki Ramírez Conde
  • Ana González Soto
  • Luis Montoya Estibaliz
  • Borja Gómez de Segura Montoya
  • Itziar Sánchez Lozano
  • Clara Elvira Garcia Sesma
  • Izaskun Martinez Santos
  • Rubén Cuesta Uzquiza
  • Guillermo Muñecas Goikoetxea
  • Maria Jesus Ramirez Delgado
  • Rafael López de Mendiguren Junguitu
  • Andoni Pérez García de Motiloa
  • Xabier Aldekoa Cruz
  • Silvia Juez Barrio
  • Mónica Mena Martinez
  • Maite Lopez de Mendiguren Junguitu
  • María Ramírez Conde
  • Jorge Ruiz Araico
  • Fernando Ruiz Araico
  • Garbiñe Montoya Estibaliz
  • Yolanda Perez Sendino
  • Mª Pilar Pérez Mediavilla
  • José Antonio Campo Junguitu
  • Isabel García Ancin
  • Endika Montoya Perez
  • Xabier Martínez de Santos Pérez de Mendiguren
  •  Mikel Ramirez Conde
  • Mikel Barredo Urbina
  • Jon Salazar Ramirez
  • Silvia Diaz de Alda Urcelay
  • María Lezama Apraiz
  • Ioritz Aimar Ansotegui Alberdi
  • Nieves Montoya Estibaliz
  • Mikel Josa Perez
  • Patirke Peral Hereña
  • Jesús Maria Guerra Turiso
  • Estibaliz Barredo Urbina
  • Aitziber Giné Salinas 
  • Yolanda Arbosa San Martín
  • Mª Pilar Sáez López

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies