El informe del Tribunal español de Cuentas revela que los proyectos que se pusieron en marcha hace 20 años para reordenar y soterrar las líneas de tren en 13 ciudades acumulan un sobrecoste conjunto de 7.637 millones de euros. Una de esas 13 ciudades es Gasteiz.

Plataformas contra el TAV de Araba en Bruselas, esta semana

Aunque el importe total para terminar estos proyectos se calculaba que sería 4.101 millones, el total necesario para terminar todos estos proyectos asciende ahora a los 11.740 millones de euros, un coste que triplica el calculo inicial. Los proyectos se diseñaron y lanzaron a comienzos de la pasada década pero entre los años 2008 y 2015, rebajó las expectativas de plusvalía de esos suelos.

El tribunal destaca que, de media, “el grado de ejecución que presentaban el conjunto de las actuaciones era del 29,39%” y únicamente las relativas al convenio de Zaragoza “se encontraban prácticamente terminadas”, con una ejecución del 86,95%, “mientras que en el extremo opuesto, los convenios de Almería, Cartagena, Murcia y Gasteiz no alcanzaban el 2% de realización” a 31 de diciembre de 2016.

Con la excepción de Zaragoza y Logroño, en el resto de ciudades no se habían ejecutado ni la mitad de las obras previstas a esa fecha.

Para acometer el proyecto de Gasteiz se constituyó una sociedad pública participada por el Ministerio de Fomento, Adif, Renfe, el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Gasteiz.

En lo que se refiere a los sobrecostes de estos proyectos de reestructuración y soterramiento del ferrocarril, los mayores se contabilizan en Valencia, donde ascienden a 2.161 millones, con lo que el coste total del proyecto de esta ciudad ya se eleva a casi 3.000 millones, desde los 804 millones inicialmente calculados.

Después se sitúa el proyecto de Barcelona, con un coste adicional de 1.832 millones al de 335 millones inicial. Gasteiz ocupa la décima posición, con unos sobrecostes de 139 millones, cuando el proyecto se encuentra aún en mantillas.

Déficit millonario

Además de multiplicar el coste por tres, los proyectos han visto caer los ingresos con los que preveían costear las obras. Por lo tanto, la financiación de estos proyectos presenta un agujero 2.049 millones de euros, aunque la mitad de este déficit corresponde a Valencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies