Una persona ha muerto bajo custodia de Instituciones Penitenciaras en Araba… No te lo ha contado nadie…No se ha publicado en ningún lugar… No hay responsabilidades… ¿Te lo van a contar?

Si. Pero lo podemos contar porque la llamada a Salhaketa-Araba de un desorientado y atormentado padre, ha destapado el silencio canalla de los responsables de la macrocárcel de Zaballa en Araba. En la madrugada del jueves 17 de enero Jonathan un hombre de 28 años, vecino de Bizkaia, aparecía muerto en su celda. El ocultamiento de este hecho y el no facilitar ningún tipo de información pública forma parte del ADN de Instituciones Penitenciarias. Según datos de la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (CPDT), la mortalidad media-anual en las cárceles del Estado Español es superior a las doscientas personas presas. ¿Qué está pasando en las cárceles? ¿Nos importa? ¿Por qué se ocultan estas muertes? ¿Por qué no se investiga y se exigen responsabilidades? ¿Para qué sirven las cárceles?

“Bajo un manto de olvido/ Para que nadie cuente nada/… Para que no se aprenda nada/ Para que sea perpetua esta calma/ Para que no se descubra nada/ Para que nadie remueva nada/…Nadie, nada, nadie, nada. (Grupo musical “Habeas Corpus”).

***

Los barcos Open Arms y Aita Mari están preparados para zarpar al rescate de personas en el Mediterráneo pero continúan encallados porque el Gobierno español no les concede los permisos necesarios. Mientras tanto se calcula que unas nueve personas mueren y desaparecen en el Mediterráneo diariamente y que durante este mes de Enero han muerto, como mínimo, doscientas tres personas.

El presidente de la ONG guipuzcoana Salvamento Marítimo Humanitario no puede dejar de pensar en lo que sigue ocurriendo en el Mediterráneo central. “Ahora mismo no hay barcos de rescate, y nos consta que las personas se siguen echando al mar desde Libia. Muchos son devueltos por los guardacostas, hay quien es recogido por algún mercante y otros mueren”. Entretanto, el Ministerio de Fomento está sumido en el
silencio.

La ONG catalana Proactiva Open Arms asegura que el bloqueo es una forma de “acabar
con (los) testigos para esconder sus muertos sin pudor”.

El Gobierno español, con la actitud servil que mantiene ante los poderosos, actúa como cómplice necesario en materia migratoria. Finalizando el año 2018, CEAR informaba de que “al menos 2.200 personas habrían muerto en el Mediterráneo y de ellas 769 lo habrían hecho al tratar de llegar a las costas españolas”.

Se hunden sus cuerpos como un diluvio en el agua / en el ácido mar que deshace sus huesos / sin dejar rastro ni restos. / Como si nada sucediera. / Como si nunca hubieran sido. / Como si no fueran nadie. / (Javier Gallego)

Pero…¿Y SI NO SE CUENTA? KONTATZEN EZ DENA EZ DA

***

Íntimamente unida con la reflexión anterior que, en parte, es consecuencia derivada del lucrativo negocio de la producción y venta de armas, no puedo pasar de largo sin mencionar las jornadas “Gerrarako Eusko Label Armak” jardunaldiak / Jornadas «Armas Eusko Label para la guerra».

Sin menospreciar el importante y constante trabajo realizado durante años por los grupos antimilitaristas, considero que la publicación del libro “Estas guerras son muy nuestras. Industria militar vasca” por el colectivo Gasteizkoak y la acción de objeción de conciencia de Ina Robles, el bombero que se negó a participar en la carga de contenedores llenos de bombas que desde el Puerto de Bilbo iban a ser exportadas a Arabia Saudita para bombardear Yemen, ha marcado un antes y un después en muchas conciencias porque a partir de ahí pasaron varias cosas: ese sencillo gesto de decir “NO” de Ina Robles, activó una reacción colectiva, favoreciendo la coordinación de diferentes colectivos desde las que se han ido articulando acciones de denuncia, solidaridad y protesta que han posibilitado, por ejemplo, que esos tráficos de armamento hayan desaparecido del Puerto de Bilbao y parece que también del de Santander.

De esa coordinación también surgen las citadas e interesantes jornadas. Imprescindible conocer el documental “Gerra hemen hasten da. La guerra empieza aquí”. Necesario para conocer una realidad de nuestro país oculta y ocultada y… para perder la inocencia.

Nos cuentan, que en Euskal Herria hay un centenar de empresas que fabrican o participan en la fabricación de armas, que facturan 500 millones de euros anuales, que exportan el 80% de su producción a países como Arabia Saudí, que las está utilizando contra la población civil yemení y que todo ello se está realizando con la colaboración institucional vasca. Terrible.

A pesar de haber sido invitados personalmente para participar en el documental, no se ha podido contar con representantes de la Secretaría General de Derechos Humanos, Convivencia y Colaboración del Gobierno Vasco. Los apologistas del “SUELO ÉTICO”, sencillamente no respondieron.

¿Y SI NO SE CUENTA? KONTATZEN EZ DENA EZ DA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies