El próximo miércoles día 30, visitará nuevamente Gasteiz un equipo de baloncesto, al que, sin ser europeo, le estamos brindando la alfombra roja para acogerlo en nuestro seno. Me refiero al equipo de baloncesto israelí llamado Maccabi, que históricamente se ha posicionado a favor de las posturas más reaccionarias del sionismo israelí. Esto lo ha hecho incluso en los momentos más duros de la represión sionista contra la población civil de Gaza, es decir, no estamos denunciando a un equipo de baloncesto por pertenecer a una nacionalidad, Israel, sino por colaborar y apoyar crímenes de lesa humanidad contra la sociedad palestina.

Estos defensores de quienes están haciendo un holocausto contra la población civil de Palestina, la eliminación de sus mujeres, sus niños, niñas, o sus jóvenes. No merecen, al menos por parte de quienes tenemos la defensa de los derechos humanos como baluarte, ningún respeto, sólo merecen el desprecio y la denuncia. Desde hace una década, los movimientos en defensa de los derechos humanos, el movimiento internacionalista de Gasteiz, así como la propia afición del Basconia,
han venido denunciando la implicación del Maccabi en la política genocida hacia el pueblo palestino, lo han hecho invitando a las instituciones locales a posicionarse, y a la sociedad gasteiztarra a salir a la calle contra estos emisarios de la ocupación
sionista.

Lo dicho, el próximo miércoles 30 de enero, llega el Maccabi a Gasteiz, y tenemos una nueva cita para denunciar a este equipo y lo que representa, la cita es a las 18,30 en la plaza de la Virgen Blanca.

Pero no sólo son los equipos europeos de baloncesto, entre ellos el Basconia los que colaboran en blanquear la imagen del sionismo por medio del Maccabi, sino que nuestra industria armamentística, también vende armas al ejército israelí. Armas que se utilizan contra los y las peligrosas palestinas armadas con piedras. Armas que también van a Turquía para arrasar a la población kurda, y armas que se venden a Arabia Saudí para ser utilizadas contra la población yemeni, que en estos momentos es el mayor genocidio que se está llevando adelante. Armas, todas ellas con label vasco.

La industria militar vasca factura más de 500 millones de euros, mucha de esta facturación a países europeos que estás involucrados mediante la OTAN en misiones de guerra, que “les llaman de paz”, y otro montante importante para los países que ya he mencionado, países en conflicto bélico directo y sin ningún escrúpulo a la hora de la utilización de las mismas. Países que no tienen reparos en saltarse todas y cada una de las normas internacionales de derechos humanos, y de realizar genocidios contra la población civil. Este negocio armamentístico además está contraviniendo la normativa europea, y la del propio estado español, que no permiten la venta de armas a países en conflicto bélico o en los cuales no haya garantías de no utilización contra población civil. Varias plataformas y movimientos sociales de Euskal Herria que están preocupados por las consecuencias que generan estas, nuestras armas, vienen realizando unas jornadas en Gasteiz denunciando esta situación.

La ocupación y la guerra, en Palestina ha dejado más de 8 millones de personas refugiadas, y en Yemen en estos momentos hay más de 17 millones de personas en peligro de muerte por enfermedades, hambre o falta de agua potable. Siendo conscientes de las exportaciones que desde Euskal Herria salen hacia Arabia Saudí, Israel, Turquía, etc., nada puede justificar la producción armamentística, y menos cuando ésta, se utiliza para masacrar población civil. No podemos seguir
pasivos ante esta situación, desde la sociedad civil debemos de exigir que las empresas que se dedican a la producción armamentística cambien su producción y se dediquen a industria para uso civil. También debemos de exigir a nuestras instituciones en general, y al gobierno vasco en particular, que deje de apoyar y subvencionar económicamente, con nuestros impuestos a la industria armamentística vasca.

El modelo económico capitalista, está detrás de toda esta generación de desolación, expolio, y guerra a nivel mundial, y está generando millones de personas desplazadas que además, muchas mueren cuando pretenden llegar a Europa o a
Estados Unidos, y otras, cuando llegan, son tratadas de forma cruel e inhumana. Es un modelo en el que valen más los intereses financieros y económicos que las personas y los derechos humanos, esté es un objetivo importante de Estados Unidos y Europa para derrocar en Venezuela a Maduro, mediante un golpe de estado, pretendiendo poner al frente de Venezuela, a un títere autoerigido, y surgido de la noche a la mañana. ¡Sí! Entre sus objetivos el robo de su materia prima. Venezuela es la mayor potencia mundial de reservas de petróleo y tiene muchas explotaciones minerales, los controla el gobierno y no REPSOL, como le gustaría al PNV, y a toda la morralla del sistema, y por supuesto, también les molesta que Maduro haga defensa del antiimperialismo y la política de liberación de la revolución bolivariana.

Por eso desde este espacio quiero animar a las personas que nos están escuchando a seguir participando en las jornadas que se están celebrando en Gasteiz y que han sido preparadas por estos colectivos de defensa de los derechos humanos
y movimientos antimilitaristas, y por ello invitar a acudir el próximo día 30, a las 7 de la tarde al centro cívico Aldabe conferencia sobre “Banca Armada. ¿Cómo se financia la guerra? Impartida por Mónica Vega y Xabi Mojal, el viernes día 1 en la sala Mostrenca, C/ Kubo nº 1, a presenciar la obra “Bidaiak ez dute bueltarik” con Itxiar Rekalde, y por supuesto a la Azoka antimilitarista que estará frente a Correos el sábado día 2 de febrero de 11,30 a 15,00 horas. Todas las personas somos
necesarias para impedir que se sigan vulnerando derechos en nuestro nombre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies