Alfonso González Guija, juez que absolvió a los Guardias Civiles acusados de torturar a Sandra Barrenetxea y que fue condecorado por la Ertzaintza y la Guardia Civil, dio positivo en Altube con una tasa de alcohol de 0,87 miligramos por litro. Este juez iba a ser en un principio el presidente del tribunal que juzgó a los Ertzainas del Caso Cabacas.

Sorpresa en la Audiencia Provincial de Araba. Un juicio de lo más llamativo se llevará a cabo el próximo lunes en los juzgados gasteiztarras ya que, esta vez, será un famoso juez el que se tendrá que sentar  en el banquillo de los acusados. Lo tendría que haber hecho el pasado viernes 30 de noviembre, pero finalmente ha sido pospuesto hasta el lunes 3 de diciembre.

Fue la semana pasada cuando la Ertzaintza paraba un coche en el puerto de Altube, en Araba, dentro de un control rutinario de alcoholemia. ¿Quién estaba dentro de ese coche? Alfonso González Guija, el juez recusado del Caso Cabacas. El control, no dejaba lugar a dudas: daba positivo en alcohol con una cifra de 0,87 miligramos por litro.

Los agentes estaban ante una cifra muy superior a la permitida, tanto que por encima de 0,60 miligramos por litro se considera un delito penado con penas de cárcel. En principio, el juez no podrá evitar la pena de prisión en la sesión del próximo lunes ya que estas cantidades son penadas con prisión entre 3 y 6 meses.

Un juez condecorado… Y recusado

Alfonso González Guija es un juez conocido en la Audiencia de Bizkaia. Además de ser juez decano entre 2002 y 2014, fue condecorado por la Ertzaintza y la Guardia Civil en 2016.

En junio de ese mismo año, la Consejería de Seguridad del Gobierno Vasco le distinguió por “su decisiva colaboración con la Ertzaintza”.

Fue en septiembre de 2016 cuando fue condecorado con la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil con distintivo blanco por “colaborar espontánea y generosamente al logro de las misiones de la Guardia Civil”. Casualidades de la vida, fue el juez encargado de juzgar a los 4 agentes del mismo cuerpo por torturas a Sandra Barrenetxea. No hubo sorpresas, y a pesar de las duras declaraciones de Barrenetxea, fueron absueltos. Entre las perlas del juez para justificar la absolución estaban estas declaraciones: “Si Barrenetxea hubiese sido desnudada durante el traslado Bilbo-Madrid algún camionero lo habría visto desde su cabina”.

El juez que no pudo presidir el Caso Cabacas

Alfonso González Guija iba a juzgar, en un principio, a los Ertzainas acusados de acabar con la vida de Iñigo Cabas en 2012. Sin embargo, el 7 de marzo de 2018, a medio año del comienzo del juicio, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Bizkaia comunicó un cambio en el tribunal. Este juez, que figuraba como presidente, dejaba de ser parte de dicho tribunal. La abogada de la familia Cabacas había presentado un incidente de abstención y recusación de este juez y fue aceptada. La Audiencia Provincial de Bizkaia habló entonces de un “error” y Alfonso González Guija no presidió dicho tribunal que acabo condenando el pasado  jueves a un solo agente, que ya está jubilado y que no deberá entrar en prisión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies