En la concentración convocada por el Movimiento Feminista y AAVV Hegoaldekoak han dado a conocer la agresión machista sufrida por una trabajadora sexual por parte de uno de sus clientes. También han denunciado que el Ayuntamiento de Gasteiz no ha activado el protocolo, “revictimizando y dejando en mayor vulnerabilidad a las trabajadoras sexuales”.

El pasado sábado día 17 de noviembre, en una vivienda del barrio de San Cristóbal, se produjo una agresión machista a una trabajadora sexual por parte de un cliente que la obligo a tener sexo sin su consentimiento.  Según el testimonio de la trabajadora sexual que ha dado a conocer el Movimiento Feminista la tarde del martes en la concentración del barrio, el hombre pacto un servicio en el que más tarde se negó a usar protección por lo que la mujer se negó y éste la agredió sexualmente forzándola.

No es la primera vez que ocurre un caso como éste en nuestra ciudad, y por eso el Movimiento Feminista de Gasteiz hemos decidido salir a la calle y denunciarlo así como denunciamos todas las violencias machistas”, han explicado al final de la concentración convocada de forma conjunta entre el Movimiento Feminista y la AAVV Hegoaldekoak.

Según han denunciado, este tipo de agresiones machistas a trabajadoras sexuales “también son consecuencia de una violencia estructural que instituciones y administraciones ejercen contra las mujeres al no permitirles organizarse en ningún tipo de colectivos para defender sus Derechos Humanos y laborales, por lo que se ven abocadas a la explotación y a ejercer su actividad además de en la clandestinidad en condiciones laborales que facilitan el abuso y perpetúan la impunidad de la violencia”.

Frente a la iglesia de San Cristobal han recordado que todas las mujeres se ven de manera constante en situaciones en que la violencia machista les afecta en todos los espacios, y que las trabajadoras sexuales no son la excepción. “Pero queremos denunciar que la vulnerabilidad que muchas mujeres enfrentamos cotidianamente en el caso de las trabajadoras sexuales es mayor, vulnerabilidad a la que se les somete por las condiciones de abuso y explotación laboral en las que desarrollan su actividad”.

Como Movimiento Feminista han querido transmitir a la sociedad gasteiztarra que la trata de personas es “una grave violación a los Derechos Humanos y como tal se debe luchar contra ella”, pero que no se puede decir que una actividad sexual consentida es trata “porque estamos banalizando la trata de personas y criminalizando a muchas mujeres que dentro de las distintas opciones que todas tenemos de vender nuestra fuerza de trabajo en este sistema capitalista han decidido hacer trabajo sexual”.

El Ayuntamiento de Gasteiz no ha activado el protocolo

También han dado a conocer que el Ayuntamiento de Gasteiz no ha activado el protocolo porque considera, amparándose en la Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que no entra dentro de los supuestos del mismo. “Una vez más revictimiza y deja en mayor vulnerabilidad a las trabajadoras sexuales”.

Finalmente, desde el Movimiento Feminista han hecho un llamado a la sociedad gasteiztarra a denunciar y rechazar cualquier tipo de violencia hacia las mujeres y a hacer la diferencia entre trata de seres umanos y trabajo sexual autónomo. “Tenemos la responsabilidad de concienciarnos con el tema para no seguir reforzando la discriminación y el estigma social que les considera victimas y que les niega el poder de decisión sobre sus cuerpos y que les pone en mayor riesgo de vivir violencia machista a muchas mujeres que son parte de nuestra comunidad”.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies