Procedo a dar mi opinión, que nadie ha pedido, sobre la película Black Is Beltza, película que seguramente tampoco nadie pidió.

Pues todo muy bonito y muy animao, Fermín Muguruza, la María Teresa Campos del rollito alternativo, nos mete una historia sobre un vasco llamado Manex que decide compaginar sus aficiones con irse a dar vueltas por el mundo a quejarse de lo racistas que son los blancos y hacerse amigo de peña de mazo sitios y muy implicada políticamente en todo, así en general.

Pues bueno, en este vaivén de viajes, que, nota positiva, puede resultar bastante educativo para ver en un plano bastante general la movidita política en muchos sitios como Cuba, México, Argelia, España, Euskal Herria, etc, el señoro vasco con pasaporte francés este, empieza a meterse en unos berenjenales de forma un poco random y así como de “mierda que no se haya inventado el facebook aún para poder subir fotos guapamente con toda esta gente y quedar de super comprometido con la gente de mi puto pueblo”.

Hay mujeres en la película, mujeres que incluso hablan y tal, y que hasta están metidas en movidas políticas y la hostia. Peeeeeeeeeero, Fermín, querido, igual convendría que la principal aportación de estas mujeres a la película no sea haberse follado al vasco este, tener una cintura de 50 cm, unas tetas como el puto San Mamés, curvitas de escándalo, y un poquito estereotipadas y tal (cubana cachonda, libanesa que baila la danza del vientre…).

Que digo yo, que si un día me levanto siendo Angela Davis (dios lo quiera), pues como que no me gustaría que mi personaje tenga 3 frases por no haberme follao al notas este.

Igual ya puedes dejar se seguir reforzando la imagen de “compa” militante que está ahí pues porque hace bonito y está buena y lleva escote y somos muy progres y que sí, que se ve que las tipas son inteligentes y militan y eso, pero las está usted limitando a unos escotazos de escándalo y a que su papel más importante sea follar de forma muy comunista.

Resumen: película que narra lo que a Fermín muguruza le hubiera gustado ser y hacer, pero le tocó cantar raro, mala suerte.

Aitziber González García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies