Abdelhalik Bentouhami en la comparecencia del Parlamento.

La muerte de un joven llamado Mohsen Fikri, que trató de recuperar de la basura su pescado confiscado por la policía en Alhucemas, derivó en el Hirak: un movimiento social que desenmascaró la corrupción y el abandono del régimen de Mohamed VI en el Rif, al norte de Marruecos. Han pasado dos años de lucha y dura represión.

Entrevistamos a Abdelhalik Bentouhami, abogado rifeño residente en Bilbo, que a principios de septiembre comparecía en el Parlamento de Gasteiz para explicar la situación de vulneración de derechos humanos en el Rif y ha impulsado el debate y aprobación de declaraciones de apoyo en distintas instituciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies