Osakidetza ha decidido repetir el segundo ejercicio de la prueba de Cardiología, los dos de Anestesia, y los dos de Angiología y de Cirugía Vascular, pero niega que haya habido filtraciones.

Osakidetza hace oídos sordos a los sindicatos y a las denuncias de irragularidades detectadas por éstos y repetirá tres exámenes al haberse detectado “defectos” en tres de las cuatro categorías de la Oferta Pública de Empleo que habían sido suspendidas temporalmente tras abrirse una investigación por irregularidades en la realización de las pruebas.

Al descubrirse dichas irregularidades, el Servicio Vasco de Salud decidió revisar todos los exámenes de las 86 categorías de su OPE pero solo suspendió temporalmente cuatro: la de Angiología y Cirugía Vascular, la de Anestesia, la de Cardiología y la de Cirugía Plástica, que eran las cuatro bajo sospecha. Una de ellas, la de Anestesia, tuvo gran repercusión después de que Manoel  Martínez diese la cara juntos a otros dos compañeros, también en Hala Bedi.

A la vista de los resultados de la investigación, la Dirección de Osakidetza ha propuesto a los cuatro tribunales la repetición de varios de los exámenes de dichas categorías y estos han decidido repetir el segundo ejercicio de la prueba de Cardiología, los dos de Anestesia, y los dos de Angiología y de Cirugía Vascular, con lo que entre 300 y 350 personas tendrán que volver a hacer los exámenes .

En cuanto a la especialidad de Cirugía Plástica, el tribunal ha decidido por unanimidad continuar con el proceso selectivo “aceptando sus resultados previos”.

A pesar de las incesantes denuncias, Osakidetza ha afirmado que “no se ha demostrado que haya habido filtración” de exámenes como denunciaron algunos sindicatos y partidos, sino que el experto independiente que ha revisado las pruebas, un catedrático de la Universidad de Oviedo, ha detectado “defectos” en los modelos de exámenes y en el método de corrección.

Algo que negaba el propio Martínez, explicando de que manera se pasan los exámenes, a quien y donde (según sospechas, en Eroskis o gasolineras).

No obstante, no han descartado que tengan que repetirse otros exámenes en función de los informes psicométricos que sigue elaborando el experto de la Universidad de Oviedo, a quien se le encargó esta investigación el pasado 4 de junio.

Continúan los testimonios anónimos

Según afirmó el pasado martes ESK, los testimonios anónimos para completar las denuncias en  19 categorías médicas siguen adelante. “Cada vez tenemos más datos que confirman las irregularidades. Hemos aumentado las sospechas, más allá de las especialidades médicas”.

Sin embargo, Osakidetza solo se ha centrado en cuatro de éstas: “Osakidetza está buscando un control de daños“. ESK considera que no investigan porque “son parte del sistema y tienen mucho que perder“.

Además, son conocedores de que hay quien no se atreve a dar la cara porque no conoce las consecuencias. “Hay quien ha recibido presiones directas: ordenes de mantened las bocas cerradas“.

“Osakidetza no se ha dignado a dirigirse a los sindicatos para comunicar los pasos que están dando”, denuncia ESK. Mientras tanto, el procedimiento de la Fiscalía sigue adelante: sigue haciéndose la investigación tal y como solicitaron los sindicatos.

A día de hoy, ESK exige otro modelo de OPE en Osakidetza: “Lo último que queremos es que Osakidetza acabe convirtiéndose en un Batzoki. Esperamos que Jon Darpón, consejero de Salud del Gobierno Vasco, busque cabezas de turco y que en el mejor de los casos repitan algún examen. No esperamos más. Nuestro objetivo es cambiar el modelo de OPE: un modelo claro y transparente“.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies