Una empleada del bar regentado por Senén González inició una baja y la empresa le comunicó el despido. Posteriormente, este despido ha sido reconocido como improcedente. Durante la concentración en repulsa por este despido convocada por ESK, se le pudo ver al  dueño con “gran prepotencia llegando a grabar a las personas concentradas en un gesto de clara provocación”.

El sindicato ESK se congregó frente al bar Sagartoki, situado en el centro de Gasteiz, para  denunciar la situación que viven todas las personas empleadas del sector hostelero de Araba. Además de ello, quisieron denunciar la situación de las trabajadoras de este bar en concreto, para lo que acudieron con una antigua empleada del mismo, ‘Maria’.

‘Maria’ tenía un contrato temporal y, en realidad, estaba cubriendo necesidades permanentes de la empresa. Dicho contrato era de 22 horas semanales pero ha denunciado que trabajaba bastantes más.

Sin embargo, la relación laboral se rompió en el momento en el que la trabajadora inició una baja y la empresa le comunicó el despido. Posteriormente, este despido ha sido reconocido como improcedente.  

“Desde ESK sabemos que el problema de María lo tienen más personas y en otros bares. Debemos decir alto y claro que ya está bien”, denuncia el sindicato. “No podemos y no queremos tolerar que los trabajadores y las trabajadoras reciban este trato ilegal y poco respetuoso”, añaden.

Además, según ha dado a conocer el propio sindicato, durante la concentración, el chef del local Senén González, se paseó con “gran prepotencia llegando a grabar a las personas concentradas en un gesto de clara provocación“. Esto se puede ver en el vídeo adjuntado al final de esta noticia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies