¡El rey está desnudo!

Errege biluzik dago,

Inork ez dio ezer esan

Errege biluzik dago….

Joxe Ripiau

Es muy conocido lo que le pasó con su nuevo traje a un emperador hace mucho tiempo, en un lejano país.

El escritor danés Hans Christian Andersen lo contó de maravilla en su hermoso cuento:  cómo al majestuoso emperador que iba desnudo, de pura pose e hipocresía le hacían ver un traje que no existía; es más, él mismo hacía creer a sus súbditos que iba vestido. Un mocoso descreído y desvergonzado fue el que los hizo volver a pisar tierra firme, volver a ver la realidad… ¡El rey está desnudo! Gritó con fuerza.

Y todos tuvieron que aceptar lo obvio. Ni traje, ni elegancia.

En todas partes cuecen habas y en España a calderadas. Y nadie del entorno del rey se atreve a decirle que anda desnudo, en pelota picada… Nadie se atreve a explicar que los mínimos trajes democráticos que porta están completamente ajados, rasgados, rotos… y nadie grita que las más básicas libertades están conculcadas.

El rey está desnudo y como han encarcelado a los bufones de la corte no hay voces que  expandan la verdad a los cuatro vientos. Raperos y tweteros están bajo llave, a la sombra y es más, incluso han descolgado el arte de las paredes.

El rey está desnudo, y a su alrededor no quedan más que adoradores profesionales, lameculos interesados.

Es más, el propio rey sabe que anda desnudo, sabe que no tiene con qué vestirse, ya que hace tiempo que se acabaron las telas dignas en su reino.

El rey está desnudo, y ha tenido que visitar la vecina república catalana para que los habitantes de ese pequeño y digno pueblo lo retraten ante el resto de la humanidad con los más avanzados “mobil-phone” del mercado.

El rey está desnudo

España en pelotas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies