“El Trabajo dentro de los hogares es la base del Capitalismo contemporáneo” Silvia Federici

Cuando el Movimiento Feminista de Euskal Herria anunció que se unía a la huelga internacional, a los paros y actividades planteadas por otros Movimientos Feministas alrededor del mundo me alegre, pero inmediatamente pensé que yo no podía hacer huelga y me llené de inquietud y también pensé en todas aquellas mujeres extranjeras que la mayoría trabajan en el sector de Cuidados (Trabajo afectivo) y Trabajo Domestico; mujeres que difícilmente podrán dejar de trabajar ese día.

Luego pensé que mi idea de hacer huelga es tan tradicional, tan apegada a otros sectores laborales, donde las personas tienen contratos y tienen “derechos”, o una idea de huelga directamente relacionada a conseguir derechos de “la patronal”, o encaminada a un objetivo concreto medianamente conseguible en un espacio de tiempo… Y no era esa la huelga que planteaba el Movimiento Feminista, que se ha preocupado mucho de incluir a tanta diversidad en esta lucha del 8 de Marzo.

Yo trabajo 12 horas a la semana y no cotizo a la Seguridad Social como Desobediencia Civil porque el sector de Cuidados y Trabajo Domestico en el que trabajo, conocido como Régimen Especial, NO TIENE DERECHOS, es el mas precarizado de todos los sectores laborales, no tiene prestación de Paro, no cotiza por las cantidades salariales, no tiene ni siquiera la obligación de tener un contrato escrito, en muchos casos no tiene indemnización por despido, etc. etc. y quienes sufren las consecuencias de esta situación son mujeres extranjeras que trabajan pocas horas o en economía sumergida.

En Vitoria-Gasteiz no hay ni una Asociación, Sindicato, Organización de Mujeres, a diferencia de Bizkaia y Gipuzkoa donde desde hace años las mujeres están organizadas y luchan por sus derechos; que se preocupe de informar y sensibilizar a las mujeres de sus derechos de manera gratuita, de orientar, de defender sus intereses sin una visión colonialista de este trabajo, de facilitar un espacio donde estas mujeres extranjeras puedan conocer la realidad de este sector tan precarizado.

Yo ni siquiera podré ir a Manifestación del 8 de Marzo porque me coincide con las 3 horas que trabajo al día y porque si dejo de trabajar un día la disminución de ingresos en mi economía precaria es significativa y aún sigo sintiéndome apenada por ello y es la primera vez que no hago huelga después de hacer varias estos años de crisis y recortes de derechos.

Pienso que para hacer una huelga en el sector de las mujeres trabajadoras extranjeras en Vitoria-Gasteiz hay que hacer mucho trabajo antes, de sensibilización, organización colectiva, de agrupar a las mujeres dispersas porque este trabajo es dispersador, no te permite asistir a reuniones, por los horarios y el tipo de trabajo que te aísla… Para hacer una huelga en Vitoria-Gasteiz tenemos que hacer un trabajo de base que no estamos haciendo con las mujeres.

Aquellas mujeres autóctonas que hacen trabajo de cuidados con hijas/os, familiares o con personas dependientes tampoco lo tienen fácil para hacer una huelga porque no es decir hoy no cocino o no limpio y ya esta… Tenemos que reconocer que el trabajo de Cuidados y el Trabajo Domestico es el que sostiene la vida, es el que cada día nos provee lo necesario, tiene unas particularidades que ningún “señoro” economista conocido se ha encargado de popularizar. Solo gracias a la Economía Feminista hemos podido ir desentrañando la realidad y tomando conciencia de que ese trabajo que no se paga y genera tanta explotación es lo que hace que el mundo funcione.

Apoyo totalmente la decisión y la iniciativa del Movimiento Feminista de Euskal Herria de hacer Huelga, Paros y demás actividades, como dicen las compañeras este es un primer paso de un proceso que es largo, es una decisión muy valiente que nos ira despertando las conciencias y nos irá permitiendo cuestionarnos a la sociedad en general que pasa si no nos cuidamos, si las mujeres paran un día. A mi esta decisión ya me esta aportando en reflexión y en la demanda a mis compañeras feministas, a las mujeres extranjeras que trabajamos en este sector, de que nos organicemos, de que tejamos alianzas, de que es hora de enriquecer y fortalecer la lucha del Movimiento Feminista de Euskal Herria con todas nosotras, todas las mujeres que vivimos aquí que tenemos necesidades diversas pero que queremos TODAS, tener derechos, vivir sin violencia, sin racismo, sin explotación, vivir una vida que no valga la pena sino la alegría de vivirla.

Tania Siriany

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies