Conexiones  en  torno  a  la  “Banalización  del  Mal”  -Tania  Siriany-

Conexiones en torno a la “Banalización del Mal” -Tania Siriany-

Dice Hanna Arendt en “La Banalidad del Mal” que algunas personas actuamos dentro de las normas del sistema en el que vivimos sin reflexionar sobre nuestros actos… que no nos preocupamos por las consecuencias de los mismos, sino que solo seguimos “ordenes”…Dice también que personas “normales” es decir sin ningún tipo de trauma o desvío de personalidad, con cero compasión humana, podemos cometer actos terribles y malvados. Lo único que puede salvarnos de “Banalizar el Mal” según ella es estar atentas y evitar que ocurra…

Por estar atento y no prestarse a la ejecución de una actividad necesaria para un mal terrible como es el bombardeo de poblaciones y la exportación de armas un Bombero Bizkaino esta a punto de perder su trabajo…Así que podemos ver cómo en algunas ocasiones estar atentos a nuestra “conciencia” y evitar que ocurran cosas terribles tiene unas consecuencias desastrosas en nuestras vidas. El otro día un Parlamentario de Bildu, Mikel Otero, hizo una gran defensa de la actuación del bombero, conectando su acto de no participar en cargar contenedores en el Puerto de Bilbao con la guerra asesina que está matando tanta gente y que está produciendo millones de personas refugiadas en el mundo, el bombero no siguió una orden, se negó a ser parte de esa “cadena”. ¿Que conecta a ese bombero con una persona que sufre la guerra? Su compasión humana, su solidaridad, su conciencia de que cada una y cada uno tenemos mucho que ver en la vida de las otras personas, de que en este mundo estamos conectados, para bien y para mal, por las consecuencias de nuestros actos, por las decisiones que nos impulsan a actuar, por seguir los mandatos o no de un sistema criminal en este caso como es el sistema capitalista. Quizá nos parezca un caso extremo lo que hizo el bombero, en que, al menos algunas personas, exceptuando el PNV el PSOE y el PP, vemos esa “conexión” esa consecuencia de un acto ejecutado en el Puerto de Bilbao y con repercusiones en Yemen… Lo cierto es que de manera continua todo el mundo nos vemos en la situación de tomar decisiones o hacer cosas que afectan a otras personas, estamos tan conectada la humanidad que cosas a simple vista tan sencillas como nuestro consumo, por ejemplo, es otro de los actos claves con consecuencias grandes, amplias, que en muchos casos atraviesan el mar y tocan de lleno a otras personas.

El otro día unos enfermos de cáncer se negaron a aceptar y rechazaron públicamente el donativo que Amancio Ortega dueño de Zara, hizo de maquinas para prevenir y detectar el cáncer, y sorprende como unas personas con una situación tan extrema y con consecuencias directas en sus vidas pueden tomar este tipo de decisiones tan dignas y ejemplares…Y es que estas personas enfermas de cáncer que rechazaron ese “donativo” han tenido conciencia, han estado atentas y han reflexionado de que aceptando ese donativo es no cuestionarse el origen del mismo y han dicho que ese dinero viene de trabajo esclavo, de personas a las cuales se les violan sus derechos y que no quieren aceptarlo, porque aceptarlo es legitimizar esas violaciones a los derechos de las personas…

Dice Howard Zinn que “Históricamente las cosas más terribles (guerra, genocidio, esclavitud) resultaron no de la desobediencia sino de la obediencia” Tanto el bombero como los enfermos de cáncer han desobedecido, ordenes, normas, han desobedecido al sistema que te dice que te calles, que “tragues”, se han negado a aceptar “lo conveniente” lo que “debería de ser, lo convencional”, han seguido su conciencia y han reflexionado cómo su acto o decisión esta conectada con otras personas, con sus vidas, han hecho esa conexión desde la solidaridad, la compasión humana, han desobedecido…

¿Y cada una de nosotras, que decisiones tomaremos o que haremos con tantas cuestiones que afectan a las vidas de otras personas…desobedeceremos al sistema o banalizaremos el mal?

Entzun
Muinoko  Hotsak:  Moonshakers  en  el  Gaztetxe  y  en  los  micros  de  Suelta  la  Olla

Muinoko Hotsak: Moonshakers en el Gaztetxe y en los micros de Suelta la Olla

En una nueva edición de Muinoko Hotsak, conciertos organizados por el Gaztetxe y Hala Bedi irratia hoy jueves 22 de junio tocan The Storm Clouds Rock Band y las MoonshakersCon Nagore Martinez Jauregi, guitarrista y principal compositora de Moonshakers, grupo formado por cuatro mujeres de Bilbo, charlamos en Suelta la Olla.

Entzun
Arturo  (Brigada  19  de  Julio):  “En  Kurdistan  se  están  desarrollando  proyectos  que  merecen  la  atención  de  todas  las  revolucionarias  del  mundo”

Arturo (Brigada 19 de Julio): “En Kurdistan se están desarrollando proyectos que merecen la atención de todas las revolucionarias del mundo”

En julio parte una brigada para Kurdistan desde Madrid. Aqui en EH, hay varios grupos que trabajan por la solidaridad con el pueblo kurdo y con los que solemos charlar periodicamente, pero hoy vamos a mirar a un grupo de jóvenes activistas sociales de Madrid que forman la Brigada 19 de Julio – Proyecto de solidaridad con el Kurdistan. Quieren conocer de cerca la aplicación del confederalismo democrático en una zona de allá.

Entzun
Prestaciones  sociales:  Reunión  con  el  Ararteko  y  propuestas  de  cambio  para  la  gesión  de  Lanbide  sobre  la  RGI

Prestaciones sociales: Reunión con el Ararteko y propuestas de cambio para la gesión de Lanbide sobre la RGI

En la colaboración de hoy, el economista Iñaki Uribarri nos habla de la reunión que el pasado martes 13 tuvieron con la plana mayor del Ararteko, en Gasteiz. Fué convocada por esta institución y por parte de las asociaciones acudieron REAS, Harresiak Apurtuz y ARGILAN GASTEIZ y BILBAO.

Hacen una valoración muy positiva del documento del Ararteko (en cuanto al acuerdo con sus críticas a Lanbide y con sus propuestas; y, también, en cuanto a la utilidad que tiene este tipo de informes para nuestro trabajo de asesoría); aunque tienen una visión muy distinta sobre las razones de fondo de la mala gestión de Lanbide en el terreno de la RGI. Esta mala gestión, es desde el punto de vista de ARGILAN, funcional y estructural. Es decir, al Gobierno Vasco le interesa que Lanbide funcione así de mal porque, de esta forma, evita que el derecho subjetivo a la RGI desborde los límites presupuestarios que este gobierno ha marcado para dedicar a la lucha contra la pobreza. Algo que no comparten desde el Ararteko.

Para terminar hacemos con Iñaki un repaso a algunas de las 52 propuestas de cambio que hace el Ararteko sobre la gestión de los diversos procedimientos que Lanbide tramita sobre la RGI.

Entzun
Juan  José  Iruin  (UPV):  “Los  bio-plásticos  son  marketing  perverso”

Juan José Iruin (UPV): “Los bio-plásticos son marketing perverso”

En nuestro espacio dedicado a la divulgación, nos acercamos a nuestra complicada relación con los plásticos. Para ello contamos con Juan José Iruin, catedrático jubilado de Química Física y editor del Blog del Búho,  que publicaba recientemente un artículo al respecto en la revista Campusa .

 

Entzun
Jon  Kortazar  (UPV)  :  “El  signo  cultural  se  verá  afectado  por  quien  ostente  el  poder”

Jon Kortazar (UPV) : “El signo cultural se verá afectado por quien ostente el poder”

Jon Kortazar, catedrático de Literatura de la UPV/EHU,se acerca a los micrófonos de Suelta la Olla para presentarnos su libro ‘Autonomía e ideología: tensiones en el campo cultural vasco’. Un  trabajo colectivo  que aúna reflexiones de distintos estudiosos en relación al modo en que la política ha incidido en el desarrollo de las distintas vertientes de la cultura vasca.

 

Entzun
“La  revolución  zapatista  persiste  en  Chiapas”  -Imanol  Olabarria-

“La revolución zapatista persiste en Chiapas” -Imanol Olabarria-

Hace 14 años, un compañero y yo, iniciamos una visita a la selva Lacandona en Chiapas. Leiamos cuanto se escribía sobre el movimiento zapatista, y nos sentíamos atraídos por sus sueños o aspiraciones, formas de entender el cambio o revolución, y entender el poder como un “mandar obedeciendo”, que nos recordaba las formas organizativas de las que nos dotamos en las huelgas de Vitoria en 1976, “todo el poder a la asamblea, y las comisiones representativas meros portavoces de la misma”. Nos hechizaba, y trastocaba el movimiento zapatista que irrumpía en Chiapas, encarnando una opción estratégica singular, “cambiar el mundo, sin tomar el poder”. Pasó un tiempo, y la llegada al gobierno de fuerzas de izquierda en America Latina, parecía cuestionarlo y hacerle sombra.

Hoy, no obstante, esos gobiernos progresistas atraviesan dificultades, y el largo silencio informativo sobre el movimiento zapatista hacía pensar lo peor, su desaparición. Un amplio artículo de “Le monde diplomatique” de este mes, “La revolución zapatista persiste en Chiapas”, intenta informar qué situación atraviesa Chiapas, y su movimiento zapatista. Es mi intención ofrecer una síntesis, muy personal por cierto, y atractiva para cuantos sintonizaron con el zapatismo, y hoy están desencantados con la democracia, y ajenos a los partidos… Y comienza Francois Cusset, autor del artículo, citando a la maestra zapatista Eloisa que afirma que el poder establecido “tiene miedo a que descubramos que podamos gobernarnos a nosotros mismos”. Y añade la misma que “instruirse en contacto con cientos de campesinos que diariamente practican el autogobierno, es algo inconcebible para algunos observadores, pues la experiencia zapatista rompe desde su inicio con los viejos principios hoy en crisis de la representación política, de la delegación del poder, de la separación entre gobernantes y gobernados…, que constituyen la base de los Estados y democracias modernas”. Esta experiencia tiene lugar en la selva Lacandona, en un tercio del Estado de Chiapas (28.000 km2), entre un 15 y un 35% de la población, entre cien mil y doscientas cincuenta mil personas, constituyen la base del zapatismo.

A 24 años de su inicio, la aventura zapatista es la experiencia de autogobierno colectivo más importante de la historia moderna. Más que los Consejos de la Comuna de Paris, aplastados en Mayo de 1871 tras dos meses de vida; más extensa que los Soviets de Obreros y Campesinos de la Revolución Rusa de 1917, antes de la transferencia de su poder hacia el Ejecutivo Bolchevique; más que la democracia directa de los campesinos aragoneses y catalanes entre 1936 y 1939; los niños de 1994 fecha de la irrupción del zapatismo, hoy forman parte de la estructura del Movimiento Zapatista. Para describir su abandono de la fe inicial en el Estado y en el vanguardismo leninista, Francois Cusset recurre a una pieza poética del subcomandante Galeano quien dice: “cuando iniciamos éramos cuadrados como los profesionales de la política, y las comunidades indígenas, que son redondas nos limaron los ángulos”. “El capitalismo no va a detenerse. Se anuncia una gran tormenta. Aquí nos preparamos avanzando sin él”, comenta un joven de 20 años, que se dispone a ser relevado tras tres años en la Junta del Buen Gobierno de Morelia.

Morelia, constituye la zona menos poblada de las cinco en que se asienta el Zapatismo. Situado a 1.200mts. de altura, donde alternan prados y cultivos, con una extensión de 700 hectáreas recuperadas para siete mil personas.

Tres personas nativas, explican que:

– al frente de cada uno de los sectores de producción, la radio, el artesanado textil, la apicultura, hay un colectivo de personas que lo coordinan;

– cuentan con 140 cabezas de ganado, y 10 hectáreas de campos de maíz, huertos, gallineros, 5 hectáreas de plantaciones de café, y panaderías colectivas con los que cubren sus necesidades alimenticias;

– se come de manera frugal, arroz, fríjoles, fruta, y puntualmente carne de ave, huevos, caña de azúcar… sin ayuda del Estado ni de ONGs. Las condiciones materiales son mínimas pero no falta lo esencial, lejos de la sociedad de consumo euro-estadounidense, de los centros comerciales y créditos al consumo;

– hay excedentes que se venden a los no zapatistas que viven de los subsidios del PRI, partido del Gobierno, lo que permite a los zapatistas acumular un dinero para la compra colectiva de lo que no tienen, máquinas, material de oficina, ordenadores y vehículos para el traslado del personal a los encuentros desde los rincones de la zona.

Los informantes, establecen tres apartados sociales asumidos por la colectividad como son la educación, la sanidad y la justicia, dirigidos de forma rotatoria no por profesionales sino por voluntarios, ocupándose los vecinos del cuidado de las tierras y hogares de los voluntarios mientras dure su prestación comunitaria. Un total de 600 escuelas zapatistas ofertan tres ciclos de estudio. Por doquier, hay clases de lengua indígena y castellana, de historia colonial y educación política (crítica del capitalismo, estudio de las luchas sociales en otros países), de matemáticas y ciencias naturales (vida y medio ambiente).

Las tareas de limpieza y murales, es trabajo colectivo y cotidiano. A partir del Segundo Ciclo, los jóvenes de unos 15 años, alfabetizados ya, pueden presentarse a un cargo tras una votación en Asamblea y formación de 3 meses. Y a todo esto habría que añadir la Universidad Zapatista de San Cristobal.

-El sistema sanitario, con sus casas de salud, asegura una atención sanitaria de calidad desde ecografías, revisiones oftalmológicas, y en cada cabecera departamental hay una clínica con médicos voluntarios extranjeros.

La justicia está garantizada por voluntarios y comisiones ad hoc, que abordan los litigios sobre tierras, enfrentamientos entre pueblos, teniendo como objetivo reparar en vez de castigar: discusión con el inculpado, trabajos comunitarios en lugar de prisión… La justicia se ha ganado el respeto de los no zapatistas por la reducción de la delincuencia y la violencia machista a lo que contribuyó la primera Ley Zapatista impuesta por las mujeres, la prohibición del alcohol. Los cargos son rotativos y revocables lo que garantiza una política desprofesionalizada. Las mujeres, quizás menos propensas a asumir responsabilidades ocupan un cargo entre dos a tres.

La originalidad del zapatismo está constituida por elementos aparentemente incompatibles pero que con el tiempo han pasado a ser inseparables. Existe un corazón indígena que lo componen tzotziles, tzeltales, tojolabales y choles con una larga historia de resistencia anticolonial; está el papel de la religión, el catolicismo sincrético mexicano, como también la Teología de la Liberación. No se ha de olvidar que desde el S.XVI los únicos defensores de los indígenas de México frente a los conquistadores, fueron religiosos como Bartolomé de las Casas, o como el Obispo Vasco de Quiroga con su proyecto de una “República de Indigenas”.

Hay también un elemento marxista-leninista, desencadenante de las guerrillas de los años 1960-70 y que se transformó en 1994, en una lucha sistemática contra el neoliberalismo con su apropiación de las materias primas, y mercantilización de los modos de vida. Y existe un componente de tipo libertario antipatriarcal, pues la igualdad de género radical se remite a una época precolonial. Sin olvidar por otra parte los afectos de una amplia red de apoyo, desde músicos, activistas, cineastas, intelectuales. Pese a todo este “coctel” el zapatismo es en primer lugar una combinación de la igualdad y de la diferencia, de una herencia comunista desde abajo y de la incansable promoción de la diversidad étnica, cultural, sexual.

Para finalizar recordar que frente a la amplia red de solidaridad que goza el zapatismo, su caminar está lleno de obstáculos y trampas: docenas de puestos de control por parte del ejército federal; paramilitares que siguen sembrando el terror, multinacionales más presentes que nunca en el estado más pobre de México pero su primer proveedor de petróleo, café y energía eléctrica; y en el propio espacio zapatista, los no zapatistas, las subvenciones estatales, los sobornos de los partidos, los caciques que embolsan fortunas vendiendo tierras a empresas mineras…, estás, son algunas de sus amenazas. La historia del zapatismo, en su relación con el estado mexicano, queda condensada en tres palabras: “CONTRA” (guerra durante 12 días), “CON” (9 años de intentos para llegar a un acuerdo) y “SIN” (desde 2003). No pensamos, dicen, formar un Estado dentro del Estado, sino un lugar donde vivir libres.

¡La revolución zapatista persiste. Gora Errekaleor!

Entzun
Youssef  Ouled  (periodista):  “Las  reivindicaciones  y  demandas  en  el  RIF  vienen  de  las  ultimas  seis  décadas”

Youssef Ouled (periodista): “Las reivindicaciones y demandas en el RIF vienen de las ultimas seis décadas”

La población rifeña, del norte de Marruecos, mantiene una serie de movilizaciones que dieron comienzo a finales de 2016 tras la muerte de Mohssine Fikri, pero hay que mirar mucho más atrás en el tiempo para entenderlas, y es que “se mantiene una política de olvido que dura ya más de 60 años”. Así lo describe Youssef Ouled, periodista rifeño residente en Madrid en sus artículos y en la entrevista que le hemos hecho en Suelta la Olla.

Entzun
Personas  de  diferentes  ámbitos  del  conocimiento  se  unen  en  defensa  de  la  filosofía  en  las  aulas

Personas de diferentes ámbitos del conocimiento se unen en defensa de la filosofía en las aulas

12 autores reúnen en el libro ” Filosofiaren defentsak” sus argumentos para que la filosofía vuelva a las aulas. El objetivo y la reivindicación de este  libro es la petición al gobierno de Lakua de un cambio de rumbo para el curso 2018-2019 en cuanto a la enseñanza de la filosofía en las aulas se refiere.

El pasado 26 de mayo se presentaba en BIlbo, el jueves 15 de junio en Gasteiz, el  día 22 se hará en Donostia y ya en septiembre en Iruñea.

Hablamos con Oihana Ameskua, profesora de filosofía e impulsora de esta iniciativa.

Entzun
“A  todas  las  soñadoras,  compañeras  de  nuestras  luchas”-  Bego  Oleaga-

“A todas las soñadoras, compañeras de nuestras luchas”- Bego Oleaga-

“Os escribimos desde Errekaleor, desde el barrio rebelde que empezaron diez estudiantes hace ya tres años. En este tiempo hemos hecho revivir a este barrio; hemos parado las ansias especulativas del ayuntamiento y hemos construido la oportunidad de ser dueñas de nuestras vidas entre 150 personas. Cualquier expresión de poder popular es, por definición, contrapoder del sistema y, por eso, quieren controlarlo, destruirlo y derribarlo. Dieron el primer paso el 18 de mayo, cuando entraron en el barrio mediante la violencia y dejaron a todas las vecinas sin luz, cuando dejaron sin servicios mínimos a niñas y ancianas. Este no ha sido únicamente un ataque, sino la preparación de un desalojo inminente”

Así se dirigían a todas nosotras las mujeres y hombres que viven en el barrio de Errekaleor en el comunicado del pasado 25 de mayo en el que, además, nos invitaban a la participación y a la solidaridad en defensa de su proyecto. Un buen día a este barrio desahuciado, abandonado y casi muerto llegó la risa, la ilusión, llegaron los sueños, la creatividad, el compromiso, el trabajo en auzolan… Y poco a poco Errekaleor comenzó a revivir, a recuperar su memoria histórica y a iniciar nuevos caminos. Grupos de jóvenes, ocuparon las viviendas, reabrieron y adecuaron el cine y el frontón, pusieron en marcha un proyecto cultural que incluye un lugar de encuentro, locales de grabación, una sala de conciertos, una biblioteca, un bar y una guardería. La huerta, el gallinero y la fabricación de pan son también realidades en funcionamiento.

En Errekaleor viven unas 150 personas. Ciento cincuenta mujeres y hombres que en nuestra era de feroz individualismo están apostando por colectivizar la vida. Ensayando, descubriendo, experimentando otras formas de entender las relaciones humanas, más igualitarias entre diferentes, cuestionando el poder, las relaciones jerárquicas, los machismos, los modelos de desarrollo, potenciando la defensa de la tierra, la autogestión, la solidaridad, la autocrítica, el euskera, la diversidad, etc. En definitiva tratando de poner en común todas aquellas pequeñas y grandes cuestiones que aparecen en la vida cotidiana, las responsabilidades y obstáculos derivados de la convivencia, el desarrollo de estrategias de mediación… en fin todos aquellos aspectos que de una u otra forma están presentes en la vida de los seres humanos. Desde la municipalidad de Gasteiz, desde los 13 Centros Cívicos existentes en la ciudad y desde el mundo asociativo se ofrecen cientos de talleres para desarrollar habilidades sociales, adquirir conocimientos y dotar a las personas de instrumentos a utilizar en determinados ámbitos, momentos y etapas de la vida. Sin ninguna duda interesantes. Pero en el barrio de Errekaleor, al hacer una apuesta por colectivizar la vida, la teoría y la práctica van de la mano y la cotidianidad de la vida en común posibilita que esas mujeres y hombres vayan aprendiendo unas de otros, cuestionen sus propias verdades y los valores adquiridos en los procesos de socialización. Y como muy bien dicen en su comunicado “hemos construido la oportunidad de ser dueñas de nuestras vidas” Una aventura fascinante en esta “era de la estupidez” que efectivamente no está exenta de contradicciones y de dificultades, aciertos y errores, elementos que bien manejados, añaden riqueza al proyecto. Charles Chaplin, Charlot decía “Me gustan mis errores, no quiero renunciar a la libertad deliciosa de equivocarme”

Volviendo la mirada al Ayuntamiento de Gasteiz ¿Qué virus oportunista corroe a las instituciones de turno para que cuando por medio del trabajo en auzolan, se ponen en marcha proyectos alternativos a este podrido Sistema vigente, quieren anularlos por el arte de biribirloque? Pienso que más que los espacios en sí, necesitan imperiosamente adueñarse de la Esencia, de la Filosofía que les dota de sentido porque, sencillamente, no lo pueden soportar. Y estoy pensando en edificios y espacios desahuciados y abandonados en su día desde donde surgieron el Gaztetxe, el Fronton Auzolan, y el barrio de Errekaleor. No-lugares recuperados y convertidos en proyectos llenos de imaginación, ilusión y de vida. Pequeños oasis que ya forman parte del imaginario de algunos sectores sociales. ¿Qué puede pasar con Errakaleor? De momento a disfrutar de los pequeños-grandes logros. Y a creer en la Utopia. Lo decía Bernardo Atxaga en el espacio “Faktoria” de Euskadi Irratia el pasado 5 de Junio: “Utopiaren nahia behin eta berriz ernetzen da. Eta azkenengo aldiz, nik dakidala, Gasteizen, Errekaleor auzoan”

Zorionak Errekaleor Bizirik.

Entzun
107 orrietatik 3 orria12345...100...Azkena »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies