Gasteizko epaitegiak Tubos Reunidos enpresa zigortu du amiantoari lotutako 58 urteko langile baten heriotzaren ondorioz

Gasteizko epaitegiak Tubos Reunidos enpresa zigortu du amiantoari lotutako 58 urteko langile baten heriotzaren ondorioz

Tubos Reunidos SA eta Tubos Reunidos Industriales SLU enpresek 65.017,6 euro ordaindu beharko dizkiete Jose Ignacio G. A.-ren senideei. Langilea 2012an hil zen 58 urterekin birikietako minbiziak jota. Gasteizko lan-arloko 3. epaitegiak Tubos Reunidosi leporatu dio gaitz horren ardura, amiantoarekin harreman zuzena izan baitzuen beharginak lantegian.

Aiaraldea.eus

Gasteizko epaitegiak Tubos Reunidos enpresa zigortu du amiantoari lotutako 58 urteko langile baten heriotzaren ondorioz

ASVIAMIE elkarteak zabaldu du epaia eta salatu du langileak galdategian betetzen zituela bere eginkizunak inolako segurtasun eta higiene neurririk gabe, Lan Ikuskaritzak berretsi zuen moduan. Jose Ignacio G. A. egoera horretan egon zen 1976tik 1983ra bitartean.

2007an lanerako ezintasun iraunkor arrunta eman zioten beharginari, nahiz eta amiantoa topatu zuten bere pleuran. 2011n birikietako adenokartzinoma diagnostikatu zioten eta, horregatik, lanerako erabateko ezintasuna kudeatzen hasi zen, baina bere lanpostuaren ondorioz. Hurrengo urtean hil zen.

Gizarte Segurantzak aitortu zion lan gaixotasuna eta baita alargun pentsioa ere, baina Tubos Reunidos enpresak helegitea jarri zion erabakiari. Hala eta guztiz ere, Epaitegi Gorenak, hainbat epaitegiren artean, berretsi zuen zigorra.

Kalte ordaina erdira murriztu dute langileak erretzen zuelako

Edonola ere, ASVIAMIE oso balorazio kritikoa egin du epaiari buruz. Izan ere, elkarteak azaldu du enpresak hainbat aitzakia jarri duela dagokion kalte ordainari aurre ez egiteko. Argudio horien artean zegoen langilea erretzailea zela.

Berez, senideek eskatu zuten 143.038,81 euroko zigorra enpresarentzat, eta epaileak erdira murriztu du, aintzat hartuta beharginak erretzeko ohitura zuela.

ASVIAMIEren aburuz, arrazoi horiek aintzat hartzea adar jotze hutsa da, enpresak ez baitzuen inolako segurtasun neurririk hartu urte luzez. Zentzu horretan, nolabait, epaileak langilea ere bere gaixotasunaren arduradun egin duela uste du elkarteak.


“Europako Batasunaren migrazio politikek sortzen dituzten arazoak Euskal Herrian ere existitzen dira”

“Europako Batasunaren migrazio politikek sortzen dituzten arazoak Euskal Herrian ere existitzen dira”

Ongi Etorri Errefuxiatuak plataformak Mugak Zabalduz karabana aurkeztu berri du. Apirilaren 28an, 29an eta 30ean Euskal Herria zeharkatuko dute indarrean dauden migrazio politikak salatzeko. Hendaian hasi eta Santurtzin amaituko da karabana eta bidean hainbat geldialdi eta protesta burutuko dituzte, tartean, Gasteizen. Eragile ezberdinekin sareak sortzeko eta indartzeko lanean dabiltzala azaldu digu Igor Muñozek.

Gaixotasun bajan egoteagatik beste langile bat kaleratu dute, Alestis enpresan oraingoan

Gaixotasun bajan egoteagatik beste langile bat kaleratu dute, Alestis enpresan oraingoan

Martxoaren 23an, Arabako Miñanoko teknologia parkean dagoen Alestis enpresako langile bat kaleratu zuten Langileen Estatutuko 52.D artikulua aplikatuta, hau da, bajan egoteagatik. Ez da lehenengo kasua Araban: Michelin enpresak hiru langile kaleratu zituela jakinarazi zuen Hala Bedik, artikulu berdina aplikatuta.

Alestiseko enpresa batzordeak jakinarazi duenez, lankide honi egindakoa guztiz arbuiatzen dute. Era berean, adierazi dute enpresan lanera huts egiteko arrazoi asko daudela (lan istripuak, laneko gaixotasunak…): ” Enpresak zerbait egin dezake hauek ekiditzeko, baina ez du ezer egiten”.

Gertatukoaren larritasuna eta etorkuzunean izan litzakeen ondorioen aurrean, enpresa batzordeak lanuzteak egingo ditu Alestiseko atean. Lehen lanuzteak egin dituzte jada eta apirilaren 5ean, 11n eta 13an izango dira hurrengoak, txanda bakoitzean ordubetekoak: 11:00etatik 12:00etara, goizekoan; 16:00etatik 17:00etara, arratsaldekoan; eta 05:00etatik 06:00etara, gauekoan.

Michelinen ere

Martxoa erdialdean, ez-ohiko bilera batean, Michelingo enpresa-batzordeak hiru langileren kaleratzeak aztertu zituen. Ondorio argia atera zuten: gaixotsun baja hartzeagatik izan dira kaleratuak. Honen aurrean, enpresaren zuzendaritzari idatzi bat bidaltzea erabaki zuen batzordeak, hauek berriz onartzeko eta aipatutako artikulua ez ezartzeko eskatuz. “Zuzendaritzak, arazo hauek konpondu beharrean, zigortu egiten ditu bajan egoteagatik”, salatu zuen LAB sindikatuak.

 

A China por Gamarra

A China por Gamarra

Yolanda Muñoz Alonso ha aprendido a hacer camino en bici, “a disfrutar del día a día y a no buscar nada que no sea lo que realmente importa”. Dice que ahora es más sabia, más alegre y más autónoma.

Pikara Magazine

El 16 de julio de 2015, alrededor de las once de la mañana y en mitad de un campamento internacional contra el fracking, sintió que había llegado el momento de partir. Abrazó a su madre y a su padre y bajó a pulso las alforjas y la bici los cuatro pisos sin ascensor de su casa en Gasteiz, dispuesta a tirar millas. Agarró la calle Francia y se dirigió a la salida de Gamarra. El destino, China. Yolanda Muñoz Alonso es viajera y activista en la Asamblea de Mujeres de Álava.

¿Cómo se te ocurrió la idea de emprender semejante viaje?

Hace unos años me fui con mi compañero de mochilera por el sudeste asiático y Sudamérica. Fueron meses llenos de experiencias y de momentos emocionantes que todavía conservo. En pleno viaje supe que volvería a hacerlo, en cuanto pudiera ahorrar dinero. Sería sola, por más tiempo y en bicicleta (en Gasteiz no me bajo de ella). Me seducía mucho la idea de viajar sin depender de autobuses ni horarios y realizar un pequeño esfuerzo dando a los pedales. No quería coger aviones, sino salir y volver a casa sin despegarme de la tierra.

¿Cuál fue tu primera parada?

El pueblo alavés de Legutio, todavía a puertas de casa. Me senté en un banco a comer un poco de pan con queso y un hombre estacionó a mi lado su furgoneta de congelados. Me ofreció una cerveza, que yo rechacé porque quería seguir avanzando, y me preguntó cuál era mi destino. Le respondí que no sabía dónde iba a dormir esa noche, pero que mi plan era llegar hasta China. Se emocionó. No dejaba de decirme que yo era alguien diferente y fuerte, que qué tremenda mentira eso del sexo débil. Alabó mi disposición y valentía por viajar sola y me deseó toda la suerte y muy buen camino. Al final, me acabó dando la cerveza. “Si quieres, la tiras, pero yo te la quiero regalar”, me dijo. Me la bebí, por supuesto. Desde aquella primera etapa, todo han sido buenas vibraciones, un montón de regalos visuales y muchísimas amistades.

¿Cómo siguió la ruta?

Crucé Francia en diagonal hacia Alemania y República Checa. Recorrí muy rápido esa parte de Europa, que me tomé como una puesta en forma, porque trataba de llegar a China antes que el frío invierno. A las puertas de Polonia una avispa me picó en el ojo, cuando iba a 40 km por hora, y perdí el control de la bici. Me rompí dos huesos de la mano y alguna costilla, así que tuve que dejar de pedalear. Con paciencia y la ayuda de las personas que me iba encontrando en el camino, en las estaciones de trenes o en las ciudades, moví las alforjas y la bicicleta a través de este país y de Rusia hasta Ulán Bator, capital de Mongolia. Allí me quitaron la escayola y, tras dos semanas masajeándome los músculos y los tendones de la mano, me llené de fuerza y me puse a pedalear de nuevo. Llegué a tiempo de rodar sin mucho frío por las provincias de Sichuan y Yunnan, entre los 3.000 y 4.500 metros.

¿Y después?

Me acerqué hasta Hong Kong para intentar conseguir un tercer visado en China, pero solo me admitieron quince días más, que utilicé para bajar a Laos y recorrer el norte de ese país. De allí pasé a Tailandia e hice sus 1.600 curvas desde Chiang Mai hacia Pai y Mae Hong Son. Mientras esperaba un pasaporte nuevo, me escapé a las playas del sur. Tras una visita corta a Camboya, visité Myanmar y, después, la zona de Manipur y Meghalaya, en India. Crucé Nepal y volví a India para pedalear durante otros dos meses por la impresionante zona montañosa de Himachal Pradesh, Ladakh y Cachemira, donde ascendí a más de 5.000 metros. Para evitar dificultades con el visado, opté por tomar un vuelo en Delhi hasta Bishkek, capital de Kirguistán. Atravesé ese país, Tayikistán y Uzbekistán, subí hasta Aktau, en Kazajistán, y crucé el Mar Caspio en barco. Por Azerbaiyán, entré en Irán. En el norte, en enero, todo era nieve, frío y hielo.

Mal para seguir avanzando en bici…

Atravesé Turquía, totalmente blanca, en autobús y me planté en Atenas, donde finalicé el viaje. Al tener noticias de que muchísimas personas que huían de la guerra estaban atrapadas en Grecia a causa del cierre de fronteras en Europa, resolví quedarme una temporada y apoyar de la manera que pudiera a las refugiadas y refugiados.

¿Cómo se prepara una la mochila para un viaje así?

Tuve pocas cosas en cuenta: ropa adecuada para el invierno, buenos utensilios de cocina, alguna herramienta de mecánica básica, parches, aceite, un buen saco, una tienda de campaña… Hay muchos días que no sabes dónde vas a parar y a mí me da seguridad tener una tienda que colocar en cualquier lugar. Es verdad que te puedes meter en el saco y ya, pero una capa más te protege del frío, de la lluvia o incluso de curiosos cuando oscurece. Es importante preparar las alforjas poniendo mucha atención en no meter más de lo necesario porque cada gramo pesa. Por ejemplo: ni muchas camisetas ni mucho calzado; al final siempre usas lo mismo. Sobre los alimentos, como he viajado por lugares poblados, se consiguen fácilmente en el camino.

Consejos para quien se esté planteando hacer algo parecido.

Que ni lo dude ni lo planeeé demasiado. Es lógico tener una idea de lo que te apetece recorrer y conocer, pero dar cabida a la aventura, la indecisión y la sorpresa resulta siempre muy gratificante. Buscamos llenarnos de imágenes, de paisajes, de la satisfacción de llegar hasta donde nos hemos propuesto. Sin embargo, después de un tiempo, te das cuenta de lo que más importa: aprender a parar y a mirar con nuevos ojos; saber que en cualquier rincón puedes disfrutar de una buena taza de té y de buena compañía; sentirte bien e incluso querida; comunicarte; dar abrazos; e intentar desmontar ese odio irracional hacia nuestras hermanas y hermanos que este sistema capitalista heteropatriarcal nos quiere imponer.

¿Y si el miedo acecha?

Nos enfrentamos a él y lo superamos. Todo es mucho más fácil de lo que creemos. El mundo real no es el que nos cuentan en los medios de comunicación: está lleno de personas amables y bondadosas. Por supuesto, también existe la barbarie de las guerras, del robo de los recursos o de los genocidios, que van de la mano del neoliberalismo arrasador. Pero la mayor parte de las personas quieren vivir sin guerras, que se respeten sus derechos y su cultura, que no se apropien de sus recursos, que no les privaticen hasta el agua, disfrutar de una vida digna… Hoy en día moverse por las carreteras es fácil, incluso si te pierdes por caminos de piedras. Encontrarte con un poblado perdido en el norte de Laos, hablar con su gente y tener la sensación de que puedes tocar la luna llena es una manera insuperable de llenarte de la belleza de las personas y de la naturaleza.

¿Qué provocas rodando sola por el mundo?

Extrañeza, admiración o sorpresa… Por eso yo no me canso de repetir que se puede, con un toque aventurero o sin él. “¿Mujer sola?” es la pregunta ganadora. Me la han hecho hombres y mujeres de cualquier lugar. Era muy cómico ver cómo muchas personas se me quedaban observando con caras de asombro. A veces me paraban y me daban la mano, me hacían preguntas con curiosidad, me regalaban fruta o agua o, incluso, me ofrecían dinero. Una vez un hombre joven se quedó mirándome tanto tiempo que se chocó con una farola y toda la fruta que llevaba en una caja se desperdigó por la carretera. ¡Nos reímos un buen rato mientras la recogíamos! En otra ocasión, un hombre en Tailandia me invitó a un té, que yo acepté gustosa. Pero ese té tardaba en llegar y no sabía por qué… ¡Él estaba haciendo tiempo para que mi pareja asomara por la curva! En un hostel de Bangkok con ambiente para compartir cervezas y conversaciones, otro hombre me llamó Indurain. Muchas de las personas que estaban allí conocían al ciclista. Le dije que prefería que me llamara Anna, en recuerdo de Annie Londonderry, mujer ciclista y periodista que vivió hasta 1947 y fue la primera en recorrer el mundo en bicicleta. A ella no la conocía nadie, así se ha portado la historia con nosotras.

¿Cuáles son tus estrategias ante posibles agresiones machistas?

La actitud de defensa, la mirada directa y la posición del cuerpo. Es primordial tener nuestra propia respuesta, que comienza con no reprimirnos ante una situación violenta. Si algún hombre intenta imponernos su voluntad, debemos decir que no, que no nos toque, que no nos dañe. Es necesario enfrentarse a quien nos oprime. También creo que hay que hacerle caso a nuestra intuición de mujer y conocernos a nosotras mismas. Yo soy muy abierta, alegre y viajo con una actitud de respeto y confianza. Creo que transmito seguridad y fuerza. A las puertas de India, se me vino a la cabeza otra estrategia, que consistía en vestirme como un hombre. La deseché: yo me siento mujer y como tal quiero luchar contra el machismo. Las agresiones contra nosotras existen y no por ello nos vamos a quedar encerradas, pero hay que ser conscientes de que, en cualquier momento, se nos puede acercar un agresor y la situación, tornarse peligrosa.

¿Te has visto en alguna de esas?

En las carreteras de Irán, los camioneros, con la excusa de ofrecerme agua o fruta, han intentado besarme y tocarme. Me enfrentaba a ellos, les empujaba y escupía. No me sentía en una situación de peligro real, porque pasaban muchos vehículos y no estaba sola o a oscuras con el agresor. En otra ocasión, en una habitación de hotel, mi posición fue mucho más vulnerable, pero me funcionaba bien la cabeza y era capaz de analizar qué decir y cómo actuar. Conocía un poco a la persona y me defendí con mi cuerpo y mi palabra. Otra anécdota: una noche acampé entre matorrales camino de Dusambe, Tayikistán. Anochecía a las 18:00 y serían cerca de las 22:00 cuando escuché dos “Hello” con voz de hombre. Pensé en quedarme callada para que no descubrieran que estaba sola, pero insistieron. Entonces, les saludé sin salir de la tienda y, amablemente, les dije que estaba cansada y que necesitaba dormir. Se despidieron y se fueron. Podían haberme atacado o robado, pero no todos actúan de manera violenta.

¿Qué hay sobre las alianzas que has hecho en el camino?

Las que más me emocionan son las que he establecido con algunas mujeres de Alemania, China, Myanmar o Irán. Tengo muchísimos recuerdos de todas ellas, de su curiosidad por lo que yo estaba viviendo y de la mía, por conocer sus vidas. Hemos compartido risas, té, comidas y sabiduría. También he conocido viajeras, la mayoría con un compañero, junto a quienes rodé durante días o meses. En Atenas, creé alianzas muy fuertes con mujeres empoderadas. Ir todas juntas, en nuestra diversidad, a la manifestación del 8 de marzo me emocionó. Estamos creando redes hermosas, nos reconocemos y nos enriquecemos unas con otras y, aunque queda mucho por hacer, la sensación de que estamos aquí y de que nunca nos rendiremos es muy potente.

Un viaje así te ha debido de cambiar…

Mucho; ahora soy más sabia, más alegre, más autónoma e independiente y, a la vez, dependiente de las demás. Soy mejor persona, menos consumista, más luchadora. He aprendido a construir mi camino como mujer viajera en bicicleta, a disfrutar del día a día, a no buscar nada que no sea lo que realmente importa y que no le debería faltar a nadie: la comida, un lugar donde descansar y el contacto humano y con la naturaleza. Ahora puedo moverme con total libertad y sin miedos. Siento que no hay barreras, que las únicas son las que construyen los gobiernos y quienes creen en ellos. Avanzar a través de países por una misma, con una libertad plena física y mental, es un regalo que me hecho a mí misma y que nunca olvidaré.

¿Qué es la bici para ti?

Es como una amiga o una compañera que viene conmigo, tanto en mi ciudad como a miles de kilómetros más allá, y me transporta las cosas materiales que necesito. También me permite conocer y disfrutar de la libertad, la naturaleza y las personas. Entre las dos decidimos por dónde movernos y cuándo. La bici abre puertas y cae bien a todo el mundo, porque la usan desde las criaturas hasta las personas con más edad en cualquier sitio del planeta. No contamina y es saludable a rabiar.

¿Hay que ser rica para viajar por el mundo en bici?

¡¡¡Por supuesto que no!!! Todo depende de la manera que viajes. Utilizar una tienda, calentar una rica pasta en el hornillo, compartir habitación o hacer uso de la comunidad warmshower, que ofrece contacto con las personas locales y, muchas veces, alojamiento, lavandería o cocina sin intercambio monetario, es una forma económica y hermosa de viajar. De vez en cuando también es maravilloso darte algún lujo, como una cerveza comprada en una tienda pequeña de barrio y bebértela rodeada entre amistades fugaces o duraderas, sentada en la zona común en un hostel o en medio de una plaza. Me considero una mujer privilegiada porque pude ahorrar dinero, meter buena ropa y material en las alforjas y tener los papeles a punto para moverme por el mundo. Hacer lo que realmente quiero es lo que me hace sentir afortunada y rica.

El documental sobre la violencia institucional ‘La cifra negra’ se estrena en Gasteiz

El documental sobre la violencia institucional ‘La cifra negra’ se estrena en Gasteiz

El largometraje de Ales Payá realiza una panorámica de la vulneración de los Derechos Humanos por parte de funcionarios públicos en el Estado español a través de una treintena de casos paradigmáticos y analiza el índice de impunidad de este tipo de delitos. Víctimas, abogados, jueces, policías, defensores de los derechos humanos y otros expertos analizan sus causas y apuntan posibles vías de superación de una lacra que pone en entredicho el llamado Estado de derecho.

La película cuenta con la participación de Manuela Carmena, Joaquím Bosch y Rafael Ribó entre los personajes entrevistados, y con actores como Willy Toledo, Isak Férriz y Gorka Lasaosa en las reconstrucciones de hechos demostrados en sede judicial.

La película inauguró la última edición del ‘Barcelona Creative Commons Film Festival’, ha participado en la sección competitiva del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona y ha sido seleccionada reciéntemente por el Festival de Cine y Derechos Humanos de Donostia. Disfrut, además, del apoyo de Amnistía Internacional y la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura y se está estrenando en varios cines de todo el Estado español desde el pasado jueves 1 de marzo.

“La cifra negra” llegará a Gasteiz el próximo miércoles 4 de abril a las 19:00h en M3moria Gunea de Martxoak 3 Elkartea. Tras la presentación del director y el visionado del film se dará paso a un coloquio en el que generar un debate con el público asistente.

OkupaTour, un viaje a la Gasteiz alternativa y autogestionada

OkupaTour, un viaje a la Gasteiz alternativa y autogestionada

El sábado 14 de abril, en el marco de la ‘Semana de la Autogestión’ en el Gaztetxe de Gasteiz, una original iniciativa permitirá conocer de cerca algunos de los lugares más emblemáticos del movimiento autogestionario de la capital alavesa. Durante toda la mañana, un tour recorrerá algunos de los puntos más importantes de la Gasteiz alternativa. Los billetes para participar en el OkupaTour –tren lleno, solo opción de bicicleta– están disponibles en Hala Bedi Taberna.


Objetivo: conocer la realidad de primera mano

El objetivo de la propuesta, dirigida a personas de todas las edades y a todos los sectores de la población, será hacer frente a la criminalización y dar la vuelta a la imagen tergiversada que ofrecen las instituciones y algunos medios de comunicación sobre los espacios autogestionados de la ciudad. Además, también será una invitación a reflexionar sobre el modelo turístico y el propio modelo de ciudad, desde la construcción crítica de alternativas, según han explicado los colectivos organizadores.

Para ello, varios colectivos autogestionados de Gasteiz han unido sus fuerzas para hacer posible este tour, en el contexto de las celebraciones por el 30º Aniversario del Gaztetxe: GES, SUmendi, Arkillos 10, Errekaleor Bizirik, el frontón Auzolana, Hala Bedi o el propio Gaztetxe.

De este modo, un tren similar al turístico ‘Gasteiztxo’, acompañado también por bicicletas, partirá a las 11.00 de la mañana desde la plaza de la Virgen Blanca tren lleno, solo opción de bicicleta-. Desde allí, emprenderá un viaje por diferentes puntos clave para comprender la explosión del movimiento por la recuperación de espacios vacíos, así como la historia y el presente de los movimientos autogestionados en la ciudad.

Un recorrido por los espacios más emblemáticos de la autogestión en Gasteiz

En cada punto, se realizará una breve explicación sobre la historia, trayectoria y presente de cada espacio, de la mano de las propias personas y colectivos que mejor los conocen:

  • SUmendi | La primera visita será a SUmendi, un local vacío recuperado en 2016 para convertirlo en un espacio autogestionado y abierto para todo el barrio de Judimendi. Durante todo el año, jóvenes y no tan jóvenes del barrio, llevan a cabo todo tipo de actividades culturales, talleres, comidas populares…
  • Errekaleor | El OkupaTour continuará en Errekaleor, el barrio recuperado por un grupo de estudiantes en 2013, tras largos años de abandono institucional a consecuencia del fracaso las políticas urbanísticas municipales. Tras cinco años de vida, más de 150 personas residen en el barrio a día de hoy, poniendo en marcha numerosos proyectos y demostrando que se puede vivir en Errekaleor. Las amenazas de desalojo por parte del ayuntamiento, que en mayo de 2017 llegó a cortar la luz en la zona, se han visto frustradas por la voluntad de sus habitantes de mantener vivo el proyecto, hasta el punto de haberse convertido en una isla energética capaz de autoabastecerse mediante energías renovables.
  • Adurtza | El recorrido también pasará por este barrio, construido durante los años 50 para acoger a las familias trabajadoras que llegaban a la ciudad, en plena industrialización. Así, este barrio mantuvo una estrecha relación con Errekaleor y llegó a poner en marcha diferentes proyectos autogestionados para el vecindario. Siendo una de las principales zonas industriales de la ciudad, también llegó a ser una semilla de la lucha obrera en Gasteiz, protagonizando muchas de las huelgas previas al 3 de Marzo de 1976.
  • Centro | Un punto intermedio permitirá contrastar esa Gasteiz alternativa con el modelo comercial y especulativo que intereses privados e instituciones municipales pretenden llevar a cabo en el centro de Gasteiz, a través de la conocida como ‘Operación Centro’.
  • Santo Domingo | Acontecimientos recientes han convertido la calle Santo Domingo, en el Casco Viejo, en uno de los símbolos de las luchas vecinales del barrio. Esta parada en el recorrido permitirá conocer de primera mano la autoorganización vecinal que reclama la revitalización de esta calle, así como la solución de los problemas generados por el reciente desalojo de decenas de familias con la excusa de la precaria situación de sus viviendas.
  • Hala Bedi | Aunque no se trata de un espacio okupado como tal, la autogestión, la okupación de las ondas herzianas y su estrecha colaboración con el movimiento popular, marcan la historia y el presente de Hala Bedi, la radio libre de Araba, que comenzó a emitir en agosto de 1983 a través de unos walkie-talkies, y que se ha ido convirtiendo durante 35 años en todo un medio de comunicación alternativo, altavoz de las luchas populares de Gasteiz y Araba.
  • Arkillos 10 | En 2010, un grupo de jóvenes recuperó este edificio de propiedad municipal en los Arquillos del Casco Viejo. Siete años antes, en 2003, el ayuntamiento había comprado el inmueble, pero nunca llegó a darle ningún uso. Hoy en día, sirve de vivienda para más de 12 personas, y además, sirve de taller de bicicletas y de espacio cultural para numerosas iniciativas.
  • Gasteizko Gaztetxea | La siguiente parada serán las antiguas cocheras del obispado, reconvertidas en espacio para la juventud de Gasteiz en abril de 1988. La ‘Casa de la Colina’ se ha convertido, durante los últimos 30 años, en un referente indiscutible de la cultura alternativa y el movimiento autogestionario de la ciudad. Tras superar diferentes conflictos con el ayuntamiento a lo largo de las útlimas décadas, ya nadie imagina una Gasteiz sin gaztetxe, convirtiéndose así en un símbolo de la autogestión como herramienta para la construcción de verdaderas alternativas populares.
  • Auzolana Pilotalekua | La última estación, con lunch incluído, será en el frontón Auzolana, el frontón del Casco Viejo, recuperado del abandono institucional por un grupo de vecinas en el año 2008, con el objetivo de convertirlo en otro espacio para el barrio. A día de hoy, diez años después, continúa funcionando como frontón y como espacio para diferentes iniciativas al servicio de los movimientos sociales: asambleas, comidas populares, actos públicos y un largo etcétera.
Un viaje único, un billete a la ciudad prohibida

Los billetes para formar parte de OkupaTour ya se encuentran en Hala Bedi Taberna, donde podrán adquirirse especificando la voluntad de viajar en bicicleta -el formato ideal para gente más joven, para quien disponga de una bicicleta o, sencillamente, para que haya más personas que puedan acceder al tren-.

Será un viaje único que, por el momento, solo podrá disfrutarse el 14 de abril, por lo que los colectivos organizadores han animado a “no perder este tren” y aprovechar esta oportunidad. Además, el tour será bilingüe y contará con servicio de traducción.

Según la organización, “el viaje también es autogestionado”, por lo que para hacer frente a los gastos, han animado a colaborar económicamente con la iniciativa, tanto al coger el ticket como durante el viaje, siempre “según la voluntad y capacidad de cada persona”.

“Munduko haurtzarorik onena izan nahi baduzu, etorri Euskal Udalekuetara”

“Munduko haurtzarorik onena izan nahi baduzu, etorri Euskal Udalekuetara”

40 urte baino gehiago sortu zen proiektua da Euskal Udalekuak. Hasiera batean udan aisialdia euskaraz bizitzeko aukera emateko asmoarekin sortu bazen ere, urteak joan ahala, beste hainbat balore gehitu zaizkio proiektuari, betiere euskara ardatz harturik. Goñi, Bernedo eta Abaigar etxeetako lagunak izan dira Zebrabidean, aurtengo udaldiaren berri eman eta izena emateko epea zabalik dagoela jakinarazteko.

Entzun
“Euskararen baitan ondo pasatzeko bide berriak zabaltzen hasi gara”

“Euskararen baitan ondo pasatzeko bide berriak zabaltzen hasi gara”

Bertsoa Bizi Gazte 2016an Arabako Bertsozale Elkarteak abiarazi zuen egitasmoa da. Gazteen euskararen erabilera sustatzea du helburua.  Honetarako euskarazko sorkuntza da ardatz nagusia, baina musika, rapa edo ikus entzunezkoen arteko fusioa lantzea da oinarri nagusia. Julen Zulaika izan da Zebrabidean, aurtengo edizioaren nondik norakoen berri emateko.

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies