Oier  Gomez  Euskal  Herrira  iritsi  da,  libre  geratu  ostean

Oier Gomez Euskal Herrira iritsi da, libre geratu ostean

Larriki gaixo dagoen Oier Gomez gasteiztarra libre geratu zen asteazkenean, euroaginduen inguruko ebazpena haren alde agertu baita. Ondo egin du bidaia.

Ez diote baldintzapeko neurririk jarri, eta leheengo orduak Parisko ospitalean jarraitu ostean, Euskal Herrira iritsi da ostiralean. Familiak, zentzu honetan, tramite ezberdinetako intimitatea errespetatzea eskatu du.

Gomezen kondenaren etetearen ostean, hiru euroagindu zituen zain Gomezek, bi Espanian eta bat Portugalen. Gogoratu behar da, Gomezi sei hilabeteko bizi itxaropena eman ziotela medikuek orain dela bi aste, pairatzen dituen gaixotasunak medio.


SerialK  |  “Felices  las  perdices”  –  Peaky  Blinders  |  Guillermo  Paniagua

SerialK | “Felices las perdices” – Peaky Blinders | Guillermo Paniagua

Erase una vez una ciudad donde llovía cenizas. Decían que este extraño suceso meteorológico se debía al hechizo con el que un monstruo- por nadie nunca visto pero por todos padecido- había querido castigar a una comunidad propensa, según él, a la holgazanería y al golferío. Los conocedores afirmaban que en los libros doctos la bestia era definida como Revolución Industrial; otros, más diletantes, decían haber oído que se hacía llamar Capitalismo. Fuera cual fuese su nombre, lo cierto es que todas las noches, a caballo o motorizado, un joven y elegante príncipe, progenie de la bestia, se habría paso por la calles atiborradas y pestilentes de la urbe para recordar a la plebe que el monstruo seguía enfadado y que además había venido para quedarse. Cumpliendo con la liturgia de rigor, se adentraba en la taberna consagrada y brindaba, fumaba y lo que hiciera falta para ejercer su papel de mensajero y predicador de las tinieblas. Allí, si algún comensal se atrevía a cuestionar su cometido, con un gesto diestro se desprendía de su gorra y, de un ataque fulgurante, las cuchillas escondidas y cosidas en la visera de su txapela se encargaban de rajar los globulitos frontales y mirones con los que el inconsciente había osado desafiarle. Así todo, más allá de los percances de turno, el mayor problema de este truculento personaje era que un foráneo reivindicaba también la misma estirpe bestial y, por tanto, cuestionaba la legitimidad de su paseos nocturnos y trifulcas varias. Aquel intruso, un hombre de la ley y la guerra, sostenía que el hijo de la bestia era él y, por consiguiente, que era el único encargado de asegurar su veneración. Así fue como, en el nombre del padre y de quién era el hijo, la guerra se había adueñado de la ciudad. Desde aquel entonces se podía escuchar a lo lejos a la bestia regocijándose ante un escenario en el que las únicas criaturas que vivían felices, jugueteando entre copos de cenizas, eran las perdices ya que la plebe demasiada absorbida en intentar sobrevivir entre fuegos cruzados no encontraba tiempo ni para comérselas.

Este pequeño relato introductorio improvisado, guiño cómplice a la intertextualidad tan característica de la narrativa serial contemporánea- es decir, este jugueteo e intercambio de cromos o cromosomas entre textos y relatos diversos que terminan fusionándose en el brazo que da cuerpo a toda obra- podría haber sido el cuento a través del cual la dura realidad de la ciudad obrera de Birmingham y de su famoso gang mafioso- los temidos Peaky Blinders- era reinterpretada para los oídos del niño que alguna vez fue Steven Knight, el creador de la serie británica que aquí nos ocupa, Peaky Blinders (2013). En una entrevista concedida a un semanario francés afirmaba que «Peaky Blinders es una suerte de cuento de hadas. Su trama nació de las historias que mis padres me contaban cuando era pequeño. Vista desde la perspectiva de un niño, esta realidad criminal y épica se tiñe de un velo mitológico. Todo se hace más grande más impresionante, más bello». El caso es que, fruto de un hechizo benigno o no, no queda duda alguna de que Steven Knight ha conseguido crear una obra a la altura de su fantasía infantil. Peaky Blinders es grande por su capacidad de abarcar y articular eficazmente diferentes géneros narrativos; es bella por su irreverencia formal y es impresionante por sus personajes que imprimen profundas huellas tanto en el celuloide como en el populoso mundo de los seres ficcionales.

Grande, decíamos, porque no contenta de integrarse con brillo y fantasía a la concurrida lista de grandes relatos seriales mafiosos (Los Soprano, Boardwalk Empire, Gomorra), Peaky Blinders coquetea a su vez con la crónica socio-histórica en una Inglaterra deprimida de entre guerras donde los supervivientes desquiciados de las trincheras conviven con los combatientes de una Irlanda en guerra de liberación, con militantes comunistas perseguidos o con contrarrevolucionarios rusos en exilio conspirativo. Por si fuera poco, este híbrido serial o cuento mafioso de época no duda en recurrir a otro género, el del western con sus calles inquietantes donde los villanos de siempre se enfrentan en duelo bajo los ojos atentos de un implacable sheriff flanqueado por un sacerdote poco ortodoxo, con sus saloons jocosos donde borrachos y prostitutas cohabitan ante una misteriosa camarera, testigo privilegiada de unos jolgorios irremediablemente interrumpidos por silencios y miradas que anuncian una inminente irrupción violenta.

Bella, remarcábamos, porque esta narración híbrida no cuajaría sin el esmero fotográfico y la atrevida banda sonora que atraviesa con oscuro lirismo esta gran obra. Como lo hiciera magistralmente la iconoclasta serie de Steven Soderbergh, The Knick (2014), apostando por la música electrónica como improbable hilo director de un relato de época ambientado en un hospital neoyorquino de principios del siglo XX, aquí les toca a PJ Harvey, The White Stripes y a Nick Cave musicalizar con un rock áspero las épicas y fantasmagóricas escenas, cuidadosamente filmadas y texturizadas, de esta gran serie. Si cada capítulo de la serie italiana Gomorra finalizaba, como apuntábamos en otro artículo, con un mismo envolvente y aéreo tema electro rock, en Peaky Blinders es el inicio de cada episodio el que recoge ritualmente un portentoso tema de Nick Cave & The Bad Seeds, Red Right Hand. Una composición que, contrariamente a su prima etérea italiana, apuesta por lo terrenal, lo polvoriento, suerte de prolegómeno épico y tarantinesco, toque de corneta que anuncia los excesos que estamos por presenciar.

Impresionante, finalmente, porque son personajes y actores de preocupante humanidad los que encarnan brillantemente esta trama novelesca. Los Peaky Blinders son ante todo, como todo gángster que se precie, una familia: los Shelby. Por un lado, tres hermanos visceralmente unidos y enfrentados: John, el joven frívolo e indisciplinado; Arthur, el mayor, irascible, tosco y deprimido y Thomas, el mediano, cuyos afilados pómulos y estratagemas le han valido el papel de líder de la manada. A estos tres secuaces se le añade la hermana distante y comprometida, Ada, única forma de cauterizar la sangrienta herida socio-afectiva en medio de tanta violencia patriarcal y, finalmente, la tía Polly, lúcida regidora que trata a duras penas de superar una maternidad truncada a la vez que los derrapes de la economía familiar. Unos personajes, todos ellos, de gran espesor psicológico y en el caso del protagonista, Thomas Shelby, de aplomo cinematográfico rara vez visto. Interpretado por Cillian Murphy, actor irlandés que se hiciera famoso por su papel en Batman Begins (2005) y que consagraría su trayectoria con su trabajo en la película de Ken Loach El viento que agita la cebada (2006), el inmenso Thomas Shelby dialoga inevitablemente con otro gran personaje, él también autoritario, brillante y oscuro, fumador empedernido, de voz cavernosa y belleza insultante, icono indiscutible de la ficciones seriales contemporáneas: Don Draper de Mad Men (2007). Actores o personajes- difícil pronunciarse- de carisma centrípeta que engullen insaciablemente planos y miradas como si de agujeros negros se tratase. Actores o personajes que quedarán para la posteridad como artefactos culturales tan ideológicamente preocupantes como narrativamente fascinantes.

En suma, con Thomas Shelby Peaky Blinders confecciona un nuevo superantihéroe y se lo ofrece generosamente al universo de la ficción serial, aquel mundo paralelo en el que, como en la vida real, viven felices sólo las perdices.

www.facebook.com/blogSerialK

Kondena  eten  diote  Oier  Gomezi,  baina  euroaginduen  zain  geratu  da  orain

Kondena eten diote Oier Gomezi, baina euroaginduen zain geratu da orain

Larriki gaixorik dagoen kondena etetea erabaki dute Frantziako epaitegiek, baina, momentuz, ez da aske geratuko. Asteazkenean izango da euroaginduen inguruko ebazpena. Sare herritarrak egun osorako gune bat antolatu du Gasteizen. 

Sententziak hainbat gako utzi ditu:

  • ETAren armagabetzea eta Oierren osasun egoera latza kontutan izan dute kondena eteteko: Gomezek ez dauka “berrerortzeko” aukerarik.
  • “Eszenatoki berria” kontutan hartzen duen lehenengo sententzia da.

Apirilaren 19an burutu zen bistan, fiskaltza kondena etetearen alde agertu zen, eta bost egun beranduago iritsi da kondena etetearen erabakia. Hala ere, momentuz, preso gasteiztarra ez da aske geratuko. Hiru euroagindu ditu zain: bi Espainian eta bat Portugalen. Oier Gomezen abokatuak, Maritxu Paulus Basurkok, adierazi duenez, “euroaginduak etetea lortzen ez bada, ez da ezer aldatuko”. 

Oiertxo SOS Elkartasun Eguneko ekitaldia

Asteazkenean espero da Gomezen aurkako euroaginduen inuguruko epaia eta erabakia. Sare herritarrak egitarau oparoa antolatu du egun horretarako: 12:00etatik 20:00ak arte Korreoseko enparantzan egongo dira, erabakia jakin arte. Zentzu horretan, eragile ezberdinak pasako dira ordu erdiro egingo den kontzentraziotik. Hala ere, bi hitzordu nabarmendu dituzte:

  • 12:30tan elkarretaratze masiboa deitu dute.
  • 19:00etatik aurrera: euroaginduen ebazpenaren jarraipena.

Gainera, Sare herritarrak ere manifestazio nazionala burutuko du Maiatzaren 6an Gasteizen, larriki gaixo dauden preso guztien askatasuna eskatzeko, tartean, Gomez eta Lopez de Abetxuko gasteiztarrena. Oiertxo SOS plataformak, aldiz, elkartasun egun arrakastatsua ospatu zuen larunbatean Gasteizen; horren erakusle, eguneko irudiak.

Balorazioak

Sare Gasteizek adierazi duenez, “presio sozialari esker” lortu da. Egoera ez errepikatzeko, maiatzaren 6an Gasteizen burutuko den manifestazio nazionalean parte hartzeko deia egin dute: 17:30tan abiatuko da, Iparralde gizarte – etxetik.

Oiertxo SOS plataformak euskal preso politikoei ezartzen zaizkien neurriak salatu ditu, epailearen balorazioa modu positiboan baloratuz eta “arrakasta kolektiboa” izan dela nabarmenduz.

 

 

 

Milaka  pertsonek  larriki  gaixo  dagoen  Oier  Gomez  presoaren  askatasuna  aldarrikatu  dute  Gasteizen

Milaka pertsonek larriki gaixo dagoen Oier Gomez presoaren askatasuna aldarrikatu dute Gasteizen

Larriki gaixo dagoen Oier Gomez preso gasteiztarraren askatasunaren alde, Elkartasun Eguna burutu da gaur Gasteizen OiertxoSOS plataformak deituta. Hala Bedik honen jarraipena egin du sare sozialetan eta egun osoan zehar jasotako irudiekin argazki galeria osatu du.  

11:30etan CNTren egoitzan egindako hitzaldi batekin hasiera eman diote gaurko egunari, eguerdian kontzentrazioa eta argazki mosaiko batekin jarraituz. Honen ostean, elkartasun bazkari jendetsua egin da Landatxo polikiroldegian. Egunari bukaera emateko, milaka pertsona bildu dituen manifestaldia abiatu da Andra Mari Zuriaren plazatik Foru enparantzara. Bertan, ekitaldi hunkigarri batean, Oier Gomezen berehalako askatasuna aldarrikatu dute eta, besteak beste, Oier beraren hitzak irakurri dituzte.

 

SerialK  |  “Il  Trono  di  Spade”  –  Gomorra|  Guillermo  Paniagua

SerialK | “Il Trono di Spade” – Gomorra| Guillermo Paniagua

En lo que sigue siendo una de sus definiciones canónicas, el sociólogo alemán Max Weber afirmaba que el Estado es “aquella comunidad humana que, dentro de un determinado territorio, reclama (con éxito) para sí el monopolio de la violencia física legítima […] El Estado es la única fuente del “derecho” a la violencia”. Si bajamos un poco el nivel de abstracción y precisamos que todo ello se instituye con un fin tan concreto y mundano como el de blindar los intereses de una minoría dominante- aquella que se presenta con éxito como comunidad cuando no es más que una ínfima parte de ella- entenderemos por qué el éxito de la novela publicada en 2006 por Roberto Saviano, un joven periodista italiano, le ha valido el dudoso honor de tener que vivir bajo escolta permanente. En efecto, son cosas que pasan cuando, para escribir una novela, uno se introduce furtivamente -sin el debido visado- en las comarcas de un mini Estado todopoderoso, buque insignia del patriarcado, de tronco medieval territorialmente enraizado pero con ramificaciones turbocapitalistas trasnacionalizadas, y decide además husmear diligentemente en sus oscuros negocios. No nos confundamos: el objeto de estudio de aquel libro, Gomorra, no es el Vaticano sino la Camorra napolitana.

En cualquier caso, no contenta con su hazaña libresca, Gomorra volvió a las andadas con una adaptación para la gran pantalla que le valió el premio del jurado del Festival de Cannes 2008, pasó por las tablas del teatro y, como colofón de su valiente recorrido, se serializó en el año 2014 convirtiéndose en una de las grandes narraciones de la televisión europea actual. Pero, inverosímil como pueda parecer, con las dos temporadas emitidas hasta ahora Roberto Saviano ha logrado algo aún más atrevido que desollar la bestia camorrista: consiguió el tour de force artístico de ofrecernos un Juego de Tronos en su versión neorrealista italiana.

En efecto, más allá del origen novelístico y del éxito social y comercial que comparten las dos series, ambas obras beben fundamentalmente de una misma fuente tan clásica, actual y narrativamente eficaz como son los entresijos palaciegos y los campos de batalla donde el poder se reproduce. Ese poder político de una nobleza que anida en palacetes tan solemnemente oscuros como sobreactuadamente chispeantes son las mansiones de la lumpen-burguesía napolitana; ese mismo despotismo medievalesco donde la fórmula química gramsciana de composición molecular del poder -equilibrio dinámico de consenso y coerción- parece no aplicarse del todo cuando se dispone de ejércitos o sicarios, de dragones o AK-47s, de carabelas o 4X4s blindados.

Un poder, por lo tanto, que Gomorra presenta crudamente en sus violentas manifestaciones estéticas y sociales al hilo de un relato coral- mucho menos barroco que el de su prima estadounidense, neorrealismo oblige- adentrándose en la disputa de un territorio desolado de los suburbios napolitanos por parte de dos familias camorristas y centrándose en las desavenencias internas a una ellas, el clan de los Savastano. Porque, como en Juego de Tronos –Il Trono di Spade en su edición italiana-, el problema no reside únicamente en saber qué familia se hará finalmente con el trono sino en dilucidar, tema más delicado aún, quién es el legítimo candidato a suceder a una cuestionada jefatura familiar. Para ello los lazos de sangre son tan necesarios como imprescindible es la capacidad de ejercer el poder sin que te tiemble el pulso, peculiaridad que no le suele suceder al hijo de sangre pero si al tercero en discordia. Así es como a la eficacia narrativa de optar por filmar la mecánica del poder político Gomorra le suma, al igual que Juego de Tronos, la siempre atrayente erótica del poder simbólico al movilizar arquetipos más anclados si cabe en nuestro imaginario colectivo. Y es que, resultado explosivo de un atrevido cruce mendeliano entre las familias Stark y Lannister, los Savastano se construyen ellos también según el patrón que dicta la Trinidad, encarnando unos personajes complejos que le dan a esta serie, haciéndole honor a la famosa ciudad de la que toma el nombre, grandes momentos de tragedia bíblico-edipiana.

Bíblica, ya que por un lado tenemos el Padre ubicuo y omnipotente, don Pietro Savastano, tan aguerrido como Lord Tywin Lannister y desoído como Ned Stark; por otro lado, el Hijo sacrificado que tendrá que resucitar, Gennaro Savastano, mezcla del milagroso Jon Snow con el regicida Jaime Lannister y, finalmente, el Espíritu Santo clarividente y despechado, Ciro “el inmortal”, cruce del carnal estratega Tyrion Lannister con el gélido joven visionario Bran Stark. Edipiana, ya que en estas series para salvar a la familia el Padre tiene que morir o, más bien, el hijo tiene que matarlo.

Pero el verdadero catalizador de todas estas tramas y que se convierte sin lugar a duda en el personaje principal, avasallador como ninguno y colosalmente carismático, es el propio territorio. Sin nada que envidiarle al imponente Desembarco del Rey ni al infinito Muro que la Guardia de la Noche custodia desde milenios, el barrio de Scampia y sus impresionantes bloques de hormigón donde malviven familias hacinadas, con pasarelas comunicantes incluidas, se impone monstruosamente como el eje narrativo de esta gran serie italiana. De improbable arquitectura triangular que recuerda a la forma de las velas de un barco- lo que les ha valido el nombre de Vele di Scampia-, y literalmente carcomidos por los efectos de la droga, estos edificios simbolizan los restos de un naufragio social de cuyos supervivientes los magníficos planos aéreos y panorámicas generales nos cuentan la historia. Una vida que en los atardeceres, bulliciosos y sofocantes, recuerda a los vaivenes de las multitudes cacofónicas en la Torre de Babel. Una vida que por las noches, irregularmente iluminadas e indómitas, se asemeja, si me permiten la licencia, a los misteriosos quehaceres de lo que quedaría de una tripulación alienígena en su destartalada nave espacial abandonada y fosilizada, muestra arqueológica de una misión interestelar fracasada por haberse topado con unos anfitriones menos civilizados de lo esperado. En cualquier caso, de lo que estamos hablando es del magistral retrato de un cuerpo urbano metastasiado por la guerra. Acaso habría que remontarse a una de las obras maestras del neorrealismo italiano, Alemania, año cero (1948) de Roberto Rossellini, para encontrar un precedente donde la arquitectura demolida expresa mejor que cualquier otro personaje la desmesurada sinrazón de un sistema criminal.

Para terminar, no nos queda más remedio que dedicarle unas breves palabras al tema que se encarga ritualmente de musicalizar la última escena de cada capítulo de Gomorra. En sus poco menos de tres minutos, con unos escasos cuatro acordes y percusión cardiovascular acompañada de hipnotizantes desgarros acústicos, Doomed to live (Condenado a vivir) https://www.youtube.com/watch?v=Hl5F9AFXQ-M, compuesto e interpretado por el grupo electro-rock Mokadelic, nos invita a una suerte de levitación conclusiva, melancólica e introspectiva. Una vez alcanzado el punto cenital desde el que nos permite abarcar cabalmente toda la miseria de un territorio física y emocionalmente diezmado -el nuestro y el de los personajes- un último acorde interrumpe bruscamente el planeo y la escena, dejándonos caer en picado. Una caída menos libre que obligada que nos concede, eso sí, el tiempo suficiente antes del impacto final para abrazar el interrogante que esta serie no se cansa de plantear a lo largo de sus capítulos: ¿cómo hemos podido llegar hasta aquí?

www.facebook.com/blogSerialK

NetPolitik  |  La  necesaria  escenificación  de  la paz

NetPolitik | La necesaria escenificación de la paz

Nos asombra escuchar estos días aquello que el acto producido en Baiona el pasado domingo día 8 de abril es una escenificación por parte de ETA para “enmascarar su derrota”.

Nos sorprende por la simplicidad de la argumentación y porque en el fondo desvela una nula voluntad de “desarmar el lenguaje de guerra”.

En un momento en el que se habla mucho del relato que dejaremos para el futuro de lo sucedido en los últimos años en Euskal Herria, hemos de indicar una cosa: Los relatos políticos tienen que tener un final y ese final llega de forma colectiva y normalmente con un acto importante y que queda en la memoria de la mayor parte de la población. Esa típica pregunta de “¿qué estabas haciendo tu el día…?” el tan mencionado día D. Ese día D que es la invasión de Normandia y que hace que la mayor parte de la población europea crea, erróneamente, que la II GM se ganó gracias a EE.UU o el día D en el que Obama ordena el asesinato de Bin Ladem sin juicio para poner fin al momento más traumático de la historia reciente de los estadounidenses.

Cuando en un futuro nos pregunten a los vascos y vascas qué estábamos haciendo el día que se acabó la violencia en Euskal Herria, nuestro cerebro caminará de forma automática en nuestros recuerdos en dos direcciones: la foto histórica de la Conferencia Internacional de Paz de Donostia y que llevó a la declaración de abandono de la violencia por parte de ETA tres días después y  las fotos de este domingo en Baiona tanto de los Artesanos de la Paz entregando las localizaciones de los arsenales de ETA, y el posterior acto al que acudieron más de 20.000 personas.

En el dibujo de la realidad de los medios y políticos españoles, ETA tiene dos escenificaciones y momentos claves para cerrar el relato y con ello tomar la iniciativa en su construcción. El Estado Español no tiene ninguno, está ausente en la construcción de la paz, fuera de foto y desorientado.

El Estado español puede estar dando la sensación de estar ganando la “guerra”. No es una “guerra”, solo es una batalla. “La guerra” va mucho más allá.

Mugimendu  feministak  identifikatutako  hainbat  eraso  sexisten  berri  eman  du

Mugimendu feministak identifikatutako hainbat eraso sexisten berri eman du

Urtarrilean emakume batek eraso sexista salatu zuen Errekaleor auzoan. Orduan, eraso sexisten aurkako protokoloa aktibatu zen, baina erasotzaileak ez du protokoloa errespetatu. «Erasotzailea gure ingurukoa denean erasoari garrantzia kentzeko joera» salatu dute, eta lanketa berezia abiatuko dute honen aurrean Arabako herri mugimenduarekin.

Azken hilabeteotan Gasteizen identifikatutako eraso sexistak salatu dituzte Errekaleor Bizirik!-ek, Lamingorriek (Mendialdea) eta Lautadako eta Gasteizko mugimendu feministek. Salatu dutenez, urtarrilean emakume batek eraso sexista bat salatu zuen Errekaleor auzoan. Horren ondorioz eraso sexisten aurkako protokoloa martxan jarri zen: komisio bat sortu eta erasotzaileari hainbat gunetako sarrera debekatu zioten. Gainera, gaia lantzerako orduan, beste hiru kasu identifikatu ziren.

Eraso berriak ekiditzeko asmoarekin, erasotzaileari lanketa bat egitea proposatu zioten, baina honek protokoloa errespetatu ez duela salatu dute, besteak beste, buruturiko erasoa ukatuz, erasotua jazartuz edo guztia salatzeko ekimen baten aurrean indar polizialak deituz.

«Eraso sexistak ez dira soilik jipoiak eta kale ilunetan ematen diren bortxaketak, heteropatriarkatuaren oinarrizko zapalkuntza estrukturalen ondorio baizik», azpimarratu du mugimendu feministak. «Eta, noski, gure espazioetan ere» eraso sexistak ematen direla ohartarazi dute, «erasotzailea gure ingurukoa denean, erasoari garrantzia kentzeko eta erasoa zalantzan jartzeko joera» indarrez salatuz.

Guzti honen harira, Gasteiz zein Arabako herri mugimenduari deialdia luzatu diote, hemendik aurrera abiaraziko den lanketa berezian parte hartzera.

Hala  Bedik  jendarte  osoaren  babesa  eskatzen  du  999  halabelarri  lortzeko  eta  proiektu  komunikatiboa  posible  egiteko

Hala Bedik jendarte osoaren babesa eskatzen du 999 halabelarri lortzeko eta proiektu komunikatiboa posible egiteko

Halabelarri kanpaina berria aurkezten dugu, ‘Tortillari buelta ematera goaz’ lelopean, Arabako jendarte osoaren babesa lortzeko asmoarekin. 666 halabelarrietatik 999 halabelarrietara jauzia emateko erronka eta jendartea eraldatzen laguntzeko helburua izango dira kanpaina berriaren oinarriak, 35. urteurrenari begira proiektu komunikatiboa inoiz baino indartsuagoa izateko.



‘TORTILLARI BUELTA EMATERA GOAZ. EGIN ZAITEZ HALABELARRI!’

Hala Bedik Arabako jendarte osoaren babesa eskatzen du 999 halabelarri lortzeko eta bere proiektu komunikatiboa posible egiteko

Azken aldian, Hala Bediren inguruko albisteak ez dira oso onak izan: irregulartasunez beteriko prozesuaren ostean Eusko Jaurlaritzak lizentzia ukatu digu, haize bolada batek antena bota digu… baina hemen gaude eta hemen jarraituko dugu. Ia 35 urteko historia dugu, ibilbide oparoko proiektu komunikatibo libre bat gara, eta bereziki, guzti hau posible egiten duen komunitate zabala eta anitza dugu oinarri. Horregatik, halabelarri kanpaina berriarekin gatoz: tortillari buelta eman eta Arabako jendarte osoaren babesarekin 999 halabelarri izatera heldu nahi dugu, Hala Bediren proiektu komunikatiboa posible egiteko.

Ahotsik ez zutenei ahotsa emateko helburuarekin jaio zen Hala Bedi irrati librea 1983an eta gaur egun arte komunikatzeko modu ezberdin baten alde lan egin du. Asko aldatu da dena denbora honetan zehar, baina garai berrietara etengabe moldatu den hedabide erreferentea da gaur egun Hala Bedi, hasierako helburuari eutsiz.

Eraldaketa soziala bultzatuz eta jendarte mugimenduen tresna izanik, kalitatezko programazio sendo bat lortu dugu uhinetan: Hala Bedi Bat (107.4 FM) eta Hala Bedi Bi (88.8 FM), euskara hutsezko lehenengo irratia Araban. Gainera, irrati libre eta komunitario bat baino askoz gehiago den proiektuan bihurtu gara, besteak beste, azken urteotan multimedia komunikazioaren eta teknologia berrien aldeko apustu sendoa eginez. Arabak behar-beharrezkoa duen herri komunikabide integrala izan nahi dugu.

Ehundaka pertsonen artean eraikitzen dugu Hala Bedi egunero, astero. Milaka entzule gara uhinetan. Milaka jarraitzaile gara sarean. Handituz doan egitasmo komunikatibo hau libre eta posible egiten duena gure komunitatearen babesa da. HalaBelarriak dira, gure bazkideak, komunitate gisa sostengatu eta eraikitzen gaituztenak.

Horregatik, irailetik, Arabako herri mugimendu, elkarte eta eragile ezberdinekin harremanak egin ditugu, elkarlana eta komunitatea sendotzearekin batera, ezinbestekoa den babes ekonomikoa lortzeko. Erronka hori kalera ateratzeko eta Arabako jendarte osoari zabaltzeko ordua iritsi da. Iraganean, 666 halabelarri lortzeko apustua egin genuen, eta orain, tortillari buelta ematera goaz, zentzu zabalean: alde batetik, 999 halabelarri (bazkide) izateko deia egiten dugu; bestalde, Arabako jendartea eraldatzen laguntzeko helburuan berresten gara. Sinbolikoki, Marotok eta konpainiak duela urte batzuk egindako iruzurrezko tortilla erraldoiari buelta eman nahi diogu.

2018. urtean 35 urte beteko ditu Hala Bedik, eta ordurako inoiz baino indartsuago nahi dugu proiektua, orain arte egindako bidean sakonduz. Finean, erronka hori posible egiteko, Arabako jendarte osoari Hala Bediren proiektuaren parte izateko gonbidapena luzatzen diogu, bakoitzaren ahalmenaren arabera (5€/hileko minimotik abiatuta) edo halabelarri gehiago lortzen lagunduz. Horretarako, modu ezberdinak eskaintzen ditugu: www.halabedi.eus/halabelarriak webgunearen bitartez, Hala Bedi Tabernan edo irratian bertan.


‘VAMOS A DARLE LA VUELTA A LA TORTILLA. HAZTE HALABELARRI’

Hala Bedi pide el apoyo de toda la sociedad alavesa para lograr 999 halabelarris y hacer posible su proyecto comunicativo

Últimamente, las noticias sobre Hala Bedi no han sido muy buenas: el Gobierno Vasco nos negaba la licencia tras un proceso lleno de irregularidades, el viento derribaba nuestra antena… pero aquí seguimos y aquí seguiremos. Tenemos una historia de casi 35 años, somos un proyecto de comunicación libre con una larga trayectoria, y sobre todo, tenemos una comunidad amplia y diversa que hace todo esto posible. Por ello, lanzamos una nueva campaña de halabelarris: queremos darle la vuelta a la tortilla y llegar a ser 999 halabelarris, con el apoyo de toda la sociedad alavesa, para hacer posible este proyecto comunicativo.

La radio libre Hala Bedi nació en 1983 con el objetivo de dar voz a quienes no la tenían, y ha trabajado desde entonces a favor de otra forma de comunicación. Las cosas han cambiado mucho en todo este tiempo, pero a día de hoy, Hala Bedi es un medio de comunicación referente, que se ha adaptado continuamente a los nuevos tiempos, manteniéndose fiel a aquel objetivo inicial.

Promoviendo el cambio social y como herramienta para los movimientos sociales, hemos logrado afianzar una programación de calidad en las ondas: Hala Bedi Bat (107.4 FM) y Hala Bedi Bi (88.8 FM), la primera radio de Araba íntegramente en euskera. Además, nos hemos convertido en un proyecto que es ya mucho más que una radio libre y comunitaria, entre otras cosas, apostando firmemente por la comunicación multimedia y las nuevas tecnologías en los últimos años. Queremos ser el medio de comunicación popular e integral que necesita Araba.

Cientos de personas construimos Hala Bedi a diario, cada semana. Somos miles de oyentes en las ondas. Somos miles de seguidoras en la red. Es el apoyo de nuestra comunidad el que hace libre y posible este proyecto comunicativo que continúa creciendo. Son las halabelarris, nuestras socias y socios, quienes construyen esto, como comunidad.

Por ello, desde septiembre, hemos entablado relaciones con diferentes movimientos populares, asociaciones y agentes de Araba, para fortalecer nuestra comunidad y nuestra cooperación, y también para lograr el apoyo económico que es imprescindible. Ha llegado la hora de sacar ese reto a la calle y extenderlo a toda la sociedad alavesa. En el pasado, hicimos la apuesta de lograr 666 halabelarris, y ahora, vamos a darle la vuelta a la tortilla, en todos los sentidos: por un lado, hacemos un llamamiento para llegar a ser 999 halabelarris (socias); por otro lado, nos reafirmamos en nuestro objetivo de ayudar a transformar la sociedad alavesa. Simbólicamente, queremos darle la vuelta a la engañosa tortilla gigante que montaron Maroto y compañía hace algunos años.

En 2018 Hala Bedi cumplirá 35 años, y para entonces queremos el proyecto esté más fuerte que nunca, profundizando en el camino recorrido hasta ahora. En definitiva, para hacer posible ese reto, invitamos a toda la sociedad alavesa a ser parte del proyecto de Hala Bedi, según las posibilidades de cada persona (partiendo de un mínimo de 5€/mes) o ayudándonos a conseguir más halabelarris. Para ello, ofrecemos diferentes formas de hacerlo: a través de la web www.halabedi.eus/halabelarriak, en Hala Bedi Taberna o en la misma radio.


SerialK  |  “Los  santos  inocentes”  |  Making  a  murderer  -Guillermo  Paniagua-

SerialK | “Los santos inocentes” | Making a murderer -Guillermo Paniagua-

Algunos dicen que siempre ha estado aquí, cobijada, esperando pacientemente el momento de su recogida como aquel ansiado recuerdo aguarda al melancólico empedernido, como la trufa soterrada a su sabueso bien adiestrado. Otros sostienen que se construye a base de una aventura teórica, a veces en una modalidad unilateral, sistemática y un poco onanista, edificadora de castillos flotantes; otras veces de forma consensuada, experimental y casi romántica en la cual los roces y el tonteo terminan convenciendo a la aventura de engendrar un compromiso estratégico con la realidad. La verdad, por lo tanto, es un objetivo que suscita diferentes aproximaciones, un destino donde confluyen diferentes caminos, todos ellos, eso sí, territorios históricamente minados por sus díscolos hermanos siameses- el error y la mentira- y, por si fuera poco, en los tiempos que corren, abrasados por la ofensiva relativista que se empeña en que se cancele la expedición. Pero pase lo que pase o se pase por donde se pase, resulta que la verdad importa. Y mucho, al menos para cierta gente más que para otra.

A esta gente va dedicada Making a Murderer (2015), impecable serie documental de diez horas de duración repartidas en diez capítulos, síntesis explosiva de un maratoniano rodaje que se extendió durante diez años y en el cual sus creadoras, Laura Ricciardi y Moira Demos, filmaron minuciosamente, agazapadas como documentalistas de la vida salvaje, el enrarecido ecosistema del interior estadounidense y su aún más hostil bioesfera jurídico-policial. Una pequeña localidad del Condado de Matinowoc en el estado de Wisconsin es el marco donde malvive una humilde y estigmatizada familia dedicada al rejunte de esqueletos automovilísticos y de cuyo taciturno miembro, Steven Avery, Making a Murderer nos cuenta la historia.

Tras 18 años encarcelado por agresión sexual e intento de homicidio una muestra de ADN exonera a un ya no tan joven chatarrero que, no bien recuperada su libertad, decide demandar a las autoridades del Condado en busca de resarcimiento. El problema de Steven es que la libertad que había recuperado no era aquella todopoderosa arma ciudadana de amplio espectro de la que los defensores del sistema nos aseguran la existencia, sino más bien la libertad realmente existente, la de siempre, la que se limitaría a explicar las aleatorias idas y venidas- un día por aquí, otro día por acá- de un pobre hombre arrojado de vuelta en el laberinto metálico de un desguace familiar. Por lo tanto, el problema de Steven es que con esta demanda estaba reincidiendo abiertamente en un delito de desacato a la autoridad.

El primero había sido al no cumplir con las expectativas sociales que el sistema le reserva a los nadies, al perturbar el metabolismo comunitario de secreción de enemigos internos y chivos expiatorios y cuya faena había sido deliberadamente rematada por el sistema nervioso central, el jurídico-policial. En pocas palabras, por culpa de la inocencia de Steven el empeño sistémíco en la fabricación de un asesino había fallado, la cadena alimentaria comunitaria se había interrumpido, el equilibrio medioambiental estaba en peligro. Aun así, impasible ante el terremoto generado, Steven decidió desobedecer una segunda vez. Pero, más Icaro que pícaro, en esta ocasión quiso volar demasiado alto. No contento con incumplir con la funcionalidad social del excluido que le correspondía, el chatarrero andaba un poco sobrado y se atrevió, nada más y nada menos, que a tomarse en serio su estatus de ciudadano, a ejercer sus derechos y a impugnar un sistema que le había robado 18 años de su vida. Con esta osadía Steven rebasó el vaso del sheriff, traspasó las rayas del fiscal y a partir de ahí la bestia clasista encendió su maquinaria corrupta para engullirlo definitivamente: esta vez nada de ingeniera social, tocaba eliminarlo.

Aquí empieza esta historia kafkiana, tan atrapante como desoladora, donde seguiremos paso a paso el ensañamiento carroñero del establishment en busca, él también, de resarcimiento. La confrontación de puntos de vistas polarizará un guión magistralmente hilado por las dos realizadoras donde se enfrentarán, visceralmente, dos mundos. Por un lado, el de unos interiores y exteriores ferozmente deprimentes donde la parsimonia, lucidez y contundencia de una familia- tan machacada como los componentes de su desguace- generará momentos de inusitada belleza y dignidad. Por otro, la logorrea, soberbia y cinismo de los responsables institucionales y mediáticos dibujarán un mundo de putrefacción avanzada, de chatarra humana amontonada.

Pero lo que separa abismalmente estos dos mundos y constituye la tesis central de esta serie documental es la desigual distribución social del interés por la verdad. Una verdad que para algunos es tan vital como la necesidad de entender y superar su condición subalterna, una verdad que para otros es tan mortal como la posibilidad de desbaratar su posición privilegiada. Así es como, más allá de denunciar las injusticias padecidas por un chatarrero probablemente más inocente que santo, más allá de desvelar los mecanismos excluyentes que imperan en la sociedad actual, Making a Murderer se propone algo más: la rehabilitación de la verdad como herramienta emancipadora.

www.facebook.com/blogSerialK

Otros artículos que te pueden interesar:

SerialK | “En el país de las maravillas” | Utopía – Guillermo Paniagua –

SerialK | “La pesadilla americana” | American Crime -Guillermo Paniagua-

 

 

 

Arabako  bertso  finala,  prest

Arabako bertso finala, prest

Gasteizko Printzipal Antzokian larunbatean jokatuko den Arabako Bertsolari Txapelketako finala aurkeztu du Arabako Betsozale Elkarteak. Sei finalistak gogotsu daude saio on bat egiteko eta txapela janzteko. Karla Santiestebanek jantziko dio txapela irabazleari.

*Arabako Bertsozale Elkartearen albistea

Finalistek nabarmendu dute seikotean eman den transmisioa, belaunaldi ezberdinetakoa izanik batzuk besteen irakasleak izan dira, eta final honetan topo egingo dute.

Karla Santiestebanek jantziko dio txapela irabazleari. Arabako Bertsozale Elkarteak Karlak, urte askotan, egindako lan isila eskertu nahi du. 1946an jaioa Arabako bertsolaritzaren sustatzailea izan da, 1982an Arabako lehenengo bertso-eskola sortu zuen, Aiaraldekoa. Geroztik antolatzailea, gai-jartzailea eta epailea izan da.

Beste sari banatzaileak Arabako bertso-eskoletako ordezkariak izango dira. Honekin, antolatzaileek begi bistan utzi nahi dute bertso-eskolen sarearen funtzioa bertsogintzan, herrikintzan eta euskalgintzan.

Finalerako sarrerak erosteko Printzipal antzokiaren ohiko bideetatik eskuratu behar dira, hauexek: takilean, telefonoz eta antzokiaren web gunean. Sarrera guztiak numeratuta izango dira. Hala ere, Hala Bedik ere sarrerak zozketatuko ditu.

11 orrietatik 4 orria« Lehena...23456...Azkena »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies