Lumagorri HAT ha propuesto a la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Gasteiz la creación de un Observatorio Local contra los delitos de odio por Orientación Sexual e Identidad de Género. Esta propuesta la encajan dentro de las necesidades actuales de las personas LGTBI establecidas en el Diagnóstico sobre las realidades de la población LGTBI en Gasteiz.

En dicho trabajo se vio la necesidad de un trabajo de sensibilización, concienciación y formación generalizada a la sociedad para garantizar “el buen trato, el respeto, la igualdad y la no discriminación de las personas LGTBI”. También se establece la Creación de un Observatorio Local contra la LGTBIfobia como propuesta para incorporar al IV Plan para la Igualdad de Género en la capital alavesa entre los años 2018 y 2021.

“El Observatorio Local contra los delitos de odio establece una red de trabajo entre administraciones, agentes, colectivos y personas LGTBI para registrar, denunciar y luchar contra los Delitos de Odio con el propósito de cubrir un espacio que está descuidado en nuestra sociedad”, afirman desde Lumagorri.

Denuncian que se están produciendo agresiones a las personas LGTBI pero no llegan a las instituciones ni a los juzgados: “Prueba de ello es el pequeño número de denuncias que vienen reflejándose en los dos últimos años sobre delitos de odio al colectivo LGTBI que publica el Ministerio del Interior”. Además, consideran que iniciativas ya puestas en marcha desde las instituciones vascas, como el servicio Berdindu, no están cubriendo este espacio en Gasteiz.

El primer objetivo de Lumagorri transmitir a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales que la LGTBfobia no es aceptable en ningún caso y que siempre se puede dar una respuesta. “Podemos dar una respuesta de una forma u otra, pero siempre tiene que haber una reacción legal y democrática ante una acción de odio contra nuestra dignidad”, afirman.

El segundo sería el de seguir fomentando la visibilidad del colectivo LGTBI. Para poder cumplir estos dos objetivos, el Observatorio trataría de ocupar el espacio que hay entre las víctimas y las instituciones para, de esta forma, poder trasladar los incidentes de odio a las instituciones correspondientes y que la dignidad del colectivo LGTBI pueda verse reparada.

“La homofobia, lesbofobia, bífobia y transfobia están latentes en la misma medida en que la libertad sexual y de género va ganando terreno en nuestras calles. El odio contra la diversidad sexual y la identidad de género no es un problema superado sino todo lo contrario: está muy presente en nuestra sociedad”, considera Lumagorri, que constata un incremento de agresiones que confirman los datos globales que arrojan las encuestas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies