El último trimestre de 2017 los desahucios han subido un 34,6% en comparación al año 2016. Kaleratzeak Stop Araba denuncia que uno de los motivos principales es el aumento de la especulación, la pobreza y los bajos salarios.

2017 ha dejado un balance más que negativo en lo que se refiere a familias desahuciadas en Araba. Si en el total de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa las familias desahuciadas han sido 877, en Araba la cifra es de 197. 

Se confirma de este modo el incremento explosivo de los desahucios por la aplicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), por “impagos de alquiler y rescisión de contratos”. El motivo principal, según Kaleratzeak Stop Araba, el aumento de la especulación, la pobreza y los bajos salarios.

Aunque no se tengan las cifras exactas del año 2016, queda claro que ha habido un aumento, ya que las cifras del último trimestre de 2017 son un 34,6% superiores a las del 2016 en el conjunto de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.

Otra de las razones que ven para dicho aumento, sería la cantidad de familias que se marchan del programa ‘Bizigune’ -de 5.700 viviendas previstas se ha reducido a 4.400-. “La oferta de viviendas privadas se está restringiendo  para colectivos vulnerables a quienes se está rescindiendo contratos de alquiler o negándoselos porque los arrendadores les discriminan”.

Con respecto al año pasado, desde Kaleratzeak Stop Araba han notado un incremento de casos de alquileres entre particulares, además de la gestión de ‘Bizigune’ y ‘Alokabide’ y del recorte en presupuesto del Gobierno Vasco  en vivienda.

“Tal y cómo lo vemos la gestion de los pisos de las administraciones publicas y bancos, su acaparacion y su no utilizacion es lo que puede estar encareciendo el precio de la vivienda”, afirman. Entre particulares el precio del alquiler no está regularizado de ninguna forma y ese puede ser otro motivo.

Los datos dejan también en evidencia que la burbuja del alquiler está creciendo: en la época de crisis hay acaparacion de pisos, sobre todo por particulares con liquidez, y entidades bancarias que se quedan con los pisos a resultas de quedárselos en las subastas de las propiedades.

Muchas razones, muchos motivos, pero la cruda realidad de los desahucios también tiene su cara más negra en Araba. Una cara que no tiene, a principios, pinta de solucionarse si a los datos nos remitimos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies