“Los servicios paramilitares o parapoliciales son un gran recurso para gobiernos autoritarios parlamentarios. Disfrazan el estado de democracia, y eso impone ciertos límites que una dictadura o un estado de guerra total no tienen. Cuando para lograr sus intereses deben traspasar el estado de derecho que parecen defender, utilizan los servicios de funcionarios armados de diferentes uniformes que realizan el trabajo sucio. Este tipo de servicios son una macabra metástasis entre la legalidad y la ilegalidad. Recuerdo de pequeña los Guerrilleros de Cristo Rey. De pequeña recuerdas las sensaciones, sobre todo. Recuerdo la sensación de que a mis mayores, estos grupos descontrolados armados les daban más miedo que la temida policia armada de Franco. Por descontrolados. Nada detiene a estos servicios. No es casualidad que a German lo asesinara un ex-legionario…

Supongamos que la cuadrilla de pikoletos en Altsasu de pedo en ferias tenian la orden, tan fácil de cumplir, de liarsela a algún grupo de chavales de la Sakana. Que la liaran, que montaran la bronca, que lograran lesiones, y que hubiera detenciones y denuncias, que de el resto, ya se encargarían los “servicios legales del estado de derecho”. 

Supongamos que la cuadrilla de mierdas que vinieron de pedo, no podemos olvidar que hay un pikoleto y un militar entre ellos que facilmente podrían manipular al resto de imbéciles de la manada, también tenían la misión parapolicial de generar un kaos feminista en la Feminista Iruña del Cambio. Que del resto, se encargarían “los servicios legales del estado de derecho”. 
No se como puedo pensar estas cosas. Pero además, aunque no fuera asi, aunque fuera verdad que estas personas solo estaban de pedo, o solo estaban de pedo y cachondos, el tratamiento posterior de los hechos por parte de “los servicios legales del estado de derecho” convierten esos hechos nocturnos “espontáneos” en parapoliciales. Porque traspasan los límites legales, pero son instrumentalizados por el poder político para sus propios intereses partidistas. Están sirviendo para mostrar la chulería postfranquista del sistema de administración del poder del Estado Español. Y ambos casos han sido convertidos, sino fueron antes diseñados, como excusas de desestabilizacion de los dos gobiernos del cambio en Navarra. 
Nos quieren enfadad@s y miedos@s, porque esos son las dos actitudes menos productivas para la lucha. Y se encargan de enfadarnos y meternos miedo. 

El juez del juicio contra la manada fue proclamado en su dia por el pleno del Parlamento de Navarra a candidato a magistrado del Tribunal Constitucional (TC), propuesto por PP y UPN. El nombramiento de los candidatos a magistrados del TC propuestos por los parlamentos autonómicos es competencia del Senado, que puede vetar los nombres de aquellos candidatos que no generen la suficiente “confianza institucional”. Esta confianza es razonamiento recogido en la sentencia del pleno del Tribunal Constitucional hecha pública el 24 de julio de 2008. Y va en contra de la separación de poderes de una democracia, creo yo. 

Estas pequeñas cosas son las que han tejido estos años el Estado Postfranquista PPSOE. Al leer esto, claro que dan ganas de divorciarse de España. Pero representantes de colectivos feministas ya han construido un discurso de aviso para mujeres. Tienes todo el derecho del mundo a divorciarte, pero piensa con tranquilidad (sin enfado y miedo) y elige un buen momento y proceso de separación, para protegerte a ti y a lo tuyo. 
Blanca Esther fue asesinada por un imbécil que luego la tiro al rio. Elijió un mal momento para ello, porque estaba sola y el imbecil era mas fuerte y había bebido unas cervezas. Tenía todo el derecho a abandonarlo. Pero debió protegerse. Por su seguridad. 

Yo también quiero que esta relación enfermiza estado-territorios termine, porque día tras día y con cualquier tema descubrimos un poco mas el horror y engendro que es esta estructura estatal postfranquista. Pero cuidemonos, por nosotr@s y lo nuestro. Porque son muy peligrosos. Pero eso si, ni nos enfademos ni nos atemoricemos. Pensemos friamente, tomemonos nuestro tiempo, vayamos recogiendo a las víctimas, prevengamos que no haya más víctimas. Y mientras, llevemos una estrategia inteligente y comunitaria. No caigamos en sus provocaciones”.

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies