Nadie es inocente en la calle

Asisto inaudito al espectáculo deplorable que las llamadas izquierdas estatales están ofreciendo estas semanas y meses a cuenta del procés catalá.

Digo izquierdas por respetar cómo se autodenominan estos partidos y organizaciones, porque vamos, hace mucho que sabemos en Euskal Herria cuanto tienen de izquierdas muchas de las propuestas del PSOE e IU. Por no hablar de ex-dirigentes metidos a oligarcas defensores a ultranza del actual sistema despótico neoliberal y que todavía conservan el carnet del partido y cuyas sombras son muy alargadas.

De Podemos esperaba algo más, la verdad, pero están siguiendo la estela de los otros, salvando honrosas excepciones como la de Albano Dante Fachín o las gentes del SAT, con Diego Cañamero. Parecen no enterarse que con esa equidistancia en los actos están reforzando la aplicación del artículo 155. Parecen no enterarse que nos estamos jugando lo poco de democrático que quedaba en el estado español.

Y así andan llenando las cárceles de dignidad porque el cinismo, la corrupción y el autoritarismo campan a sus anchas por las calles (aunque a veces tengan que acudir  a los juzgados).

Al final las gentes que quedamos en la calle, y nos denominamos de izquierdas, vamos a desarrollar un gran complejo de culpa y nos vamos a entregar para que nos detengan aludiendo que somos culpables de rebelión, sedición o subversión de este orden establecido a todas luces injusto. Porque no es posible ni decente aceptar ver las cárceles repletas de personas inocentes.

En Euskal Herria siempre hemos dicho que las leyes y tribunales que se utilizaban contra la disidencia vasca se usarían después contra cualquier otro grupo de población que osara poner en duda el status quo constitucional u osara desenterrar las incorruptas reliquias del dictador.

Y el tiempo nos va dando la razón tozuda y sistemáticamente: ley antiterrorista, ley Corcuera, ley mordaza..tribunales de orden público, Audiencia Nacional, Garzón, Grande Marlaska, Velasco o Lamela…cuanto más se ha estrechado la libertad contra los vascos y las vascas más autoritario se ha vuelto el estado español.

Las cárceles se llenan de inocentes, y no sólo son catalanes, ahí está nuestro compañero de Amurrio Alfredo Remirez, o los jóvenes de Altsasu.

Nos jugamos mucho en el procés catalá, dudo que la izquierda estatal esté a la altura de las circunstancias.

Esperemos que nosotros y nosotras sí.

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies