Open The Borders (VergÜEnza)

En noviembre del 2016 me vine a Atenas espoleada por lo que mis compañeras de ‘Caravana a Grecia’ habían hecho aquí ese verano, y por todo lo que me habían contado de la situación en la que se encontraban las personas que estaban intentando llegar hasta nuestra maravillosa y dorada Unión Europea; lo que se había dado en llamar ‘la crisis de los refugiados’.

Y lo que me encontré al llegar fue que en Grecia había casi 65.000 personas que, habiendo tenido que huir por diversos motivos de sus paises, querían llegar a alguno de los países de nuestra querida Europa para rehacer su vida. Y me encontré con que esa Europa que ellas buscaban no estaba dejándoles entrar; nuestra pacífica Europa había decidido blindar sus fronteras, dejando con ello a todas estas personas encerradas en un territorio -Grecia- que aunque oficialmentte sea Europa, no es su ansiado destino.

Sea porque la naturaleza tiene por costumbre no atender lo que la sociedad humana quiere que haga; sea porque esa misma sociedad no sabe, o en muchas ocasiones no quiere resolver diversas cuestiones hablando, sino buscando la humillación de las personas a las que ya ha considerado ‘enemigas’, o buscando el enfrentamiento con ellas -incluso su muerte-, el caso es que en el mundo son millones las personas desplazadas forzosas. Según la cifra dada por ACNUR en su informe de junio de este año, “Tendencias globales. Desplazamiento forzado en 2016”, serían 65.600.000 personas. De ellas, 40.300.000 corresponderían a los desplazamientos internos, y las restantes 25.300.000 a refugiadas y solicitantes de asilo todavía sin resolución.

Y aquí comienza el tema a rechinar en mi cabeza. Los artículos 13 y 14 de la ‘Declaración Universal de los Derechos Humanos’, en sus apartados primero, dicen respectivamente:

  • ‘toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado’

y

  • ‘en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país’.

Volvamos a esa ‘crisis de los refugiados’ que ha hecho que nuestra fraternal Europa blinde sus fronteras, militarice hasta límites insospechados su perímetro y se gaste miles de millones de euros -en muchos casos de las partidas presupuestarias destinadas a cooperación internacional- en la construcción de centros de detención en distintos países; entre ellos Mauritania o Marruecos. Todo con el objetivo de que esta marabunta humana no llegue a nuestra blanca Europa.

Según recoje ACNUR en el informe citado, las personas que a finales del pasado 2016 estaban refugiadas en nuestra acogedora Europa eran algo más de 1.900.000. Y las que habían solicitado el asilo y estaban pendientes de contestación eran poco más de 1.000.000. O sea, unos 3.000.000 de personas.

Vamos a comparar unos datos y pasar vergÜEnza: Europa tiene 511.000.000 de habitantes en 4.324.782 km². Pues bien, los países que más refugiados acogen en el mundo (Turkía, Pakistán, Líbano, Irán, Uganda y Etiopía), con más o menos -si la sumamos- la misma superficie que Europa dan acogida a  8.058.721  personas. Y Europa ha creado todo un problema por más o menos 3.000.000 de personas, según los datos vistos.

Vamos a pasar un poquico más de vergÜEnza: Líbano, que tiene una población de 6.702.206 habitantes, acoge a 1.117.034 personas, en una superficie como la de Navarra.

¿Alguien puede decir en serio, que esta gente no cabe en Europa? No será que no les queremos aqui?

Pasemos más vergÜEnza todavía: Europa tiene una tasa de paro de un 7.6% (claro que Alemania tiene un 3.8, y España y Grecia, aproximadamente un 17 y un 21). ¡Vienen a quitarnos nuestro trabajo!, oimos decir a algunos. Si estas 3.000.000 de personas entraran en Europa, la tasa de paro subiría al 8.2. ¡Claro!, si ninguna se pusiera a trabajar. Pero sucede que de esos tres millones del informe de ACNUR, muchos -1.900.000- ya están en Europa. Y muchos ya están trabajando, así que tampoco subiría el paro como lo indicado.

¿Por qué sigue mucha gente diciendo que vienen a quitarnos el trabajo?

Por último, pasemos la peor de las vergÜEnzas. Nuestros dirigentes están vinculando sin nigún pudor inmigración con terrorismo. Y por ello, nos venden el cierre de las fronteras y el gasto supermillonario en vigilancia, centros de detención, concertinas, deportaciones,etc

¿De verdad creeis que son terroristas que vienen a matarnos?

En lo que llevamos de año ha habido más de 10.500 víctimas del terrorismo. Pues sepamos que los países que mas víctimas han tenido son Irán, Afganistán y Nigeria. Y que en la guerra de Siria, que es muy nuestra, han muerto ya más de 250.000 personas

¿De verdad alguien piensa que esta gente viene a Europa a asesinarnos? ¿Que salen andando de su país, recorren miles de km y se dejan el poco dinero que tienen en manos de las mafias… que se van a jugar la vida en una barca para llegar a Italia o Grecia y estar esperando meses a ver si algún país les concede el asilo? Y entonces, sí! Han podido pasar dos, tres, cuatro años desde que empezaron ese viaje, pero, ¡ahora si!, ¿ya pueden cumplir su objetivo y poner una bomba?

No! Estás personas huyen del mismo terrorismo que se usa como excusa para cerrar las fronteras.

Me parece que todo esto va menos de unas personas que quieren buscar una vida mejor, que de una gente que está haciendo negocio con sus vidas.

Y de unos políticos cada vez más fascistas y que deberían estar ya jubilados, que quieren que Europa siga siendo una fortaleza blanca.

Seamos críticas con las situaciones que nos quieren vender, aunque al serlo pongamos en riesgo nuestra comodidad de europeas y blancas.

Sepamos qué es lo que sucede ahí afuera y los porqués, aunque eso  nos fastidie nuestro bienestar, y nuestra conciencia se despierte.

 Parefraseemos, para terminar a Angela Davis en su reciente visita a Catalunya y digamos, como ella, bien alto y bien clarito que ‘Europa, ya no es blanca’.

¡OPEN THE BORDERS!

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies