Una de las consecuencias de las obras puede ser, entre otras, la tala de más de 260 árboles. Desde la Plataforma Contra la Ampliación del Tranvía denuncian que no se haya respetado lo aprobado en lo que respecta al proyecto.

Cualquiera que se de un paseo por la zona sur de Gasteiz, sea el barrio de San Cristobal o el de Adurtza, verá diferentes modos de protestar contra la extensión del tranvía. Hay quien lo reivindica desde su balcón; pero también hay árboles que “toman voz” y avisan de que dentro de poco pueden ser talados. Las vecinas que están desacuerdo con la ampliación lo tienen claro, la obra no tiene pinta que se vaya a parar. Parece que la voluntad del Ayuntamiento es la misma.

No tiene pinta, ya que la adjudicación de las obras se espera para octubre. Las obras, por lo tanto, podrían estar en marcha en navidades. Por mucho que se declaren cómo “obras de interés general”, hubo grupos de vecinas de San Cristóbal que presentaron alegaciones en contra de las expropiaciones. A día de hoy, denuncian no haber recibido respuesta del Gobierno Vasco.

Pero parece que el Ayuntamiento de Gasteiz tampoco. La Asociación de Vecinos y Vecinas Hegoaldekoak ha presentado en agosto ocho alegaciones en contra de la Modificación Puntual y Estructural del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Gasteiz y a día de hoy siguen sin respuesta. 

Estructura y plan de las obras

Las obras empezarán desde dos extremos diferentes: Nieves Cano y Angulema. Un estudio informativo que se hizo público y un estudio constructivo que no es público, contemplan el proyecto por fases. Desde la Plataforma Contra la Ampliación del Tranvía denuncian que no se haya respetado lo aprobado. “¿Por qué han tomado esta decisión?”, se preguntan. 

Desde la Plataforma reconocen que “el tranvía es un transporte de éxito en Gasteiz y demandado por la ciudadanía”. Pero se preguntan  quién ha pedido la ampliación del tranvía al sur. Denuncian tener, en ese sentido, falta de información.

Consecuencias de las obras

Las consecuencias de las obras pueden ser varias pero son de destacar las medioambientales. Desde la Plataforma mencionan varias, aunque son cuatro las más reseñables:

  • Un total de 266 árboles talados, algunos de ellos de 60 años de antigüedad.
  • Eliminación del Parque Fuente de la Salud; a cambio, se pretende colocar un muro.
  • Una parte del espacio público universitario será recortado; se pretende eliminar parte del Parque María de Maeztu.
  • Aceras recortadas, impidiendo la colocación de las terrazas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies