Tras la aplicación de la Ley Mordaza contra Hala Bedi por grabar el corte de luz en Errekaleor, las denuncias y muestras de apoyo han traspasado las fronteras de Araba y Euskal Herria. Por su parte, Hala Bedi presentó el 11 de agosto su primer recurso administrativo, negando los hechos además de solicitar el expediente completo y el archivo de la causa.

A pesar de que muchos creían que la Ley Mordaza aplicada a Hala Bedi terminaría en una multa que pagaríamos sin rechistar, las denuncias y el recorrido de éstas se suceden sin cesar. A pesar de que PNV, PSE y PP rechazaron una declaración institucional en el Ayuntamiento de Gasteiz en apoyo al periodista sancionado, el Colegio de Periodistas Vasco ya mostró su apoyo a esta emisora.

Pero las denuncias también han traspasado las fronteras de Araba o Euskal Herria. El Defensor del Pueblo del Estado Español ha admitido a trámite una queja presentada por la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) el pasado 28 de julio. Dicha plataforma presentó una queja después de que el periodista fuera sancionado por un presunto incumplimiento del artículo 36.6 de la mencionada ley («desobediencia o resistencia a la autoridad»). El motivo: grabar una carga policial en el barrio de Errekaleor durante el corte de luz del pasado 18 de mayo. El periodista sufrió una agresión en la que el teléfono movil que utilizaba para cubrir la noticia fue destrozado. Además, fue identificado y posteriormente sancionado, a pesar de mostrar su acreditación de prensa. Cabe destacar que aunque Hala Bedi no presentó una denuncia oficial a raíz de los hechos, la propia Ertzaintza entregó un papel manuscrito con el supuesto número de identificación del agente responsable de la agresión: I698.

La oficina del Defensor del Pueblo anunció, textualmente: «Estudiada su queja, se procede a su admisión, al entender que reúne los requisitos establecidos en el artículo 54 de la Constitución, en relación con lo que dispone la Ley Orgánica de 6 de abril de 1981, del Defensor del Pueblo». Es de destacar también que ya han iniciado «las actuaciones oportunas ante el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco». 

La PDLI señaló en su escrito al Defensor del Pueblo que, «las multas contra la libertad de información responden a un patrón: el de su camuflaje bajo infracciones genéricas como “desobediencia o la resistencia a la autoridad” (art. 36.6) o “faltas de respeto y consideración” a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (art.37.4)».

Desde Hala Bedi agradecemos y valoramos profundamente el trabajo realizado por la propia PDLI en defensa de la libertad de información y seguiremos insistiendo en que sólo realizamos nuestro trabajo. Por ello, aún agotando todas las vías legales, desobedeceremos la Ley Mordaza y no pagaremos la multa, sea cual sea el resultado final. Además, ya hemos presentado el recurso en los tribunales y anunciaremos públicamente cualquier novedad al respecto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies