Este fin de semana nos hemos encontrado con una portada y un editorial de dos rotativos de referencia internacional, si bien es cierto, con una distancia considerable de uno a otro. La portada correspondía a el diario El País de este sábado, en la misma y según sus propias manifestaciones se denunciaba el nacimiento de un frente para imponer la “Vía Catalana” en el País Vasco, en referencia a una supuesta unión de fuerzas del sindicato ELA y EHbildu para forzar al PNV y al Gobierno del Sr. Urkullu a que abandone su estrategia de actualizar el Estatuto Vasco y opte por la independencia.

El mismo día el relevante e influyente The New York Times, en su editorial ponía en cuestión la política del Sr. Rajoy y su Gobierno para con el afer Catalán y la convocatoria de referéndum para el próximo uno de octubre. Este editorial reclamaba y emplazaba al Gobierno a permitir dicho referéndum, para que los catalanes y las catalanas pudiesen emular a la ciudadanía de Quebec y Escocia, poniendo en cuestión la determinación del Ejecutivo Español de reprimir a los independentistas desde una visión retrograda de la Constitución, en lugar de tratar de negociar y conformar un arreglo que permita decidir a su población.

Es evidente que entre estos dos medios de comunicación existen importantes diferencias de referencia internacional y otras, como antes comentaba, pero es manifiestamente relevante el contraste de las dos informaciones, aunque les separe un océano tan inmenso como el Atlántico. No está el Sr. Urkullu en la misma línea del editorial del rotativo norte americano, es evidente, ya que la semana pasada discrepaba y hacía renuncia expresa de la Vía Catalana en su visita al Sr. Puigdemont y además dejaba manifiestamente claro a través de la palabras de su portavoz el Sr. Erkoreka que ellos no van por ahí, eso si, después de la replica a su actuación en Catalunya y la invitación a dar explicaciones que sobre su viaje a aquel país le hizo el Sr. Alonso del Partido Popular. Bueno, cada uno con sus responsabilidades y con su fuero, eso si el interno, aunque no puedo dejar de pensar en no hace muchos años cuando el Sr. Ibarretxe intento de otra forma pero de una manera persistente y decidida llevar a nuestro País, aunque no fuera más que de una parte del mismo, por la vía del referéndum para decidir nuestro futuro en paz y libertad.

Estamos muy lejos de aquello y no da la sensación que algunos caminen en esa dirección sino más bien en la contraria, o cuando menos en paralelo o igual puede ser que sea en circulo, pero lo que es desgraciadamente claro que no suenan las mismas trompetas y los mismos mensajes de una época que concitó entre la ciudadanía vasca una importante ilusión y adhesión a aquel proyecto. Tiene miedo El País a acuerdos entre abertzales y no abertzales para que el pueblo decida y lo caricaturiza como un frente entre primer sindicato vasco y una formación política, cuando en democracia eso debería ser lo habitual y extensible a más formaciones, ojala fuera posible para eso y para otras cuestiones de carácter diferente, pero creo que se equivoca y por donde parece que van las cosas es por otra parte, por una alianza estratégica entre la primera y segunda fuerza sindical del País, ente ELA y LAB; que los dioses les iluminen y que las responsabilidad y altura de miras les motiven por el bien de los trabajadores y trabajadores y la población en general de nuestra querida Euskal Herria. Que así sea….

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies