Hablamos con Javi, miembro de la PDS, uno de los colectivos que pone en cuestión el plan de reforma del Palacio de Villasuso. Han hecho llegar las siguientes reflexiones a la prensa:

NO A LA PÉRDIDA DE PLAZAS DE ATENCIÓN A PERSONAS EN SITUACIÓN DE EXCLUSIÓN SOCIAL

SÍ A LA IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES, SI A LA ACCESIBILIDAD PLENA A LOS RECURSOS SOCIALES

Durante los últimos meses, nos hemos encontrado con declaraciones del concejal de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Gasteiz, Peio López de Munain, en las que habla de la reforma del edificio de Villasuso, lugar donde desarrollan su actividad los recursos: Aterpe y Casa Abierta.

Afirma, a su vez, que dicha reforma conllevará la pérdida de 8 plazas de atención en Aterpe. Esta pérdida de plazas junto el reciente cierre de Bizitza Berria, entidad que atendía a alrededor de 20 personas en riesgo o situación de exclusión social y el riesgo de cierre de la casa de Puente Alto que gestiona Bultzain, que acoge a cerca de otras 30 personas.

Los movimientos sociales que denunciamos la irresponsabilidad del Ayuntamiento defendemos un sistema vasco de servicios sociales público y universal. Entendemos que el derecho a poder vivir de forma digna, autónoma y con relaciones bien integradas en nuestros entornos, precisa de unos servicios sociales de calidad, con medios y recursos suficientes.

En ese contexto, nos indigna escuchar al concejal hablar de pérdida de plazas públicas de atención, sorprendiéndonos su referencia al traspaso de competencias y plazas a Diputación, traspaso que no explica y que no se refleja en ningún acuerdo institucional que se conozca públicamente.

Nos parece vergonzoso que se realicen reformas en servicios sociales teniendo en cuenta, únicamente, las opiniones de los arquitectos municipales, sin tener en cuenta que son centros donde viven y trabajan personas. No conocemos la realización de ningún estudio de necesidades sociales previo al estudio arquitectónico. Tampoco se conoce consulta alguna a las personas trabajadoras y, mucho menos, a las personas usuarias de los recursos.

Suponemos que para saber qué reforma o qué centros se necesitan, habrá que analizar primero qué necesidades sociales se quieren cubrir. Creemos que la pérdida de plazas viene dada por la decisión arquitectónica y que no tiene que ver con la cobertura de las necesidades de plazas de atención a personas en riesgo o situación de exclusión social. Justifican la reforma en algo tan lógico como hacer los centros municipales de acogida accesibles, dado que hoy la accesibilidad brilla por su ausencia. Pues bien, se atreve el concejal a afirmar que en el caso de las mujeres no se adaptará el centro. Gracias a esta declaración pública y a las brillantes ideas de un arquitecto consiguen que las mujeres suframos no una doble discriminación, sino triple: Por estar en riesgo de exclusión, por tener diversidad funcional y por ser mujeres.

Este invierno ya se ha dado el caso de una mujer, usuaria del DAI (Dispositivo de Alojamiento Invernal) con movilidad reducida, y no es algo aislado. En los momentos de escasez de recursos o ausencia de ellos, son los derechos de las mujeres, nuestros derechos, los más susceptibles de vulnerar, ahora les toca a las usuarias de aterpe, pero es una realidad conocida y reconocida para otras: mujeres menores, mujeres migrantes, mujeres con diversidad funcional intelectual, mujeres con enfermedades de salud mental, etc. Y todo por tratar de alcanzar unos objetivos cuantitativos.

Tampoco nos podemos olvidar de la ausencia de recursos específicos para las mujeres víctimas de violencia machista que se encuentran bajo los efectos de los consumos de alcohol o drogas, y que en ocasiones se ven obligadas a compartir los mismos recursos que sus agresores.

Es vergonzoso e inaceptable que un cargo de responsabilidad pública abunde en la discriminación de género de una manera tan burda. Hacer el centro accesible, sin eliminar todas las barreras arquitectónicas, ese es el plan del Ayuntamiento. Creemos que han perdido el norte y confirmamos que la improvisación es la guía de este Ayuntamiento en materia de Políticas Sociales.

La Plataforma por los Derechos Sociales, la Asamblea de Mujeres de Araba y Eginaren Eginez denunciamos enérgicamente este proyecto y solicitamos su paralización cautelar, asegurando el cumplimiento de la Ley para la Promoción de la Accesibilidad.

No aceptaremos en ningún caso ninguna reforma que implique discriminación de género, falta de adaptación a personas diversas funcionalmente y pérdida de plazas públicas de atención a personas en riesgo o situación de exclusión social.

Plataforma por los Derechos Sociales de Gasteiz (PDS)

Asamblea de Mujeres de Araba

Eginaren Eginez

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies