2017.05.24 A TODO GAS. Armentia-2 putzua, alternatibak eta Errekaleor bizirik!!

2017.05.24 A TODO GAS. Armentia-2 putzua, alternatibak eta Errekaleor bizirik!!

Aste honetako Gasa Demasa saioan elkarrizketa ugari izan ditugu. Lehenik eta behin, Berriztu!-ko kide den Iñigo Lezak, Armentia-2 putzuaren tramitazioaren inguruko azken berriak ekarri dizkigu, Ministeritzak prozesua berriz modu gardenago batean hasteko agindua eman baitu. Gaurkoan kolaboratzaile bakarra izan dugu, Marta, alternatibak eta alternatibismoaren inguruan mintzatu zaiguna. Eta alternatiben inguruan arituz… Errekaleor auzo askeraino joan gara, argi mozketari buruz, energia burujabetzari buruz eta, azken finean, euren borrokari buruz mintzatzera etorri baitzaigu Ainhoa.

Entzun
Eguzki plakekin hasi dira Errakaleorren, argi mozketari aurre eginez

Eguzki plakekin hasi dira Errakaleorren, argi mozketari aurre eginez

Errekaleor auzoan hasi dira jada argi mozketari aurre egiten. Eguzki energia jasotzen duten bi plaka jarri dituzte auzoan eta horren etekinak jaso dituzte dagoeneko.

 

 

Maiatzaren 18an Iberdrolako langileek auzo osoa argi gabe utzi zutenetik, Errekaleor Bizirik proiektuko kideak egoerari buelta emateko lanean ibili dira, eta energia berriztagarrien bidez elikatzeko lehen pausoa eman dute. Hasiera xumea bada ere, eguzki energia jasotzen duten bi plaka ipini dituzte auzoan, eta horren etekinak jasotzen hasi dira, gutxinaka – gutxinaka. Liburutegia, besteak beste, martxan dago berriz ere.

Hau izan da lehen pausoa Errekaleor Bizirik proiektuaren hurrengo erronka handian. Auzoa energia berriztagarriz hornituko dutela iragarri dute, Euskal Herriko irla energetikoki burujabe handiena izateko. Ekimen hau burutzeko Euskal Herri osoaren eta nazioarteko eragile eta pertsonen babesa eta laguntza beharko dute: finantzaketa kolektibo kanpaina baten bidez eraikiko dute eta energia sistema berria. Hurrengo egun eta asteetan emango dute honen berri.

Ekainaren 3an Gasteizen manifestazio nazionala deitu du Errekaleor Bizirik mugimenduak, “Guk Argi Daukagu, Herria Bizirik!” lelopean. Errekaleor herriarena dela aldarrikatuta, herri mugimenduaren aldarri ezberdinak Gasteizera ekartzeko deia egin dute, 17:30etan Andra Mari Zuriaren Plazatik abiatuko den manifestazioan.

 

Erlazionatutako artikuluak:

 

Maider Zabalegi: “Diska hau askoz intimoagoa da”

Maider Zabalegi: “Diska hau askoz intimoagoa da”

Maider Zabalegi izan da gaurkoan Kantoian. Diska berria kaleratu du bakarka, “Zuei” izenekoa, urte batzuk isilean igaro ondoren. 10 kantuz osatutako diska izan dugu mintzagai, baita sorkuntza prozesua eta ibilbide berriaren nondik norakoak, besteak beste. Zuzeneko abesti bat entzuteko aukera ere izan dugu, gitarraz lagundua etorri baita Hala Bediko estudioetara.

Entzun
Errebalidari planto egin diote Amurrioko ikasleek

Errebalidari planto egin diote Amurrioko ikasleek

Amurrioko Zaraobe Institutuko ikasleek planto egin diote LOMCEren errebalidari. Gaur egokitzen zitzaien institutuko DBH 4. mailako ikasleei LOMCEren araberako kanpo ebaluazio diagnostikoa egitea. Goizeko 08:30etan jarri dute ikastetxean biltzeko hitzordua Ikasle Abertzaleek.

Argazkia: @maddisasi

Azterketa egiteko zehaztuta zeuden ikasgelak prezintatu ostean batu dira ikasleak heziguneko atarian, ez dira klasean aurkeztu. Ostean, errebalida aurrera eramateko hiru aztertzaileak agertu dira eta ikasleek txistu eta oihu artean jaso dituzte. Ez da azterketa egin eta aztertzaileak alde egin dute. Ikastetxea inguratu duen giza-kate baten ostean, kontzentrazioa burutu dute gainontzeko eskualdeko ikasleen babesarekin, izan ere, Aiaraldeko gainontzeko ikastetxeetan lanuzteak deitu dituzte Amurriora hurbildu eta planto dinamikan parte hartzeko.

11:00etan Amurrioko kaleak batukadaren laguntzaz bete dituzte ikasleek herriko plazatik abiatu den manifestazio jendetsu batekin. Protagonistak DBH 4. mailako ikasleak izan dira, izan ere, hezkuntza erreformaren informazioa zabaltzearen inguruko lanketa zein azterketari planto egiteko dinamika Zaraobe Institutuan sortu den ikasleen asanbladak eraman du aurrera elkarlanean. Beste behin, Eusko Jaurlaritzak egiten ari dituen LOMCEren araberako “errebalidak” ez dituzte egin ikasleek.

Azken asteetan beste hainbat ikastetxeetan burutu dira planto dinamikak. Arabako kasuan jada sei ikastetxek uko egin diote bigarren hezkuntzan errebalida egiteari, tartean, Mendebaldea, Unamuno edota Koldo Mitxelena Gasteizen.

Guillermo Paniagua (SerialK): “El género de la mafia, uno de los mas visitados en el sector audiovisual”

Guillermo Paniagua (SerialK): “El género de la mafia, uno de los mas visitados en el sector audiovisual”

En la colaboración de series de este martes en Suelta la Olla hablamos con Guillermo Paniagua sobre “Peaky Blinders” y “Gomorra”, las considera “dos buenas series sobre el género de la mafia, uno de los mas visitados en el sector audiovisual”.

Entzun
Patxi Nicolau (ESK): “El PNV se sigue empeñando en privatizar más servicios en Osakidetza”

Patxi Nicolau (ESK): “El PNV se sigue empeñando en privatizar más servicios en Osakidetza”

Hablamos con el representante de ESK de los intentos de privatización de nuevos servicios en Osakidetza por parte del PNV, el partido en el GV encargado de la gestión de la salud pública en la CAV.

Por destacar alguna parte de la charla Patxi nos recuerda que a día de hoy el “nuevo” hospital de Urduliz ofrece servicios de ambulatorio y urgencias, pero no de hospitalización. Nos cuenta por qué en la entrevista.

La pasada semana se concentraban frente a una de las sedes del PNV y les hacían entrega del siguiente comunicado:

La apuesta del PNV por privatizar Osakidetza supone:

UN DESPILFARRO DEL DINERO PÚBLICO Y UN DETERIORO DE LA CALIDAD.

La apuesta del PNV por la privatización de los servicios públicos viene de lejos y la situación de Osakidetza es un ejemplo. Si hace unos meses denunciábamos la privatización de la cocina, lavandería, lencería, limpieza, mantenimiento y TER del hospital de Urduliz, actualmente estamos obligados a denunciar la privatización de la lavandería del hospital de Leza, los servicios informáticos de Osakidetza y la pretensión de privatizar la rehabilitación a la apertura del hospital de Eibar.

Una privatización que supone un gran negocio, en torno a 350 millones de euros anuales, que van a empresas privadas que solo se preocupan por el beneficio. Solo la privatización del servicio de limpieza supone un sobrecoste de 5000 euros por cada persona subcontratada.

Al privatizar, el Sr Darpón adopta una postura autoritaria y antidemocrática, ya que incumple los acuerdos de Mesa General de la Función Pública Vasca y el Acuerdo Regulador de Osakidetza, donde se compromete a no externalizar nuevos servicios e incluso a revertir los existentes.

Unos compromisos que han llevado al Órgano Administrativo de Recursos Contractuales (OARC) a cancelar las licitaciones de la cocina, lencería, lavandería y limpieza del hospital de Urduliz como pedíamos el sindicato ESK.

El PNV se cree que Osakidetza es un batzoki y aborda la privatización sin aportar ningún estudio de impacto económico y de calidad que la justifique. Y no lo hace porque no dispone de argumentos sólidos.

El Sr. Consejero argumenta que desde lo privado también se genera riqueza y empleo. Un argumento que no se tiene en pie: en términos de empleo, estos servicios no generarán más puestos de trabajo por privatizarlos y serán más precarios; en segundo lugar, la generación de “riqueza” de la que nos habla Darpón es en realidad una transferencia de dinero público a la empresa privada, que no solo tiene que cubrir los salarios de la gente empleada, sino que además tiene que arañar un “beneficio”. En definitiva, un derroche del dinero de todos las personas contribuyentes.

A pesar de esto, el Consejero de Sanidad adopta una decisión que traerá graves repercusiones para la ciudadanía y para los trabajadores y trabajadoras, ya que actualmente la privatización supone un sobrecoste para las arcas públicas, un deterioro de la calidad y una fuerte precarización del personal.

Por otra parte, por más que se niegue desde Osakidetza, privatizan todo tipo de servicios, incluyendo la asistencia sanitaria directa. Nos parece especialmente escandalosa la situación de Tolosaldea, la única comarca de la Comunidad Autónoma Vasca que no cuenta con un hospital público de referencia, o la hospitalización a domicilio de Uribe y Araba, o la UVI móvil de Tolosa y Elgoibar…

Además, la intransigencia de quienes gestionan Osakidetza, su negativa a buscar una solución negociada que respete los acuerdos de Osakidetza y las resoluciones del OARC les ha llevado a no poder abrir la hospitalización del hospital de Urduliz  ya tener que abrir con meses de retraso las Urgencias de dicho hospital. Sabían que la legalidad les impedía abrir estos servicios, pero ha pesado más su soberbia y su afición al esperpento. El retraso ha puesto, una vez más, de relieve su falta de previsión y una nefasta gestión de su personal directivo. Todo un despropósito.

Un retraso que ha supuesto una lesión de los derechos del personal. Unos tuvieron que volver a sus puestos de origen y otros se les concentró en la Urgencia (a pesar de que hasta la semana pasada estuviera cerrada). La mayoría ha visto cómo se les recortaban derechos y mermado su salario por no respetarse las condiciones laborales recogidas en la convocatoria de Comisión de Servicio.

ESK denuncia la gestión de estos piratas instalados en Osakidetza por generar una situación inadmisible que supone un ataque a los derechos del personal y un despilfarro, sin justificación del dinero público. Un ejemplo lo tenemos en las múltiples reinversiones económicas que se están realizando para adaptarlo a las actividades sanitarias reales (llevamos en torno a 1 millón de euros en reformas).

ESK seguirá aportando sus energías, junto al resto de sindicatos del sector, en impulsar una gran movilización con la participación del los trabajadores y trabajadoras de Osakidetza, movimiento asociativo y con los partidos políticos de izquierda para garantizar este derecho.

Entzun
SerialK | “El hundimiento”- The Promise | Guillermo Paniagua

SerialK | “El hundimiento”- The Promise | Guillermo Paniagua

 El pasado 15 de mayo se celebró el peculiar aniversario de una aberración ideológica que, allá por el año 1948 y con el aval de sus tutores occidentales, decidió hacerse mayor y convertirse en una catástrofe política. Aquel día el ideario colonial sionista- “una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra”- decidía enfrentarse a una realidad un tanto díscola y hacerla entrar una vez por todas en razón. Para ello hubo que hacerse cargo de una población, la palestina, curiosamente empeñada en mantenerse presa de un delirio colectivo que consistía en creerse tan real como los valles, los olivos y las casitas que mimaba desde hacía miles de años. Como los palestinos no se mostraban dispuestos a salir de este sueño grandilocuente, se les impuso una terapia de shock y miles de hombres y mujeres fueron masacradas o expulsadas de su territorio. El pasado 15 de mayo mientras se rememoraba el inicio de esta limpieza étnica, la Nakba, miles de delirantes palestinos, presos por creerse hijos, nietos o bisnietos de aquellos aún más delirantes pobladores que se habían empeñado en existir, se encontraban en huelga de hambre con el fin de denunciar las inhumanas condiciones de encarcelamiento que el Estado de Israel, fiel a su terapia de shock, les impone. 

Siguiendo a Marx, es difícil saber si esta repetición de la historia se encuentra en su momento trágico o farsante, pero lo cierto es que se repite y que The Promise (2011), miniserie británica creada por Peter Kosminsky, se hace brillantemente cargo, políticamente y narrativamente, de esta reiteración. Al igual que lo consiguiera Juan José Campanella en Vientos de Agua (2006) serializando las crisis económicas y políticas de ayer y hoy como principal generador de los flujos migratorios, Peter Kosminsky narra la historia actual de la ocupación de los territorios palestinos y de la violencia que la apuntala mirando en el espejo de la historia de su gestación. O, mejor, más que acudir a un pasado monolítico y omnisciente que iluminaría unilateralmente el presente, se trata de establecer un diálogo entre dos puntos de la Historia que no terminarán de existir plenamente sin la complicidad del otro. Una complicidad que en esta serie toma la forma de diálogo intergeneracional entre una joven londinense, Erin, de viaje veraniego en tierras palestinas y Len, el joven que alguna vez fue su abuelo militar enviado en 1947 de misión a este territorio. Un diálogo que una vez más, como si fuera la continuación de las monstruosidades contadas por Ana Frank, tiene como facilitador un diario íntimo que llegará a las manos de la protagonista justo antes de su viaje y en el cual su abuelo recogía su traumática participación en la liberación de los campos de concentración en la Alemania Nazi y una no menos desgarradora experiencia vital durante su posterior traslado a tierras palestinas bajo Mandato británico.

A partir de ahí empezará el viaje iniciático de una joven que como muchas personas desconoce tanto el pasado de sus parientes más cercanos como el presente de un mundo en el que Palestina, sin quererlo ni haber pedido nada, sigue jugando un papel tan sintomático como determinante. En este pequeño espacio donde la Historia se acumula a borbotones y la geopolítica se cocina a olla a presión, la joven Erin se zambullirá en un curso acelerado de senderismo existencial. Suerte de pequeño islote histórico emocional, de eslabón perdido en busca de una filiación truncada por los dispositivos ideológicos hegemónicos que nos mantienen atrofiados afectiva y políticamente, ausentes del presente y en ausencia de nuestro pasado, la joven protagonista simboliza, con todas sus contradicciones, un malestar estructural sacudido por una bofetada coyuntural. La suya, la bofetada, facilitada por lo que bien podría ser considerado la biblia del to be continued, el relato serial por excelencia: el diario íntimo. La nuestra, la hostia, por una propuesta seriada que, gracias a un riguroso trabajo de documentación y un excelente guión, logra construir una gran saga histórica, político-intimista, articulando eficazmente dos miradas en un mismo eje narrativo. Así, las vivencias del entonces joven militar cuyas tareas y amores se toparán con la dura realidad de una pasiva complicidad británica con las barbaridades cometidas por la organización sionista armada Irgún, se superpondrán con gran naturalidad -política y narrativamente hablando- al desconcierto de Erin ante el actual régimen de apartheid donde el fundamentalismo sionista, retratado en unas durísimas escenas en Hebrón, cohabita con un desacomplejado clasismo supuestamente progresista expresado por la calma opulencia de la mansión israelí en la que la joven se hospeda.

Junto a este minucioso retrato de la continuidad histórica de la negación total y absoluta del Otro, principio clave del dispositivo colonialista, los planos de esta serie no omiten recoger con toda su crudeza la respuesta de los y las palestinas, una reacción tan desesperada como desesperante es su situación. Es decir, una apuesta en escena que logra escapar de la trampa intelectual y política de la insufrible equidistancia y que, como era de esperar, le ha valido a la serie duras críticas por parte de amplios sectores que siguen ignorando que la equidistancia, ni siquiera en física, asegura la conquista del tan preciado equilibrio. En efecto y con perdón, en física, el punto de equilibrio coincidirá con el punto equidistante sólo en el caso de un cuerpo cuya masa sea repartida de manera homogénea. En caso contrario, ubicarnos a nivel de este punto no hará más que inclinar la balanza hacia la parte del cuerpo de mayor peso. Y en política pasa lo mismo. La equidistancia tendrá sentido y se defenderá a capa y espada cuando el cuerpo social no esté descompensado, cuando la equitativa distribución social del poder y de la riqueza esté a la orden del día. Mientras, defender la equidistancia no hará más que mantener a flote una situación de injusticia estructural, decisión tan aberrante como la de unos pasajeros de un barco yéndose a pique que optasen por dirigirse al centro de la cubierta para poner remedio a la tragedia.

A pesar de su valiente crítica a la continuidad histórica de una injusticia sin parangón, del retrato sin concesiones de la desazón de una juventud vaciada de referencias familiares y políticas, The Promise no realiza ningún milagro por más Tierra Santa que sea el marco de la historia que relata. Una simple bofetada decíamos, pero que quizás junto a tantas otras propinadas en la literatura y en el cine, como por ejemplo las de Gillo Pontecorvo en sus demoledores películas anticolonialistas Queimada o La batalla de Argel, ayude a despertar y reubicar a algunos pasajeros desorientados de un barco, el de la intencionadamente mal llamada “civilización occidental”, que se hunde miserablemente. En cualquier caso, nos nos engañemos, hagamos lo que hagamos la clave seguirá siendo que los y las palestinas sigan contando su historia, fieles al guión delirante de un pueblo que mimaba a sus valles, casitas y olivos.

 

www.facebook.com/blogSerialK

@SerialKrikri

1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies