Este miércoles 24 de Mayo, a las 9:45 horas, va a tener lugar el juicio contra un Policía Municipal en la Audiencia Provincial de Álava; la fiscalía pide un total de dos años de prisión y más de 3.000 euros de indemnización por los golpes contra una manifestante en una manifestación de 2015 en Gasteiz.

 

En una marcha contra el TAV en Gasteiz, el 1 de agosto de 2015 una manifestante recibió porrazos causándole sendas heridas con hematomas de 15 y 20 centímetros en cada muslo, además de la fractura de un dedo. Las lesiones tardaron 52 días en curar y durante ese tiempo la manifestante estuvo incapacitada para sus ocupaciones habituales. La fiscalía pide ahora dos años de cárcel para este agente de la Policía Local de Vitoria por un “delito de lesiones con medio peligroso” (porra extensible) y una indemnización de 3.037 euros para la manifestante.

Sucesos del 1 de agosto de 2015

El 1 de Agosto de 2015 tenía intención de finalizar en Gasteiz la marcha bicicletera organizada por “Mugitu!” contra el TAV. Sobre las 19:00 comenzó la marcha, una marcha legal y convocada previamente. Con la intención de denunciar que el “TAV nos deja en cueros”, algunas marchistas decidieron salir desnudas pero cuando un grupo de personas estaba preparado para salir de la calle Fray Zacarias Martínez, la Policía Municipal ordenó a las personas participantes a vestirse. La policía lo justificó “sintiéndose obligados” a hacerlo ya que si no lo hacían se verían obligados a multarles con cuantías de hasta los 30.000€ aplicando la Ley Mordaza que un mes antes se había puesto en marcha. Todas las personas decidieron vestirse y la marcha continuó su recorrido.

Sobre las 19:15 la marcha llegó a la Calle Paz: todo seguía su curso normal hasta que la Policía Municipal paró la marcha. Sin previo aviso, la policía comenzó a cargar contra las manifestantes donde se encontraba la agredida: las cargas las llevaron adelante utilizando porras extensibles. El agente, sin mediar palabra alguna, empezó a golpear a la agredida utilizando una porra no reglamentaria: primero en el muslo izquierdo, posteriormente en el derecho y le golpeó también en la cara anterior. Pasado un rato, la manifestante se dirigió al agente y le pidió que se identificara puesto que no tenía inscrito en su uniforme el número de placa. El agente, finalmente, accedió a darlo.

La marcha siguió su curso pero la manifestante herida tuvo que ir a Urgencias. Tras realizar la evaluación de las lesiones y varias pruebas diagnósticas, la traumatóloga de guardia le anunció que tenía una fractura diafisaria de 2o MCD derecho: le habían roto el dedo.

Tras un largo proceso judicial, el juicio se celebrará casi dos años después de poner la denuncia contra el agente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies