El pasado 24 de marzo se enfrentaron en Xixon (Asturies) las selecciones de futbol de España e Israel. El evento desencadenó la polémica desde el momento en el que se eligió el estadio del Molinon como sede del encuentro, ya que Xixon se ha destacado en los íntimos tiempos por sus gestos solidarios con Palestina. Su ayuntamiento es uno de los que a lo largo del estado se han sumado a la campaña BDS. Además, en los últimos meses ha sido escenario de un sonoro juicio contra nueve activistas pro-palestinos que participaron en una protesta frente al Teatro Jovellanos con motivo de la actuación de un grupo israelí. Así las cosas, la propia embajada israelí mostró su rechazo a la elección de Xixon como sede del partido. En los últimos meses el movimiento BDS ha llevado a cabo una exitosa campaña de información y socialización, bajo el lema “tarjeta roja a Israel”, que tuvo su punto álgido en la manifestación que el día del encuentro reunió a más de 3000 solidarios. En la edición de esta semana charlamos con Angel Alonso, miembro del CSCA (Comité de Solidaridad con la Causa Arabe) de Asturias. En su intervención ha denunciado que desde que el deporte es deporte ha estado estrechamente ligado a la política, y que así como Israel utiliza el deporte para lavar su imagen ante la opinión pública internacional por sus constantes tropelías, es legítimo también utilizar el deporte para socializar las reivindicaciones por los Derechos Humanos.

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR