En 2015 en el festival musical anual Rototom Sunsplash fue programado un concierto de Matisyahu, músico judío de origen estadounidense conocido por su apoyo público y reiterado a las organizaciones de colonos en Cisjordania y a las masacres perpetradas por el ejército israelí. Por ello, tan pronto como tuvieron noticia de la contratación, desde el grupo de BDS-Valencia pusieron en marcha el protocolo de boicot contra el artista con el fin de que los organizadores cancelaran la actuación. Tras muchos pormenores –inicilamente retiraron el concierto de la programación, pero a consecuencia de la presión del lobby y la prensa pro-sionista tuvieron que volver a incluirlo– la actuación finalmente se llevó a cabo entre las protestas de los activistas que hicieron visible en el festival la solidaridad con Palestina. Año y medio después, y mediante la denuncia de una asociación autodenominada Comitè Legal para la Lucha contra la Discriminación, se ha abierto un proceso judicial contra nueve activistas a quienes acusan de delitos de odio. En la edición de esta semana contamos en los micrófonos de Uhintifada con Inma Milan, una de las encausadas. Milan denuncia que se está utilizando una legislación que debería de servir para perseguir delitos como la homofobia, la xenofobia o la islamofobia, para criminalizar a activistas pro-Derechos Humanos. Nos anuncia también la puesta en marcha, esta semana, de la campaña solidaria: Defensem Els Drets Humans-Defendamos los Derechos Humanos.

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR