la semana del adesinoComo una criatura eléctrica, enciende un cigarro tras otro. Pionero de si mismo, jefe de expedición de su propia aventura … Eloy de la Iglesia está en la frontera que le lleva a ser un Passolini de Cañomorroto o un Fassbinder de Entrevías sin dejar de ser él mismo.

Siempre ha habido en él osadía, que más que osadía, ha sido insensatez. Del aplomo de unas ideas bien asimiladas a la militancia del Partido Comunista. Del Comunismo a la marginación, el desarraigo, el lumpen y el speedball.


 

Entzun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR